Los dos socios del Gobierno avanzan en el desbloqueo de la ‘ley mordaza’

PSOE y Unidas Podemos aparcan el debate del asunto más conflictivo, las devoluciones en caliente de inmigrantes

La Guardia Civil traslada a un inmigrante que saltó la valla de Melilla para devolverlo a Marruecos, en septiembre de 2019.
La Guardia Civil traslada a un inmigrante que saltó la valla de Melilla para devolverlo a Marruecos, en septiembre de 2019.

PSOE y Unidas Podemos han dado nuevos pasos para desbloquear la derogación de la ley mordaza, que llevaba tres años empantanada por diferencias entre los socialistas y sus aliados. Los socios del Gobierno han llegado a un principio de acuerdo para esquivar uno de los asuntos más conflictivos, la devolución en caliente de inmigrantes, la forma coloquial de referirse a los rechazos en frontera. Unidas Podemos aboga por prohibirlas, una medida a la que se resiste el PSOE argumentando que el Tribunal Constitucional las ha avalado. La solución que se perfila es eliminar de la ley mordaza las referencias a las devoluciones sumarias de inmigrantes, que, en todo caso, resaltaron fuentes gubernamentales, continuarán de momento permitidas por la ley de extranjería.

La derogación de la polémica Ley de Seguridad Ciudadana del Gobierno de Mariano Rajoy, la popularmente conocida como ley mordaza, era una de las grandes promesas de la izquierda, pero llevaba tres años empantanada. Entre las sucesivas convocatorias electorales y las resistencias del PSOE ―sobre todo del Ministerio del Interior― a asumir algunas reclamaciones de su socio en el Ejecutivo y de aliados parlamentarios como los nacionalistas vascos y catalanes, la reforma permanecía atascada. Hasta que Pedro Sánchez rescató en el último congreso socialista la promesa de derogarla. Y al mismo tiempo se incrementaron las presiones de los grupos que apoyan al Gobierno en el Congreso, mezcladas con la negociación sobre los Presupuestos Generales del Estado. Formaciones como PNV, ERC, EH Bildu, Más País o el BNG llevaban tiempo reclamando al PSOE que dejase de bloquear la reforma, pendiente en el Congreso de los Diputados.

Socialistas y Unidas Podemos retomaron esta semana las negociaciones, con importantes avances, según esta última formación. Con respecto a las devoluciones en caliente, fuentes de Unidas Podemos señalan que hay coincidencia en retirarlas de esta ley y remitir su regulación a las normas de extranjería, que ya recogen esta figura. El PSOE insiste en que la negociación todavía está en curso, aunque también reconoce “avances”. Los socialistas precisan además que todavía es necesario negociar con los demás grupos favorables a derogar la ley de seguridad ciudadana.

Unidas Podemos también ha anunciado que hay acuerdo para garantizar que no se perseguirá ninguna manifestación, aunque se celebre sin comunicación previa a las autoridades, siempre que se desarrolle “de forma pacífica”, y para reducir la cuantía de las multas previstas. Otra cuestión que se retirará de la norma, señalan las mismas fuentes, son las restricciones a tomar imágenes de policías durante sus actuaciones en la calle. Además, se reducirá el tiempo legal de permanencia de una persona en comisaría para su identificación ―no más de dos horas, “salvo causa excepcional”― y se establecerán requisitos más estrictos para los registros corporales de las fuerzas de seguridad. Todos estos puntos, destaca Unidas Podemos, suponen retomar los “consensos” que ambos grupos ya habían alcanzado en 2018, cuando el PSOE todavía gobernaba en solitario.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS