Iglesias insiste en las críticas: “Es obvio que en España no hay plena normalidad democrática”

El vicepresidente se reafirma en sus palabras sobre la calidad democrática y reconoce que no ha hablado todavía con Pedro Sánchez sobre la polémica

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante el acto central de campaña de En Comú Podem para las elecciones catalanas en Santa Coloma (Barcelona), el pasado sábado. En vídeo, sus declaraciones este jueves. Vídeo: ALBERTO ESTÉVEZ / EFE / RAC1

Pablo Iglesias no solo no rectifica sus palabras sobre la calidad democrática de España, sino que va más allá. “Decir que no hay plena normalidad democrática es verdad”, ha afirmado el vicepresidente segundo este jueves en una entrevista en RAC1, en la que ha insistido en que es una “obviedad” decir que en España la democracia es mejorable. Incluso ha ironizado sobre el tema. El entrevistador ha explicado que Pedro Sánchez era el único líder de los principales partidos que había rechazado una entrevista durante la campaña electoral catalana, a lo que Iglesias ha respondido: “Ya sabes cómo es la normalidad democrática”.

“Yo voy a seguir diciendo la verdad a pesar de las amenazas y de que eso moleste a señores muy poderosos”, ha reiterado al ser preguntado por el manifiesto que han firmado varios exdirigentes del PSOE en el que piden su destitución y que ha publicado El Confidencial. “Decir que hay cosas que no funcionan no es atacar la democracia, al contrario, es defenderla”, ha advertido el líder de Podemos, cuyas palabras sobre la calidad democrática del país generaron este lunes una oleada de críticas, incluso de algunos ministros socialistas como la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, que se desmarcó claramente de su compañero de Gabinete. “No he hablado con Pedro Sánchez de esto”, ha reconocido Iglesias.

Preguntado por si no da credibilidad al listado publicado por The Economist que incluye a España entre las democracias plenas, el vicepresidente ha señalado que esto “no va de rankings”. “El debate es que hay que mejorarla. Defenderla y protegerla no es decir que es perfecta, eso es mentir”, ha insistido. Iglesias ha enumerado la salida de España del rey emérito, el bloqueo en la renovación del Consejo General del Poder Judicial, el caso Bárcenas o la condena a prisión de Pablo Hasél para defender su postura frente a las críticas. “Estoy diciendo lo evidente y si molesta a tantos y se ofenden tanto es que a lo mejor estamos diciendo la verdad”, ha asegurado.

Aunque sin mencionarlo, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha salido este jueves al paso del vicepresidente segundo, subrayando que “España es una democracia plena, una de las más avanzadas del mundo, con derechos y libertades consolidados, con instituciones que funcionan, que sirve como ejemplo a muchos otros países”. Robles, que ha tenido ya más de un roce con su socio de Gobierno, ha defendido también a la Monarquía, frente a las críticas de Podemos por la decisión de enviar a la Princesa de Asturias a estudiar el barrillerato en un internado de Gales (Reino Unido). “La monarquía que representa nuestro rey actual, Felipe VI, es como España, una monarquía moderna, avanzada, constitucional y plenamente democrática”, ha declarado, tras la toma de poseisón del nuevo jefe del Estado Mayor de la Armada, almirante general Antonio Martorell, informa Miguel González.

Las palabras de Iglesias este lunes, en una entrevista en el diario Ara ―“no hay una situación de plena normalidad política y democrática en España cuando los líderes de los dos partidos que gobiernan Cataluña, uno está en prisión y el otro en Bruselas”, en referencia a Oriol Junqueras y Carles Puigdemont― fueron duramente atacadas por todos los partidos políticos, incluido su socio de Gobierno. Apenas tres días antes, la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, había respondido a su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, después de que este comparara la situación del opositor Alexéi Navalni, encarcelado a su regreso a Rusia y víctima de un envenenamiento el pasado verano, con la de los políticos independentistas catalanes condenados por el procés. “España es una de las 23 democracias plenas”, le recordó la ministra. El vicepresidente se ha desmarcado de ese intercambio: “A mí no me corresponde hacer análisis sobre las declaraciones de ningún ministro de Exteriores” de ningún país.

Iglesias también se ha referido al polémico rótulo que utilizó ayer TVE: ‘Leonor se va de España, como su abuelo’, para informar sobre la princesa de Asturias y sus estudios en el extranjero, lo que provocó que la cadena relevara a los responsables de lo que calificaron como un “grave error”. “Lo que me llama la atención es que se ofenden quienes decían que el viaje del rey emérito era normal. Si fuera verdad que no está huido, no se ofenderían tanto”, ha defendido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“Ningún miembro del Gobierno se ha vacunado”

En este último día de campaña en Cataluña, en el que el líder de Podemos se juega mucho después de los últimos desastres electorales cosechados este verano en Galicia o el País Vasco, Iglesias ha evitado entrar en la última polémica electoral protagonizada por Salvador Illa, candidato del PSC, por rechazar someterse a una PCR antes del debate en TV3. “En campaña hay demasiados navajazos. Tenemos que respetar a la ciudadanía. Conozco a Illa y a Junqueras y no son malas personas. Ojalá todo el mundo sea elegante”, ha dicho después de que el líder de ERC, Oriol Junqueras, exigiera a Illa que explicara si había usado su puesto como ministro de Sanidad para vacunarse.

“Ningún miembro del Gobierno se ha vacunado, evidentemente no. Decir lo contrario es entrar en una política de navajazos que nos ofenden. Conozco a los dos protagonistas de la polémica y les pido por favor que no sigamos con esto. No voy a entrar a decir quién es el mejor navajero, no es mi estilo”, ha subrayado Iglesias.

Intelectuales y exdirigentes de PSOE, PP y Cs piden la destitución de Iglesias

La asociación La España que reúne, presidida por el exdirigente socialista Nicolás Redondo, ha unido a cerca de doscientas personalidades del mundo político, intelectual, académico, diplomático y económico para lanzar este jueves el manifiesto titulado "Cesar en la infamia", en el que piden al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, la destitución del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, por cuestionar la normalidad democrática en España.

Entre las personas que han firmado el manifiesto destacan antiguos dirigentes del PSOE como el expresidente de la Comunidad de Madrid Joaquín Leguina o el exministro del Interior en el Gobierno de Felipe González, José Luis Corcuera o el excalde de A Coruña Francisco Vázquez.

 

También suscriben el manifiesto antiguos y actuales políticos del PP como la exportavoz de la formación en el Congreso y actual diputada, Cayetana Álvarez de Toledo, o el exministro de Asuntos Exteriores con Mariano Rajoy, José Manuel García Margallo.

 

En el caso de Ciudadanos, firman actuales dirigentes como el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, o algunos de los fundadores del partido como Xavier Pericay o Francesc de Carreras. Además, lo suscriben el filósofo Fernando Savater, y el exprimer ministro francés Manuel Valls.

 

EUROPA PRESS


Sobre la firma

Inés Santaeulalia

Es la jefa de la oficina de EL PAÍS para Colombia, Venezuela y la región andina. Comenzó su carrera en el periódico en el año 2011 en México, desde donde formó parte del equipo que fundó EL PAÍS América. En Madrid ha trabajado para las secciones de Nacional, Internacional y como portadista de la web.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS