ECONOMÍA VASCA 2020

“Tenemos que imbuir el espíritu de ser pioneros desde las aulas”

ARANTXA TAPIA. Consejera de Desarrollo Económico, Medio Ambiente y Sostenibilidad

La consejera Arantxa Tapia en su despacho en el complejo de Lakua, en Vitoria.
La consejera Arantxa Tapia en su despacho en el complejo de Lakua, en Vitoria.L. RICO / EL PAÍS

La consejera de Desarrollo Económico Medio Ambiente y Sostenibilidad, Arantxa Tapia (Astigarraga, Gipuzkoa, 1963) no quiere que las empresas se relajen a la espera de que lleguen los fondos de reactivación de la UE. Además, pide a los emprendedores que den un paso adelante porque el fracaso es parte del aprendizaje.

Pregunta. Más empresas y más digitales. ¿Cómo se puede ayudar desde el sector público? Respuesta.

Respuesta. Cuando hablamos de industria hablamos solo de industria manufacturera, y sin embargo esta necesita de muchos servicios, ingeniería, ecodiseño, gestión de personas, innovación en gestión de personas... Y esos servicios los prestan empresas que tienen que ser consideradas ya como industria, y una industria más digitalizada y más moderna. Vamos a ayudarles a seguir esa hoja de ruta imprescindible para sobrevivir.

P. Es decir, ¿hay que digitalizarse a cualquier precio?

R. Tenemos que hacer una digitalización inteligente y planificada. Las empresas han de reflexionar para qué queremos digitalizar un servicio. No es suficiente tomar la decisión, sino saber exactamente para qué y por qué. Hay que tener una estrategia y bien pensada, un plan a medio plazo, y esos diagnósticos y planificaciones todavía nos cuesta hacerlos, y hacerlos llegar a las empresas.

P. ¿De qué hablamos con la digitalización?

R. Hablamos de Big Data, de Inteligencia Artificial, y nos tenemos que preguntar ¿para qué me sirve en mi día a día? Antes me preguntaba cómo podemos ayudar en esta dirección desde el sector público. Este es uno de los caminos, ayudar a hacer esta reflexión. Después están los programas de ayudas y subvenciones, pero primero es esto, y esta reflexión es clave.

P. Esto va ligado al emprendimiento. ¿Hay suficientes emprendedores?

R. El emprendimiento nunca es suficiente. Nos interesa tener una sociedad activa, con personas con ideas que quieran ponerlas en marcha, ideas que puedan convertirse en proyectos empresariales. Hay dos cosas que tenemos que hacer: imbuir ese espíritu desde las aulas, el espíritu de querer ser pioneros, de innovar, de crear. Y de forma paralela, quitar el miedo a que la idea no funcione. Si el negocio no ha funcionado no ha fracasado, ha mejorado su aprendizaje en el proceso, y ha acumulado experiencia. Otros países tienen circuitos para devolver a la actividad a quienes no logran el éxito en su primera experiencia. Aquí nos falta. Ese miedo al fracaso nos persigue y eso retrae.

P. El Plan de Reactivación del Gobierno para la Industria ¿en qué sectores se va a fijar?

R. Nos centraremos en aquellas áreas que llamamos de especialización inteligente. Procesos productivos más inteligentes, energía más verde, más eficiente, hidrógeno, la salud personalizada, adaptada a las necesidades que tenemos, sin olvidarnos de nichos de oportunidad, como alimentación saludable, ciudades inteligentes e industrias culturales y creativas. La alimentación saludable es un nicho que emerge con mucha fuerza.

P. En esta nueva era muchos de estos sectores están conectados entre ellos al demandar servicios comunes.

R. Es todo mucho más transversal. Y sin olvidarnos de componentes como el de la sostenibilidad que va a ser cada vez más relevante. La economía circular, la que diseña el producto con el criterio de menos consumo, con menos huella de carbono, con menos residuos y reutilizables, todo eso está incluido en los nuevos productos. Ahora lo vemos en el ejemplo de la vacuna. Primero está la idea, el desarrollo, pero después está la producción, qué tipo de software utilizamos para su desarrollo, los datos para estandarizar las respuestas de los individuos, la custodia, el transporte. Ahora los clúster sectoriales no tienen sentido si no trabajan de manera intersectorial, y las empresas se relacionan entre ellas.

P. Por buscar algo positivo, ¿esta crisis puede acelerar la transición de las empresas hacia la descarbonización?

R. Debería ser un acicate para hacerlo más rápido. Ya estábamos en los objetivos de París, y esta crisis ha llevado a muchas empresas a sobrevivir, pero no es suficiente, hay que pensar en el hoy y en el futuro.

P. Da la impresión que muchas empresas están esperando a los fondos de la UE para activar inversiones.

R. Está pasando, y eso me da respeto porque si fiamos todo a esos fondos como si fueran el maná nos podemos llevar un susto importante. Es cierto que son muchos los recursos que van a llegar pero dirigidos a unos sectores concretos para favorecer la digitalización y la transición energética y con el objetivo de crear PIB y empleo de calidad. Y sospecho que va a haber más proyectos que recursos a partir de 2021. Así que preparemos buenos proyectos sí, hagamos todo lo que esté en nuestra mano para cogerlos pero que no obtenerlos no nos pare. Si de verdad necesitamos emprender una transformación pongámosla en marcha. Nuestros competidores ya lo están haciendo. No lo fiemos todo a eso.

P. Le he escuchado que hay que elevar al 40% el peso de la industria en el PIB.

R. Sí, la industria entendida como la manufacturera y todos los servicios a la industria. Hoy la industria clásica no sería nada sin todos esos servicios que conforman un cinturón creciente de empresas.

P. ¿El Gobierno va a seguir invirtiendo en I+D?

R. Sí y además el compromiso es de un 6% anual pero no solo en investigación básica, o incorporación de tecnología, sino en elementos de innovación no tecnológica, ecodiseño, sistemas sostenibles, sistemas financieros novedosos, gestión de personas, de nuestra huella de carbono... Pero el sector público no puede hacerlo solo y falta impulso en la parte privada. Nuestros recursos son catalizadores, pero los privados son muy importantes. En Europa la parte pública es un 25% o un 30% y la privada el resto.

P. ¿Y la inversión en el accionariado de empresas vascas para evitar nuevas fugas, se va a seguir haciendo?

R. Sí. Los recursos del fondo Finkatuz son importantes y lo que nos toca es hacer un análisis de cuáles son las empresas para garantizar el arraigo de la empresa en Euskadi, y luego ver si la empresa quiere. En momentos de crisis como este le puede interesar una ampliación de capital y que el Gobierno entre.

P. ¿Cree que la victoria de Biden va a facilitar una relación comercial mejor a la impuesta por Trump?

R. Espero, porque la experiencia previa ha sido terrible para sector industrial, alimentación y automoción. Deseo que Biden mantenga una relación que nos permita crecer a todos. Hay empresas que tenían que producir en México.

P. Este final de año va a ser un poco especial. Una mujer de Astigarraga como usted ¿cómo va a celebrarlo, sidra, txakoli o Rioja alavesa?

R. La sidra en invierno no me suele entrar muy bien, así que probablemente tomaré txakoli y vino blanco de Rioja alavesa, que me gusta mucho. Tenemos que favorecer el consumo responsable de todos nuestros productos.