CRÍTICA GASTRONÓMICA
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Restaurante Boccondivino, el italiano más auténtico de Madrid

El gastrónomo y empresario sardo Ignazio Deias reabre su local con una carta basada en recetas tradicionales que incluyen la auténtica mortadela de Bolonia, pasta con alcachofas o gambas rojas, ‘risottos’ y guisos de carne

Pasta tradicional de Cerdeña, 'malloreddus alla campidanese', uno de los platos del restaurante Boccondivino, en Madrid.
Pasta tradicional de Cerdeña, 'malloreddus alla campidanese', uno de los platos del restaurante Boccondivino, en Madrid.Massi Puelles

En julio de 1999 el gastrónomo y empresario sardo Ignazio Deias inauguraba en Madrid el restaurante Boccondivino. Un lugar diferente que pronto se convertiría en el italiano más genuino de la capital a partir de platos del país transalpino arraigados en el olvido. En esencia, cocina popular, de temporada, sin otros argumentos que la calidad de los ingredientes y la autenticidad de cada receta. Para su iniciativa eligió el mismo nombre con el que el movimiento Slow Food había bautizado el restaurante alojado en su sede central en la localidad italiana de Bra (Osteria del Boccondivino), biblia de las raíces culinarias del país vecino. “Quería rendir homenaje a aquel proyecto con el que me identifico de pleno”, afirma.

Puntuación6,5
Pan6
Café7
Bodega8,5
Cocina6,5
Postres6,5
Aseos6,5
Ambiente7
Servicio6
El gastrónomo y empresario sardo Ignazio Deias, en su restaurante en Madrid.
El gastrónomo y empresario sardo Ignazio Deias, en su restaurante en Madrid.Massi Puelles

En la primavera de 2011, el restaurante de Deias cerraba sus puertas. De nuevo ahora, como si nunca se hubiera marchado, vuelve a rememorar el pasado en otro local singular de la mano de recetas familiares de media Italia. Un testimonio de su enorme cultura culinaria y del sentido del humor que le caracteriza.

La sala del restaurante Boccondivino.
La sala del restaurante Boccondivino.

Los entrantes, ordenados de menos a más por temperaturas, acaparan la mitad de la carta. De la auténtica mortadela de Bolonia y el queso parmesano de dos años a la burrata de Puglia con tomate fresco. Listado que prosigue con la rotunda sardina saor, marinada con cebolla y pasas al estilo de Venecia, y con el conejo a la piamontesa, algo desaborido, que emula algún atún en conserva. Tras el guiso caliente de coliflor con aceitunas y salchichas, poco llamativo, prosiguen otras opciones: es suculento el pulpo guisado con tomate y aceitunas en empanada, receta habitual entre Nápoles y Roma, de la que solo se presenta el relleno, y resulta resultona la sepia con guisantes, icono de los recuerdos sardos de Deias.

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS
'Paccheri di Gragnano alla Nerano', uno de los platos de Boccondivino.
'Paccheri di Gragnano alla Nerano', uno de los platos de Boccondivino.Massi Puelles

Con el mismo compromiso de autenticidad siguen los platos de pasta, que incluyen alcachofas, ternera o gambas rojas a modo de aderezos. Solo si se opta por la trufa blanca (Tuber magnatum pico) los precios se disparan, tal y como sucede con los espléndidos tallarines al huevo. Más sorprendente aún resulta el risotto del día cuya receta, según el patrón de la casa, fluctúa en función del estado de ánimo de su jefe de cocina. Arroces de la variedad carnaroli o vialone nano que se presentan en su punto justo, como en el risotto de alcachofas.

Plato de 'Vitello tonnato'.
Plato de 'Vitello tonnato'.Massi Puelles

Entre los platos de más peso, algunos guisos de carne tan reconfortantes como el de ternera con vino tinto. Tampoco sus dulces se distancian de los estereotipos: es correcto el tiramisú y excelente la torta di rose de Mantua.

La 'torta di rose' de Mantua, uno de los postres de Boccondivino.
La 'torta di rose' de Mantua, uno de los postres de Boccondivino.Massi Puelles

En capítulo aparte figura su bodega, monumental, que Deias incentiva con acciones promocionales (vinos del día y caprichos del mes) a precios especiales.

Boccondivino no es un italiano del montón, ni un lugar barato, ni tampoco el mejor de Madrid, sino el más auténtico. Un restaurante repleto de verdades donde los platos no se rigen por pautas modernas, sino tradicionales.

Restaurante Boccondivino

  • Dirección: calle Poeta Joan Maragall, 17-19 Madrid.
  • Teléfono: 913 788 183.
  • Web: boccondivino.es.
  • Cierra: los domingos por la noche y los lunes.
  • Precio: entre 60 y 90 euros por persona. Albóndigas de bacalao y limón, 16,45 euros; risotto de alcachofas, 25 euros; ternera guisada con setas, 24,95 euros; tallarines al huevo con trufa blanca, 66,80 euros; flan de nata a la naranja, 8,80 euros.

 

Suscríbete aquí a la newsletter de El Viajero y encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestras cuentas de Facebook, Twitter e Instagram.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS