Fiestas de Gràcia de Barcelona sin restricciones: “Es hora de volver a ocupar las calles”

La Festa Major del barrio barcelonés ha arrancado este domingo tras dejar atrás las limitaciones por la covid. Más de 20 calles decoradas esperan la visita de miles de personas

Las Fiestas Mayores del barrio de Gràcia de Barcelona.
Las Fiestas Mayores del barrio de Gràcia de Barcelona.Kike Rincon (Kike Rincon)

Igual que el cava disparado después de sacudir y abrir una botella guardada en el fondo de la nevera tras dos años de espera, los vecinos de Gràcia ya están listos para salir de nuevo a la calle y convertir la vila en el epicentro de las fiestas populares de Barcelona. Vuelve la Festa Major, la de verdad, sin restricciones sin limitaciones por la covid por primera vez desde 2019. “Es la oportunidad de volver a ocupar la calle y de reencontrarnos con los vecinos tras dos años”, celebra Josep Maria Contel, miembro del Comité organizador. Que corra el cava, que vuelva la fiesta.

El pregón de la expresidenta de la comisión de fiestas e icónica vecina del barrio Carla Carbonelló las ha iniciado oficialmente esta tarde de domingo. “Lo que la fiesta mayor necesita para tirar adelante es lo mismo que necesita el mundo: respeto, cohesión, tolerancia, equilibrio y coresponsabilidad”, ha dicho Carbonell desde el balcón de la Casa de la Vila en un discurso en el que ha apelado a acabar con las guerras y a actuar contra el cambio climático.

A Carbonelló la ha precedió el concejal Eloi Badia, que, como ya ocurrió el año pasado con la alcaldesa, Ada Colau, ha recibido silbidos de algunos asistentes, pero que han quedado al final diluidos con los aplausos que ha recibido al final. La organización independentista Arran trató, si éxito, de colgar en una fachada de un edificio una pancarta en contra del turismo. Pero el viento lo ha impedido. En muchas de las calles del barrio hay mensajes como “Tourist go home”.

La celebración tiene previsto terminar el próximo 21 de agosto. 23 calles ya están decoradas y preparadas para recibir a los miles de vecinos del distrito y de Barcelona que se espera que visiten el barrio. “En 2019 tuvimos 24 calles decoradas”, recuerda Montel, “lo que demuestra que la dinámica ya es de normalidad absoluta”. El concurso de calles no se celebró en 2021 y las fiestas se celebraron totalmente de forma virtual en 2020. La organización prevé celebrar 900 actividades gratuitas, 623 de las cuales serán culturales.

La fundación ha contratado para esta edición a controladores nocturnos para garantizar que los decorados no sufran desperfectos o vandalismo por la noche. Los vigilantes estarán activos de lunes a jueves desde las 02.00 hasta las 08.00, y el viernes y el sábado desde las 03.00 horas hasta las 08.00 y no tendrán capacidad sancionadora.

La presidenta de la Fundació Festa Major de Gràcia, Lina López, pidió el viernes a la ciudadanía respeto para los decorados: “Es un trabajo de gente voluntaria durante un año y es necesario lucirlo, es algo muy bonito que se tiene que respetar y cuidar”. En la edición de 2019, unas 20 personas causaron destrozos en la plaza del Nord en un decorado inspirado en una reserva india de Norteamérica; y un incendio de madrugada quemó parte de los adornos de la calle Llibertat y afectó a dos locales y un primer piso de una vivienda. Montel admite que la convivencia entre el descanso de los vecinos y las fiesta en sí puede ser “compleja”, porque recuerda, “las calles no son privadas”, aunque asegura que no se prevén “conflictos”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La organización no concreta cuántos visitantes se esperan en Gràcia durante las fiestas, pero Contel rechaza la idea de que estén masificadas. “Hay un poco de demagogia con este tema”, considera. “Mi padre era organizador, yo estoy implicado en las fiestas desde hace 42 años; y en todo este tiempo ha habido muchos cambios. Es normal. En el siglo XIX ya había problemas de aglomeraciones, y las calles son las mismas”.

Este fin de semana las comisiones de fiestas de las diferentes calles acaban de perfilar los últimos detalles de sus decorados. El único problema es meteorológico: “El calor es terrible y hemos dejado de trabajar en algunos momentos del día”, explica una mujer de la calle Llibertat, vía convertida en un poblado vikingo. La escasez de hielo inquieta a algunos restauradores.

El metro funcionará ininterrumpidamente entre el 19 y el 21 de agosto para dar servicio durante las fiestas. Los trenes circularán de forma continua entre las 5 horas del viernes 19 hasta la medianoche de domingo a lunes, lo que significa un servicio sin paros de 67 horas. Durante toda la semana se reforzará el personal de atención, seguridad y mantenimiento en las estaciones más cercanas al distrito, según informó TMB.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS