MOVILIDAD URBANA

El peaje para reducir la entrada de coches en Barcelona gana apoyo entre los empresarios

Barcelona Global, empresas y operadores de transporte apuestan por la colaboración público-privada en la gestión de la movilidad

Coches en dirección a Barcelona tras pasar el peaje de El Vendrell.
Coches en dirección a Barcelona tras pasar el peaje de El Vendrell.

La implantación de un peaje de acceso a Barcelona para reducir la congestión -una medida que apoyan la alcaldesa Ada Colau, entidades cívicas y ecologistas, y que rechazan las patronales- ha recibido este jueves el espaldarazo de Barcelona Global, la asociación empresarial que se está haciendo un lugar en el ecosistema económico de la capital catalana.

El lobby ha presentado el informe El reto de la movilidad metropolitana y sostenible, en colaboración con la consultora Anteverti, Seat, Ferrocarrils de la Generalitat, Saba, la Fundación Repsol, el RACC, ISGlobal, Abertis y Renfe. En él apuestan por un “gran pacto metropolitano público privado” y afirman que estudiar un peaje es “urgente”, porque se acerca el fin de las concesiones de los actuales peajes de las autopistas.

Más información

El informe, de 12 páginas, no vincula el peaje a la contaminación (la palabra aparece solo dos veces) sino “la regulación del acceso de vehículos a la ciudad y para financiar el transporte público”. El consejero delegado de Barcelona Global, Mateu Hernández, ha asegurado que existe consenso entre los 60 expertos que han participado en el texto en la necesidad “de regular los accesos”, con un peaje y también encareciendo el precio del aparcamiento. “Es un tema importante y es urgente hacerlo porque caen los peajes actuales, pensados para costear las infraestructuras”, ha dicho sobre el peaje, aunque ha matizado que “no es una medida a implantar en 15 días, sino un debate sobre la mesa”.

Quien sí ha matizado su apoyo al peaje ha sido el presidente del RACC, Josep Mateu. “Barcelona no puede pensar solo en quien vive en la ciudad, parece que las acciones se piensan así, y no en la gente que entra y sale”, ha dicho y ha señalado que “el problema de movilidad empieza en la segunda corona y se centra en la movilidad obligada”. “El peaje es un tema muy delicado y a largo plazo”, se ha desmarcado y ha apuntado que la renta de los ciudadanos de ciudades que lo tienen, como Londres o Copenhague, no se puede comparar con la de Barcelona.

El consejero delegado de Barcelona Global y la presidenta de la entidad, Aurora Catà, han subrayado que más que una u otra medida, entre las nueve propuestas, lo importante y efectivo para la movilidad sería implantarlas en su conjunto con “un gran pacto basado en consensos” entre los operadores públicos y privados del sector.

Además del peaje, las propuestas incluyen “un instrumento público-privado de planificación y gestión de la movilidad”, que podría ser la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM), que debería dar entrada al Gobierno Español (administrador de Renfe y Adif) y a los operadores privados. El listado comprende también acelerar las inversiones prometidas en el transporte público, crear aparcamientos metropolitanos en estaciones de tren, desplegar planes de desplazamiento a las empresas y fomentar el teletrabajo o reducir la velocidad en el centro de la ciudad.

El informe también contempla el papel de los datos como herramienta para planificar y gestionar la movilidad metropolitana, apuesta por la movilidad compartida y descarbonizar la flota de coches y taxis. Por último, apuesta por una red urbana de distribución de mercancías (la llamada última milla, desde almacenes hasta las viviendas).

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50