Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vísteme despacio que he pasado una pandemia

La moda de autor española apuesta por una industria sostenible y a otro ritmo

Los estilismos quedaron confinados en el armario el 14 de marzo. La cuarentena selló tiendas, paralizó talleres y canceló eventos sociales, producciones y desfiles. La industria de la moda quedó estupefacta. Desde casa, diseñadores y creadores se han esmerado en idear un salvavidas para mantenerse a flote. Esbozar patrones, imaginar tejidos y reestablecer la base de la moda de autor. La sostenibilidad, la artesanía y la tecnología se perfilan como los cimientos del diseño poscovid.

Madrid es Moda ha sido testigo. El proyecto ha reunido a una treintena de creadores contemporáneos en la capital entre el 7 y 13 de septiembre, y se celebra en paralelo la Fashion Week de Madrid 2020. La cita ha apostado por presentaciones íntimas y cercanas, que brindan homenaje a la narrativa con la que se estrena la moda.

La venta online –que ha crecido durante la cuarentena– ha dado un poco de aire, pero no ha aliviado el cerrojazo de los atelieres. Para Modesto Lomba, director creativo de la Asociación de Creadores de Moda Española (ACME), el coronavirus “ha obligado a replantearnos la forma en la que compramos”. “De ahí ese empuje del slow fashion”, agrega, “el consumo va a seguir un camino más responsable e inteligente. Es el futuro. Al final también hablamos de slow vida, es una forma de vivir”.

Se reivindican prendas con una esperanza de vida más larga, más emocionales y más cercanas. “Es una moda que necesita ser contada para poner en valor el trabajo que hay detrás”, resume Pepa Bueno, directora de ACME: “Patrón, diseño, confección y una artesanía tradicional llevada al mundo del diseño contemporáneo”. La reflexión y el cambio forman un denominador común en la moda poscovid. “La industria estaba haciendo mucho ruido innecesario”, explica Moisés Nieto, que dirige su propia firma. “No pensábamos qué es lo que estábamos haciendo mal. Necesitábamos un parón y analizar cómo estaba el sector; cuál es el objetivo que queremos alcanzar y trabajar hacia algo que sea coherente”. La pandemia ha sido el catalizador.

Para arrancar en una dirección diferente, Nieto considera indispensables “lo sostenible y el made in spain. Sin eso, es complicado que la industria crezca”. En España, este tipo de diseño está íntimamente ligado a la artesanía, tal y como cuenta Bueno. “No se encuentra en otros países de nuestro entorno, donde la gran parte de estas técnicas han desaparecido”. Los autores abogan por sacar jugo a este factor diferenciador. “Deberíamos exportar el arte que tenemos, la cultura, la artesanía, y no solamente dejamos que vengan grandes firmas a aprovecharse de nuestro savoir faire”, incide Pelayo Díaz, que ha colaborado con la nueva colección de The Extreme Collection.

“Sería un error volver a lo de antes”, apunta Díaz en referencia al consumo desmedido de prendas y a la actualización continua del armario. El fashion volátil confunde y provoca una falsa sensación que hace que el abrigo del año pasado ya no sea lo suficientemente bueno. “Si comprásemos bien… Poco, pero bien: ropa que nos represente, que diga quiénes somos, que se pueda heredar. Ese es el camino hacia donde yo creo que tendría que ir la moda”.

Más información