Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se abre a tener a Vox en el Gobierno

Casado: "¿Para qué vamos a andar pisándonos la manguera entre nosotros si lo que tenemos que hacer es sumar?"

Pablo Casado en la clausura un mitin del PP, este jueves, en Murcia. En vídeo, declaraciones de Casado.

Tras las demostraciones de fuerza de Vox, en tradicionales feudos del PP como Murcia o Valencia, el candidato popular, Pablo Casado, ha abierto este viernes —último día de campaña— la puerta a un Ejecutivo con ministros del partido de Santiago Abascal. "Al final, Vox y Ciudadanos, tengan 10 escaños o tengan 40, van a tener la influencia que ellos quieran tener para entrar en el Gobierno o para decidir la investidura o la legislatura. Por tanto, ¿para qué vamos a andar pisándonos la manguera entre nosotros si lo que tenemos que hacer es sumar?", ha declarado el líder del PP en una entrevista con Federico Jiménez Losantos en Esradio.

Casado ha repetido el mismo mensaje en un mitin en Valencia. Ha asegurado que los votantes que se fueron a Vox ya no tienen motivos para no volver a votar al PP, sugiriendo que el PP se ha acercado en los asuntos que la formación de extrema derecha ha tomado como bandera. Esa es, precisamente, la estrategia de la que desconfía un sector del partido, de perfil más moderado y apartado de los puestos de salida en las listas electorales. Según esas fuentes, es un error "imitar" a Vox porque los electores elegirán "al original y no la copia". El candidato popular ha remplazado a veteranos exministros por el fichaje de independientes, caras conocidas de la televisión, periodistas y toreros. También ha introducido en el programa electoral guiños a los asuntos en los que Vox hace más hincapié, como la defensa de la caza o los toros y una apuesta general por la recentralización del Estado (el partido de Abascal quiere suprimir las autonomías).

"Que nadie diga: 'Os votaría, pero tenéis que cambiar. Ya hemos cambiado. Ya hemos corregido. Hemos aprendido de nuestros errores", ha dicho Casado en un mitin en el que ha alabado a la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá.

En los últimos días, el PP y Ciudadanos han elevado el intercambio de reproches. En el primer debate, Albert Rivera atacó a Casado, que ese día no entró en el cuerpo a cuerpo, pero sí lo hizo 24 horas después, en el segundo debate. El líder popular ha llamado "chaqueteros" a Cs por llegar a pactar con Pedro Sánchez y Susana Díaz, pese a decir que no lo harían. Cayetana Álvarez de Toledo, candidata número 1 del PP por Barcelona, habló este jueves en el mitin de Barcelona de "oportunismo y malas artes de otros". El PP acusa a Ángel Garrido, que cambió de bando a cuatro días de las elecciones, de "tránsfuga".

Rivera: "Si algunos se despistan, no ganamos"

El candidato de Ciudadanos le ha respondido desde Valencia, donde ha participado en una carrera de dos kilómetros con Inés Arrimadas y Toni Cantó que simulaba el sprint final hacia las urnas. "Me parece una falta de respeto, en este momento, en vez de hablar de ganar, repartir ministerios, cuando si algunos se despistan o desinflan no ganamos", ha respondido Albert Rivera. Aunque afirma que su propósito es formar un Gobierno solo con el PP, Rivera no ha cerrado la puerta en toda la campaña a que Vox entrara en ese eventual Ejecutivo. En una entrevista en EL PAÍS, el líder de Cs sostuvo que "prefiere" no gobernar con este partido de extrema derecha, pero evitó fijarlo como línea roja.

Rivera ha vuelto a tender la mano a Casado para formar un Gobierno de coalición y cerrar la puerta a un acuerdo con el PSOE. "Yo no quiero un acuerdo con Sánchez, sino con constitucionalistas. Deseo políticamente que Sánchez pierda y se vaya a la oposición", ha subrayado. Las sensaciones de Cs son muy buenas en las últimas horas, en virtud de sondeos internos que, según aseguran fuentes del partido, acercan mucho su intención de voto a la del PP.

Casado cierra esta tarde en Madrid junto a a Cayetana Álvarez de Toledo y Teodoro García Egea una campaña en la que ha recorrido más de 15.000 kilómetros, multiplicando el número de actos y apariciones públicas de sus rivales. Ni él ni Abascal aceptaron una entrevista con EL PAÍS.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información