_
_
_
_
_

Palestina y Begoña Gómez, el Congreso retoma la actividad con un ‘superpleno’ preelectoral

Después un mes sin sesiones de control, los partidos fuerzan el día 22 un debate en el que todo cabe, con la comparecencia del presidente en la Cámara baja en vísperas del arranque de la campaña europea

La candidata del PSOE a las europeas, Teresa Ribera, Pedro Sánchez, y su esposa, Begoña Gómez, en un mitin de campaña de las generales, el 21 de julio de 2023 en Getafe (Madrid).
La candidata del PSOE a las europeas, Teresa Ribera, Pedro Sánchez, y su esposa, Begoña Gómez, en un mitin de campaña de las generales, el 21 de julio de 2023 en Getafe (Madrid).Claudio Álvarez
Javier Casqueiro

El Congreso cumplirá la semana que viene un mes sin sesiones de control al Gobierno, pero, a cambio, el pleno convocado para el miércoles 22 podría batir un récord de duración y de asuntos relevantes y polémicos por discutir. En ese pleno ómnibus comparecerá el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, para informar de varias cuestiones de política internacional, y sobre todo para explicar las razones de la aprobación por el Consejo de Ministros del reconocimiento como Estado de Palestina —previsiblemente el martes que viene— y su papel ante la crisis en Oriente Próximo. En su agenda también consta la situación de las negociaciones sobre Gibraltar con el Reino Unido y los resultados del último Consejo Europeo. Todo ello en el arranque de la campaña para las elecciones al Parlamento Europeo, que en España se celebran el 9 de junio, y aún con la resaca de los comicios catalanes. El PP había reclamado la presencia de Sánchez para que informe de un supuesto conflicto de interés de la actividad profesional de su esposa, Begoña Gómez, y ese punto ha sido incorporado al maratoniano orden del día.

El próximo miércoles 22 de mayo se vivirá con toda seguridad una intensa jornada en el Congreso. En ese superpleno se abordarán todos los temas que llevan acaparando semanas y meses de discusión entre los principales partidos. Y además, en un clima de nuevo de batalla electoral. La última sesión de control al Ejecutivo se celebró el pasado 24 de abril y por la tradición de evitar inmiscuirse en la campaña electoral —en este caso, la catalana— la actividad en la Cámara baja se ha visto muy reducida a apenas algunas reuniones de ciertas comisiones. La semana que viene se normalizará unos días el trabajo. Lo hará precisamente antes de otro parón, por las europeas, y en un momento en el que es más que probable que todavía no se haya aclarado el panorama de pactos en Cataluña tras los resultados del 12-M, lo que afectará probablemente a las preguntas de control de los partidos independentistas catalanes.

La Junta de Portavoces del Congreso que ordena los debates optó este martes, ante la acumulación de peticiones de comparecencias —especialmente cuatro del presidente— por sumarlas todas. La decisión se adoptó sin discusión y por unanimidad, aunque luego el PP aprovechó para criticar que con esa sesión ómnibus el Gobierno y el PSOE persigan ocultar en parte su interés por poner en el foco a su petición de que Pedro Sánchez aclare todo lo relativo a un presunto “conflicto de interés” que podría haber afectado a lo que denominan como el “entorno del presidente del Gobierno”. Con esa alusión se refieren a su esposa, Begoña Gómez, y sus actividades profesionales en el Instituto de Empresa y en la Universidad Complutense de Madrid.

El PSOE y sus socios habituales en el Congreso aceptaron esa petición del PP porque, en palabras de su portavoz, Patxi López, “ni Sánchez ni el Gobierno tienen nada que ocultar”. Sin embargo, fue precisamente el acoso al que se sometió a Begoña Gómez, tanto político como mediático y judicial, con una denuncia presentada por el pseudosindicato Manos Limpias y admitida a trámite por un juez, lo que motivó que Sánchez se tomase hasta cinco días para reflexionar sobre si merecía la pena continuar en política. El pleno de la semana que viene será así la reaparición parlamentaria del presidente tras anunciar esa pausa en su actividad y confirmar luego que seguirá al frente del Ejecutivo. Patxi López, eso sí, lamentó esa “estrategia del PP” y vivir en un país “en el que hay que demostrar la inocencia y no la culpabilidad”. Y concluyó que en este caso “los inocentes son víctimas y a las víctimas se las protege en un Estado de derecho”.

El PP, pese a que teme que el Gobierno pretenda opacar ese día el caso Begoña Gómez en una sesión plenaria interminable, llena de asuntos de gran relevancia, continúa así con su estrategia de mantener latente la amenaza de citar a la esposa del presidente para indagar sobre sus cartas de recomendación y reuniones con distintas empresas en la comisión de investigación del caso Koldo, cuya agenda y calendario domina en el Senado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Proyecto de ley contra el proxenetismo

El PSOE, por su parte, quiere retomar el pulso del Congreso para demostrar que sigue trabajando en el Gobierno, con algunos proyectos que pueda remarcar su perfil de izquierdas ante los electores y algunos de sus socios. El martes que viene los socialistas han registrado para su debate el proyecto de ley de castigo al proxenetismo para avanzar en el camino hacia la prohibición de la prostitución, como ha prometido en varias ocasiones el propio Sánchez y figura en resoluciones de ese partido. Un debate en el que espera recabar un apoyo mayoritario de la Cámara, aunque algunos partidos se siguen guardando su posición. Desde Sumar, por ejemplo, se siguen reservando el sentido de su voto aunque fuentes de esa formación argumentan que los socialistas retoman su proposición porque ya están pensando en la campaña de las europeas.

Entre las cuatro comparecencias pendientes que tenía Sánchez y que se resolverán el miércoles 22 están la obligada para dar cuenta del último Consejo Europeo del 17 y 18 de abril y del posible acuerdo con el Reino Unido sobre Gibraltar para la eliminación de la verja fronteriza y el uso compartido del aeropuerto gibraltareño. El PP también había pedido que el presidente expusiera los resultados de su gira europea para recabar adeptos a su propuesta de reconocer la solución de los dos estados para la crisis en Oriente Medio. El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar el reconocimiento del Estado palestino el martes 21 de mayo. Sánchez irá al Congreso el día siguiente para indicar el resultado de sus gestiones, en Europa y otras naciones.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Javier Casqueiro
Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_