La botánica es el nuevo ‘rock and roll’

Nena Von Flow ha revolucionado los tutoriales en redes sociales sobre el cuidado de plantas gracias a un estilo moderno, divertido y desprejuiciado

Nena Von Flow, retratada en su casa e invernadero en Nigrán (Pontevedra).
Nena Von Flow, retratada en su casa e invernadero en Nigrán (Pontevedra).DIEGO SANCHEZ Y BORJA LARRONDO (THE KIDS ARE RIGHT)

Nena Von Flow decidió que en su apartamento de Brunswick (Alemania) no se quedaría ni una sola planta. Había invertido tanto tiempo y cariño en cada una de ellas que renunciar a esos esquejes era innegociable. Viajó a Galicia con su marido y su hijo. Dejó a Jon, de siete años, con su familia. Alquilaron una furgoneta y recorrieron 2.413 kilómetros de vuelta hasta la segunda ciudad más grande de Baja Sajonia para recoger todo ese universo verde que había creado desde cero. “Cuando nos mudamos a Alemania, necesitaba conectar con algo que hiciese pasar las horas. Llenar el tiempo. Empecé a decorar la casa con plantas, a interesarme por ellas, a leer sobre sus necesidades, a entender por qué algunas morían y otras no, y me atrapó ese mundo”, recuerda. Además de las plantas, a Nena le hicieron compañía los 100.000 seguidores que llegó a acumular en Instagram. Pero se despidió de ellos. “Era un perfil de fotografía y ya no me sentía a gusto. Quería crear algo para compartir y que aportase información interesante”, apunta. Entonces creó @nenaplantsflow. A través de este nuevo perfil iba a contar sus aventuras con las plantas. En poco tiempo una comunidad de 30.000 personas estaba pendiente de sus actualizaciones.

Nena Von Flow (Vigo, 41 años) es algo así como una especie exótica. Se refiere a las plantas por sus nombres científicos, pero da consejos sin tecnicismos. Es fotógrafa de formación y sus tutoriales son hipnóticos. Nada falla, pero a la vez todo es real: la luz es correcta, los planos impecables y las plantas son increíbles. Pero sus manos tienen tierra, sus sudaderas sustrato y, a veces, los esquejes no sobreviven.

DIEGO SANCHEZ Y BORJA LARRONDO (THE KIDS ARE RIGHT)

“Nos cansamos de la falta de luz, el frío y el convulso ritmo de vida de Alemania. Las plantas sin luz se apagan. Nos estaba ocurriendo lo mismo. Y soy gallega, eso también influyó”, explica. Al llegar a Nigrán (Pontevedra), trasladaron las plantas al garaje de la casa familiar y empezó la pandemia. Y el confinamiento. “¿Sabes qué ocurrió entonces? Que la gente sintió la necesidad de meter la naturaleza en sus casas para conectar con el exterior”. En ese momento, Nena había lanzado ya Instinto Planternal, la tienda digital de plantas, asesoría y decoración. Llegó a realizar hasta 30 envíos diarios a España y el resto de Europa. “En cierto modo estuvo bien que algo nos hiciese parar. Vivíamos un ritmo que ni siquiera te permitía tomar aire para preguntarte si estás donde quieres estar. Todo es demasiado urgente, y es tan brutal ver germinar una semilla…”. Hace dos años creó el hasthag #Aflowcado con un tutorial de vídeos en el que enseñaba a germinar huesos de aguacate. Hoy la Red está repleta de aguacates germinados bajo ese hashtag.

La gallega realiza un profundo trabajo de investigación para localizar proveedores sostenibles en Europa y buscar plantas extrañas y exóticas que puedan crecer en el nuevo invernadero que ha montado en el terreno de su casa con vistas al Atlántico. Planta las semillas, las cuida en su invernáculo y las vende a un precio mucho más asequible que si se transportasen desde Indonesia o Kazajistán. “Creo que mi trabajo ha sido, en parte, democratizar el mundo de las plantas. Se confunde la viralidad con el contenido de calidad. Casi todo en la Red es copia y pega. La gente debería estar más atenta sobre quién le asesora”.

—¿Un último consejo?

—Sí. No compréis nunca plantas en Wallapop.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS