LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Cataluña abrirá bares y restaurantes por la noche a partir del 9 de mayo

La Generalitat prorroga las actuales restricciones una semana más, pero abre los parques más allá de las ocho de la tarde

Dos mujeres fuman en una terraza de Barcelona.
Dos mujeres fuman en una terraza de Barcelona.Alejandro Garcia / EFE

La desescalada en Cataluña empieza a tomar forma tras el fin del estado de alarma el próximo 9 de mayo. La restauración podrá abrir por la noche tras más de cuatro meses sin servicio nocturno y los parques de atracciones podrán reactivar su actividad a partir del mismo día 9. La Generalitat busca ahora los mecanismos jurídicos que le permitan activar el toque de queda tras el estado de alarma, pero no dio más detalles del anunciado plan de desescalada más allá de que prorroga las actuales restricciones otra semana. El Govern es “optimista” por la llegada masiva de vacunas y por la estabilidad de los índices epidemiológicos.

El Govern se da una semana más para encontrar la fórmula jurídica que le permita gestionar la pandemia y para concretar los planes de la reapertura. Los grandes cambios se reservan para el 9 de mayo, con el objetivo de dar tiempo a una vacunación que “avanza” y que, con la llegada de 550.000 vacunas en los próximos días, llevará a altos niveles de inmunización en la población de más riesgo. Según Salud, Cataluña llegará al 9 de mayo con un 80% de la población de más de 60 años con un primer pinchazo como mínimo. La única novedad a corto plazo es la apertura de los parques más allá de las 20.00 horas, como hasta ahora, y la posibilidad de que los clubes y entidades celebren asambleas.

Más información

El anuncio de la reapertura de la restauración fue el plato fuerte de la rueda de prensa del Govern. El sector podrá abrir a partir del próximo día 9 desde las 7.30 horas hasta las 23.00 de forma continuada con el aforo interior al 30%. “El sector lo necesitaba” celebró el Gremi de Restauració de Barcelona en un comunicado. Los bares y los restaurantes dejarán atrás más de cuatro meses sin servicio nocturno, inhabilitado desde el pasado 20 de diciembre por el auge de la tercera ola. “Necesitábamos certeza y un calendario definitivo para avanzar hacia la reactivación total, pero hubiésemos preferido retomar las cenas a partir del próximo lunes”, agregó el gremio, muy crítico con la prudencia del Govern en comparación con otras comunidades autónomas, como Madrid.

En el pleno del Ayuntamiento, la comparación entre los horarios de la restauración de Madrid y Cataluña provocó este viernes debate cuando el grupo municipal del PP solicitó la ampliación de los horarios hasta la cena. El jefe de filas de los populares aseguró que en Madrid, bajo la gestión de Isabel Díaz Ayuso, los datos de la pandemia no son peores y que “están instalados en una rampa”. “La rampa de Madrid es la rampa hacia la UCI”, respondió desde ERC Jordi Castellana. “Nos importa un pimiento lo que diga la señora Ayuso” añadió desde el Gobierno municipal Jaume Collboni: “Hay argumentos suficientes para ampliar horarios como para recurrir a Madrid o a la campaña electoral”, informa Clara Blanchar

La principal duda del Govern es cómo gestionar la pandemia a partir de ahora, sin la protección jurídica del estado de alarma. El Ejecutivo, aseguró la consejera de Salud, Alba Vergés, “se toma unos días para acabar de definir algunos aspectos como el toque de queda”. Sin el estado de alarma, la Generalitat necesita avales legales para justificar la limitación horaria, que no empezará antes de las 23.00, cuando cierren los restaurantes, avanzó Vergés. “Ahora necesitamos las herramientas jurídicas que nos permitan tomar decisiones”, pidió la consejera.

El consejero del Interior, Miquel Sàmper, vinculó la continuidad del toque de queda a la situación epidemiológica. “Ojalá podamos eliminar el toque de queda, pero necesitamos esta herramienta por si es necesario”, explicó, “y si hubiera un paso atrás, el Govern necesita instrumentos jurídicos para asumir decisiones”. El Ejecutivo, relató Sàmper, no descarta la posibilidad de solicitar un estado de alarma “a la carta”, como ya ha reclamado el País Vasco o una delegación competencial. El president en funciones de la Generalitat, Pere Aragonès, aseguró el jueves que se trabaja en la modificación de la ley de Salud Pública para poder dar continuidad a las limitaciones, pero admitió que en algunos casos se necesitará el visto bueno del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

La prudencia del Govern a la hora de anunciar los planes de futuro coincide con la fragilidad de la evolución de la pandemia, que sigue “sin ser buena”. La Generalitat siempre ha mostrado cautela en sus decisiones para evitar “dar un paso adelante, y dos atrás”, como ocurrió tras la Semana Santa, cuando se deshabilitó la libertad de desplazamientos en toda Cataluña pocas semanas después de permitirlo. .

El departamento de Salud, por su parte, notificó 1.585 ingresados por coronavirus, 31 menos que la víspera, mientras que los hospitalizados en UCI bajan a 489, nueve menos. Los índices epidemiológicos siguen estabilizados: la velocidad de propagación del virus (Rt) se mantiene en 1,04, mientras que el riesgo de rebrote (EPG), que mide el crecimiento potencial de la epidemia, se sitúa en 291 puntos, uno menos que la víspera. La incidencia acumulada de casos por cada 100.000 habitantes a 14 días baja ligeramente a 279 casos, dos menos que el día anterior. Cataluña, además, ya ha administrado la primera dosis de la vacuna a 1.815.232 personas y un total de 803.443 ya han recibido la pauta completa.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50