CRÍTICA GASTRONÓMICA
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Restaurante Los 33: patatas de contrabando, carne y hogueras en el centro de Madrid

La dualidad cultural entre España y Uruguay de este asador florece en choripanes y empanaditas de entraña a precios moderados en un marco acogedor

Una parrilla encendida en el restaurante Los 33 de Madrid.
Una parrilla encendida en el restaurante Los 33 de Madrid.CÉSAR LUIS

“Fuera de carta, aparte de la sopa de cebolla con queso Comté, tenemos las patatas prohibidas, es decir, las papas canarias protegidas. Las conseguimos de contrabando entre manojos de plátanos, las hacemos arrugadas, las pasamos por la brasa y las acompañamos con el chimichurri uruguayo en lugar de los típicos mojos de las islas. Resultan ideales como entrante o guarnición”, afirma Oswaldo González, jefe de cocina del restaurante Los 33, en Madrid, que recorre la sala aportando detalles de interés. “Tampoco hay que perderse los pimientos negros asados al estilo de mi amigo Javier Goya. Los quemamos y, una vez pelados, los confitamos en aceite de oliva con una pizca de ajo. Pura magia”, insiste. Recomendaciones acertadas a las que se suman otras del mundo vegetal, tipo las delicadas zanahorias asadas con una salsa de especias y yogur.

Los 33 no es en absoluto un restaurante vegetariano, sino un asador cuyas especialidades cárnicas conviven con un popurrí de recetas españolas y uruguayas. Dualidad cultural que se fundamenta en la pasada vinculación de sus propietarios, Nacho Ventosa y su esposa Sara Aznar, con Nacho Juanvelz, alma mater de Charrúa, asador uruguayo.

Puntuación6,5
Pan7
Café6
Bodega6
Aseos8
Ambiente8
Servicio7
Cocina6,5
Postres5,5
Zanahorias a la brasa, con yogur, limón, especias del medio oriente (comino, sésamo, semillas de cilantro y semillas de hinojo) y hierbas frescas (cilantro y perejil), en el restaurante Los 33 de Madrid.
Zanahorias a la brasa, con yogur, limón, especias del medio oriente (comino, sésamo, semillas de cilantro y semillas de hinojo) y hierbas frescas (cilantro y perejil), en el restaurante Los 33 de Madrid.CÉSAR LUIS

El fuego de las hogueras, en ignición permanente y contiguas a las parrillas que ocupan un lateral de su recoleto comedor, sustenta el vértice emocional de la casa. A la vista se asan todos los cortes cárnicos y se saltean verduras y chacinas, incluidas las chistorras, que se trasladan a los platos segundos después. Resulta insoslayable el sándwich mixto o bikini de jamón y queso a la parrilla, icono de la casa y el plato más demandado de su carta. Son magníficas las anchoas de Santoña sobre pan brioche a la mantequilla ahumada; agradables las empanaditas de entraña picada a cuchillo con especias a la salsa criolla; anodinos los pimientos tipo Padrón; graciosas las fainás —planchas crujientes de harina de garbanzos— en compañía de burrata a las hierbas; y sabroso el choripán, chorizo blanco acompañado de lechuga y vinagreta en un panecillo brioche.

De la parrilla salen carnes que no son ajenas a ciertos reparos: son demasiado secas las mollejas de ternera, pero impecable la entraña de angus, y es bastante menos convincente el clásico asado de tira con guarnición de patatas mini y cebollitas, corte que tras cocinarse al vacío se pasa por la parrilla y se cubre con una salsa demi-glacé que enmascara su sabor.

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS
Bikini o sándwich mixto cocinado muy lentamente a la brasa para que el pan quede tostado, crujiente y el queso bien derretido, y a su vez tenga un toque ahumado. Realizado con pan tramezzini, queso havarti y jamón cocido, en el restaurante madrileño Los 33.
Bikini o sándwich mixto cocinado muy lentamente a la brasa para que el pan quede tostado, crujiente y el queso bien derretido, y a su vez tenga un toque ahumado. Realizado con pan tramezzini, queso havarti y jamón cocido, en el restaurante madrileño Los 33.CÉSAR LUIS

Dos únicos postres, excesivamente contundentes (flan de queso mascarpone con dulce de leche y espuma de chocolate al aceite de oliva), resuelven el trámite goloso sin mayores aspiraciones. El éxito de Los 33, de plena moda en el panorama gastronómico madrileño, se fundamenta en varios aspectos. La cocina, en actividad permanente, no cierra en ningún momento del día; sus precios apuntan a moderados, y su interiorismo, incluido el espacio que ocupa la entrada, con barra y mesitas anexas, conforman un marco particularmente acogedor.

Los 33

  • Dirección: plaza de las Salesas, 9. Madrid.
  • Teléfono: 914 99 72 58.
  • Web: los33.net.
  • Cierra: los domingos y los lunes a mediodía. 
  • Precio: entre 40 y 50 euros por persona. Empanaditas de entraña (cuatro unidades), 12 euros; bikini a la parrilla, 12 euros (media ración, 8 euros); mollejas de ternera, 22 euros; entraña de angus, 24 euros; flan de queso con dulce de leche, 6 euros.

Suscríbete aquí a la newsletter de El Viajero y encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestras cuentas de Facebook, Twitter e Instagram.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS