CONTAMINACIÓN

Barcelona ultima medidas más drásticas para reducir el tráfico tras multar a los coches más contaminantes

El Ayuntamiento insiste en el peaje urbano y en que la Zona de Bajas Emisiones no será suficiente para reducir la polución

Vehículos circulan por la Zona de Bajas Emisiones en Barcelona.
Vehículos circulan por la Zona de Bajas Emisiones en Barcelona.M. MINOCRI

El Ayuntamiento de Barcelona ultima medidas más drásticas para reducir el tráfico y la contaminación en la ciudad e insiste en que el peaje urbano está sobre la mesa. En octubre presentará “medidas que complementen la Zona de Bajas Emisiones (ZBE)", ha anunciado este martes el concejal de Emergencia Climática, Eloi Badia. “El peaje no se descarta como medida para reducir la toxicidad y emisiones”, ha dicho y ha apuntado que estudian los modelos que han implantado otras ciudades “para ver con cuál es más fácil alcanzar los objetivos y conseguir el consenso político necesario”. Badia ha comparecido coincidiendo con el primer día en el que se multa a los coches y motos más contaminantes, los que no tienen etiqueta ambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Lo que está cada día más claro es que la ZBE ha sido solo el primer gran asalto contra la contaminación en Barcelona. Medidas de menor calibre pero complementarias han sido las pacificaciones, las supermanzanas, la extensión de la red de carriles bici o el encarecimiento del aparcamiento para los coches que son de fuera de la ciudad.

La crisis del coronavirus ha permitido confirmar, empíricamente, la relación entre el tráfico y la contaminación. En los días más críticos de la crisis, cuando también llovió y sopló viento, el aire de la ciudad fue el más limpio en décadas, y el consistorio ha concluido que habría que reducir la contaminación un 35% para cumplir con los niveles aceptables para la OMS o la Unión Europea. Pero en julio, finalizado el estado de alarma, los niveles de contaminación se volvían a acercar a los límites aceptables. Ahora mismo estamos en un 9% de reducción del tráfico. Así que queda mucho camino por recorrer hasta el 35% de caída de la contaminación: que se puede lograr con menos coches pero también con coches menos contaminantes, suele recordar el concejal.

Badia ha recordado que la Zona de Bajas Emisiones ha conseguido reducir los coches y motos contaminantes al 3% de todos los que circulan (15.000). Y en el caso de los vehículos de mercancías y transporte la caída ha sido superior: solo queda un 1,3% del 10% de todas las que circulaban y eran las más contaminantes. “Los propietarios de vehículos de actividad económica han hecho muy bien los deberes”, ha celebrado. La conclusión es que poco más puede hacer ya la ZBE para reducir la contaminación.

“La disminución de vehículos más contaminantes ya se ha producido, falta ver cómo se refleja en las estaciones de medición y qué pasará cuando los niveles de tráfico se recuperen. Porque la crisis económica también tendrá un impacto”, ha recordado Badia. En momentos de crisis económica cae el tráfico. Otra incógnita es hasta qué punto el transporte tarda en recuperar pasajeros, y cómo se mueven los que lo han abandonado: puede ser que se hayan pasado al coche, pero también al patinete, la moto de alquiler por minutos, o que vayan andando.

Sobre las sanciones impuestas en este primer día el Ayuntamiento todavía no tiene cifras. En los meses de vigencia sin multas de la ZBE ha enviado 42.000 cartas avisando a conductores que las 66 cámaras que leen matrículas han detectado circular sin etiqueta. La multa será de 100 euros y finalmente se ha establecido un periodo de una hora y media durante la que si el vehículo circula no será considerado reincidente.

Lo más visto en...

Top 50