Moción de censura

Tres claves para un debate estéril

La moción de censura se convierte en un cruce de insultos y graves acusaciones sin plantear soluciones a la crisis económica y sanitaria

Doble exposición del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de VOX, Santiago Abascal, durante su intervención en el pleno en el que se debate la moción de censura planteada por Vox, en el Congreso de los Diputados, este miércoles.
Doble exposición del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de VOX, Santiago Abascal, durante su intervención en el pleno en el que se debate la moción de censura planteada por Vox, en el Congreso de los Diputados, este miércoles.EUROPA PRESS/E. Parra. POOL - Eu / Europa Press

La moción de censura, la quinta de la democracia, ha dejado patente la grave fractura en la vida política española. Los puentes de diálogo entre los partidos están cada vez más rotos y la polarización aumenta en el Congreso de los Diputados. El intercambio de insultos y las duras acusaciones de Vox contra el Gobierno, responsabilizándole de las muertes de la covid-19 y achacándole una “gestión criminal”, contrastan con su ausencia de propuestas para gestionar la mayor emergencia sanitaria a la que se ha enfrentado España en el último siglo. La crisis económica que se cierne sobre el país ha logrado colarse en cada una de las intervenciones donde han destacado más los ataques a la gestión del Ejecutivo que las propuestas de la formación de extrema derecha. Mientras el presidente, Pedro Sánchez, ha defendido desde la tribuna las medidas de su Ejecutivo, Abascal se ha centrado en descalificar al Gobierno, asegurando que es el mayor responsable de una “catástrofe económica sin precedentes”.

La bronca

Los reproches de Vox volaron en la primera sesión de la moción de censura. El partido de ultraderecha fue quien incendió el debate parlamentario. Ignacio Garriga, el portavoz del partido de extrema derecha en el Congreso, dio el pistoletazo de salida al bronco debate señalando que el Ejecutivo que censuran es “un Gobierno ilegítimo” y que el presidente de España, Pedro Sánchez, perpetró un “fraude electoral” para llegar al poder. Garriga aseguró que Sánchez es el símbolo de “la mentira y el fraude” y que por tanto la moción de censura es un deber nacional frente a la inacción del resto de formaciones. El diputado de Vox, que ha ejercido de telonero de Abascal, no sólo ha desplegado un amplio abanico de insultos contra el Ejecutivo “criminal”, también ha arremetido contra la mayoría de investidura y ha alertado de la agenda común que tienen para poner fin a la monarquía y al estado de derecho. “Están decididos a acabar con la corona, pero no se lo vamos a permitir”, aseguró. Y añadió: “La gobernalidad está en manos de quienes quieren acabar con España”. Garriga criticó especialmente el acercamiento del Gobierno con EH Bildu, al que denomina “el partido de ETA”, y le espetó a Sánchez: “Está gobernando con golpistas y con testaferros de terroristas en serie”.

“El Gobierno de Sánchez es el peor en 80 años”, empezó diciendo el líder de la formación ultra, que también cargó contra el resto de diputados. “Si apoyan al Gobierno, serán responsables de sus fechorías”, alertó Abascal, en una clara alusión al PP y Cs. El dirigente de extrema derecha criticó la “actitud pasiva” de los populares y reprochó al partido de Inés Arrimadas de participar en la negociación de los Presupuestos Generales de 2021. Abascal, que tildó al Gobierno de “frente popular que gobierna con terroristas y con separatistas”, no se limitó a criticar la gestión del Ejecutivo y recurrió a ataques personales directos, como hizo con Sánchez, al que calificó de “mentiroso sin escrúpulos”. Para Abascal, nunca ha tenido España un presidente tan “ansioso de poder”. El político de Vox, que considera que el Gobierno es “totalitario”, “inconstitucional” y “derrochador”, usó de parapeto a Sánchez para cargar contra su socio de Gobierno, el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias: “El señor Iglesias es otro narcisista como usted”, le dijo al presidente del Ejecutivo, “pero él tiene un encargo de los que le trajeron en volandas con dinero de sangre”, deslizó el candidato de vox.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, durante la intervención del líder de Vox, Santiago Abascal. En vídeo, Sánchez responde a Abascal: "Ustedes creen en la España de Torquemada"(FOTO: EP | VÍDEO: EPV)

Pedro Sánchez podía ignorar los ataques de Vox o entrar al cuerpo a cuerpo con Abascal. Optó por la segunda opción y respondió a los ataques del líder de Vox, asegurando que el candidato de la formación ultra estaba usando el parlamento como un “gran plató para su lucimiento”. “Ha medido mal sus fuerzas”, le espetó Sánchez a Abascal. El presidente del Ejecutivo cree que el debate de este miércoles ha sido un despliegue claro de propaganda y cuestionó qué objetivo real puede tener esta moción de censura, ya que no hay alternativa al Gobierno actual. Para Sánchez, la moción de censura de este miércoles no ha sido “constructiva” y considera que Vox es consciente de que no tiene ninguna opción de obtener la confianza mayoritaria del Congreso. “Tampoco parece que le interese mucho”, criticó el dirigente socialista. Sánchez le reprochó al candidato de Vox que no tuviera soluciones efectivas para los problemas reales, y resumió de este modo la intervención de Abascal: “La realidad va por un lado y usted por el otro. Esta es la síntesis de su intervención”.

En sus réplicas, Sánchez acusó a Abascal de usar el terrorismo como arma política y recordó que ETA dejó de matar hace 9 años. El presidente socialista lamentó que el líder de Vox aproveche la historia de la banda terrorista para confrontar y dividir a la sociedad. “Es usted un depredador sin valores y sin ningún tipo de escrúpulos”, señaló Sánchez. El líder socialista recordó que España necesita una derecha "tan conservadora como quiera”, pero comprometida con la convivencia, la constitución y el correcto funcionamiento de las instituciones.

Las muertes de la pandemia

El presidente de Vox, Santiago Abascal, achacó al Gobierno de Pedro Sánchez la responsabilidad por las muertes provocadas en España por la pandemia de la covid-19. Abascal llegó a calificar la gestión del Ejecutivo de “criminal” y “negligente” y puso en duda las cifras oficiales de fallecidos. El presidente afeó al líder de Vox la terminología empleada para referirse a su gestión. “A usted cualquier adjetivo por debajo de criminal le debe parecer una blandenguería, una respuesta poco viril, afeminada diría yo”, le contestó.

El diputado de Vox Ignacio Garriga, que presentó la moción, acusó al Gobierno de ser directamente responsable “de la muerte de 60.000 españoles” y de la “pobreza extrema” de millones de familias. “El Gobierno ha incumplido con el deber moral de dar cifras y de contar unos muertos que son nuestros muertos”, sostuvo por su parte Abascal. Sánchez le recordó que España no es el único país de Europa donde existen excesos de mortalidad por la Covid, y ha puesto como ejemplo los casos de Reino Unido, con 7.000 fallecidos más que los calculados, o Italia, con 11.000. “¿Esto también, señor candidato, son ocultaciones del mal gobierno socialcomunista en España?”, le ha preguntado Sánchez al líder de Vox.

Santiago Abascal, durante su intervención en la moción de censura. En vídeo, Abascal y Sánchez discuten sobre la gestión de la pandemia.(FOTO: EP | VÍDEO: EPV)

Abascal ha aseverado que España es el país con “mayores tasas de mortalidad” y “mayor ruina”, y ha llegado a culpar a Sánchez de “no haber pedido responsabilidades” a China, el país que, a juicio del líder ultraderechista, permitió que el virus se propagara por todo el mundo “entre ocultaciones y entre engaños”. Sánchez negó que los datos de España, en cuanto a número de fallecidos, sean los peores del mundo. “España ocupa, a día de hoy, porque esta es una pandemia dinámica, la vigésima posición en incidencia acumulada por cada cien mil habitantes, desde el inicio de la pandemia”, señaló.

El diputado Garriga aprovechó su intervención para vincular la declaración del estado de alarma con un supuesto intento del Gobierno de eliminar “cualquier disidencia”. “Una España confinada era el escenario perfecto para dar los pasos que no habrían podido dar de ninguna otra forma”, afirmó. Garriga aseguró que el Gobierno “tenía la información” sobre el peligro de la pandemia “y la ocultó”. “Mucha gente ha muerto por lo que ustedes no han hecho”, insistió. Sánchez negó estas acusaciones y afeó a Abascal su ausencia en el acto conmemorativo de las víctimas de la Covid, celebrado el pasado 16 de julio. “Usted exhibe muy poco pudor, con una gran tristeza por los fallecidos en esta pandemia, pero no estuvo presente cuando tuvimos que rendir homenaje a las víctimas de la Covid”.

El futuro económico: entre la esperanza y la ruina

La crispación ha sacado muchas chispas en el tema económico. Las críticas sobrepasaron las propuestas. El líder de Vox ha hablado de desastre económico ante una “crisis devastadora” y ha vaticinado que “España sufrirá en 2020 la mayor recesión del planeta”. Sánchez, en cambio, remarcó que el Fondo Monetario Internacional prevé una recuperación del PIB de 7,2% en 2021.

Entre las escasas propuestas que el líder de Vox ha lanzado está la bajada de “todos los impuestos” y la eliminación de aquellos que considera “profundamente injustos”. Sin embargo, no ha especificado a cuáles se refería ni cómo recuperaría estos recursos. El líder de la ultraderecha ha fijado su mirada en el gasto y ha reprobado el endeudamiento que, según adelantó el 6 de octubre la vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, cerrará 2020 en torno al 118% del PIB. El Ejecutivo anunció ese mismo día la aprobación de la subida del techo de gasto en más del 50%, hasta los 196.000 millones de euros. Abascal aprovechó la tribuna para interpelar al presidente sobre el tema: “Pueden elevar el techo de gasto hasta endeudar a 10 generaciones como aprobarán de manera irresponsable. Pero alguien tendrá que prestarnos, y no creo que los cárteles de la droga con los que ustedes se alían en Colombia, Bolivia o en Venezuela quieran financiar a España”. Sánchez puso el dedo en la situación global y argumentó que el aumento del déficit será algo en lo que “van a incurrir todas las economías occidentales”. El presidente interpeló al líder de la ultraderecha preguntándole: “¿Cuál es su alternativa? ¿No haber hecho absolutamente nada? ¿No haber endeudado a nuestro país?”.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, se dirige a intervenir durante el pleno de la moción de censura. En vídeo, Abascal y Sánchez debaten sobre la gestión económica de la crisis del coronavirus.(FOTO: AP | VÍDEO: EPV)

La Unión Europea también entró en el rifirrafe. Abascal criticó el acuerdo alcanzado por Bruselas el pasado mes de julio, que dotaba a España con 140.000 millones de euros en seis años. “Después de haber mendigado por las instituciones europeas, [el dinero] no va a llegar a tiempo ni en la cantidad suficiente para salvar a los españoles de la catástrofe económica que su gestión criminal de la pandemia ha provocado”, ha lamentado. Sánchez, en cambio, ha recordado el esfuerzo conjunto de la UE ante una pandemia “que hizo caer abruptamente los niveles de actividad económica en España y en el mundo”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50