CREADO PARA DIOR

En el jardín de las delicias

El documental ‘NOSE’ sigue a François Demachy, perfumista-creador de Dior, en su búsqueda por las materias primas más excepcionales.

Dior

Con la delicadeza de un orfebre unas manos enguantadas van depositando flores en un bastidor. Lo hacen una a una, cuidando que toda la superficie quede cubierta y que, al mismo tiempo, no se amontonen. Al otro lado del cristal está la capa de grasa vegetal que irá impregnándose de la embriagadora fragancia que desprende la tuberosa.

Originaria de la India, esta flor se cultiva en pequeñas cantidades en Grasse, una localidad de la Provenza considerada la cuna de la perfumería. Allí nació François Demachy, Perfumista-creador de Dior y protagonista de NOSE, un documental que sigue durante dos años sus viajes alrededor del mundo en busca de las excepcionales materias primas sin las, como él mismo explica, sería imposible su trabajo: “No quiero minimizar la importancia de la inspiración, pero para la belleza de un perfume las materias primas son esenciales. No me considero un artista, sino un artesano”. Durante el rodaje vio cumplido su sueño: visitar las plantaciones de pachulí de Sulawesi, en Indonesia. “Por fin pude ver uno de mis ingredientes favoritos en su entorno natural y nunca olvidaré la felicidad que sentí al conocer a los agricultores locales”, recuerda.

François Demachy en su estudio.
François Demachy en su estudio.Dior

Desde que entró a formar parte de esta casa centenaria en 2006 Demachy se ha esforzado por fortalecer el vínculo con los proveedores. Carole Biancalana fue la primera en reservar cosechas enteras de la rosa centifolia, el jazmín y la tuberosa que cultiva siguiendo una tradición familiar que se remonta a los años 30. La tuberosa desapareció del terruño de Grasse en la década de los 50, pero Biancalana y su discípula Armelle Janody, aceptaron el desafío que supone desenterrar los bulbos cada año y mantenerlos a salvo de la escarcha para replantarlos en primavera.

Frasco de J’Adore Eau de Parfum Infinissime.
Frasco de J’Adore Eau de Parfum Infinissime.Dior

La tradicional técnica del enfleurage que emplea Dior para destilar su aroma también es un proceso lento y meticuloso. Requiere atención y trabajo diario saturar la grasa con estas pequeñas flores, razón por la que en estos últimos 20 años ha sido una práctica en desuso… hasta que Demachy la recuperó para sus creaciones. El extracto de tuberosa que obtienen en Grasse es el ingrediente con el que el perfumista ha reinventado una de las fragancias icónicas de Dior. J’Adore Eau de Parfum Infinissime retoma la composición original incluyendo las notas frescas y luminosas de esta flor blanca. “Es como si J’Adore sedujese a la tuberosa y la coloreara dándole luz”, cuenta Demachy. “El poder de la tuberosa es inmediato y ajeno a todas las modas. Ella sola genera una estela de feminidad poderosa”.

Dior

Una técnica ancestral:

1. Empatage. Las hendiduras en la capa de grasa favorecen la absorción de la fragancia que exhala la tuberosa.

2. Enfleurage. Las flores se depositan a mano, una a una, y permanecen en el bastidor entre 48 y 72 horas.

3. Désenfleurer. La pomada saturada de perfume se retira con una espátula para ser destilada en la fábrica.

El documental NOSE está dirigido por Arthur de Kersauson y Clément de Beauvais y se puede ver en Apple TV, Google Play, Amazon Prime, Movistar, Filmin y Rakuten.


Recibe el boletín de EL PAÍS SemanalApúntate