Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unidos a las redes de pequeños productores

La autora cuenta cómo adaptarse a la situación creada por el confinamiento ante la covid-19 desde una organización internacional de comercio justo

Estamos trabajando virtualmente y siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud
Estamos trabajando virtualmente y siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud

Nos encontramos ante un momento de gran incertidumbre y complejidad con una grave crisis global como telón principal que afecta a prácticamente todos los rincones del mundo. Por ello, ahora más que nunca es necesaria la colaboración conjunta de todos los países, y la oportunidad de reforzar los valores y principios inherentes en las personas y recogidos en las cartas magnas de numerosas naciones, como son: la justicia, la solidaridad, la igualdad, y en definitiva la humanidad, que tan necesaria es, y que tanto se agradece, aún más en estos momentos que estamos viviendo.

Las empresas, al igual que todos nosotros, se están adaptando en todas las partes del mundo para minimizar lo máximo posible la propagación del covid-19. Por la parte que nos corresponde, en Fairtrade estamos trabajando virtualmente y siguiendo las recomendaciones tanto del Gobierno, como del Ministerio de Salud y de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Nuestro trabajo está en curso y estamos comprometidos a ayudar a los productores que están en el corazón de nuestro sistema.

Todos estamos conectados, no solo en nuestras regiones y ciudades, sino también a escala mundial, y así como la propia pandemia atraviesa el mundo también lo hacen las cadenas de suministro. Por este motivo, hay una gran preocupación hacia las personas más vulnerables, ya que aquellos que viven de sus ingresos diarios serán los primeros y más afectados por este período de aislamiento social y desaceleración económica.

La Prima Fairtrade se puede usar para comprar y distribuir mascarillas o implementar campañas de higiene

Los propietarios de pequeñas empresas, sus empleados y trabajadores, y otras personas con empleos precarios ya viven con márgenes ajustados y tienen dificultades para llegar a fin de mes. Por su parte, los pequeños productores y trabajadores agrícolas en el sur global luchan cada año para ganar lo suficiente para mantener a sus familias. En Fairtrade estamos en estrecho contacto con las redes de productores, quienes están proporcionando actualizaciones a medida que la situación cambia a diario. Todas las redes están trabajando en programas de sensibilización y apoyando a los productores de forma remota. Además, Fairtrade ha anunciado que las organizaciones de productores certificadas pueden usar su Prima Fairtrade de manera más flexible durante este tiempo.

La Prima Fairtrade es una suma adicional además del precio que las organizaciones de productores ganan en cada venta de Comercio Justo y que invierten en proyectos de su elección para beneficiar a sus negocios y comunidades. Los Comités de Prima Fairtrade administrados por los trabajadores de las plantaciones certificadas pueden, de acuerdo con la compañía, distribuir hasta el total de sus fondos de la Prima Fairtrade como distribuciones directas de efectivo a los trabajadores. También son posibles los desembolsos en especie de bienes de consumo. Esta medida también se puede usar para minimizar la propagación de enfermedades, como, por ejemplo, para comprar y distribuir mascarillas o implementar campañas de higiene.

Fairtrade ha anunciado que las organizaciones de productores certificadas pueden usar su Prima Fairtrade de manera más flexible durante este tiempo
Fairtrade ha anunciado que las organizaciones de productores certificadas pueden usar su Prima Fairtrade de manera más flexible durante este tiempo

Pero a pesar de todas las dificultades y la cruda realidad para todos, es gratamente alentador saber cómo las comunidades se unen para la protección y el apoyo mutuo. En Fairtrade hemos estado recibiendo actualizaciones de nuestros colaboradores y redes de productores de todo el mundo, lo que subraya que esta es realmente una gran oportunidad como sociedad, para unirnos y para apoyarnos mutuamente durante esta crisis, y poder tejer esas redes de humanidad, solidaridad e igualdad aún más fuertes.

El apoyo además se puede demostrar de diversas formas: consumir de manera socialmente responsable es una de ellas, considerando cómo podemos apoyar tanto a la economía local, así como a los que se pueden ver aún más afectados como los productores del sur. Tomando decisiones sostenibles, comprando solo lo que necesitamos y de manera justa. El Comercio Justo es un sistema comercial solidario que persigue el desarrollo de los pueblos y trabaja para erradicar la pobreza; está al alcance de todos y permite que los productores más vulnerables puedan obtener salarios dignos y condiciones de trabajo justas.

Muchos agricultores que cultivan los alimentos que consumimos a diario no ganan lo suficiente para alimentar a sus propias familias. Por ello desarrollar un modelo de Comercio Justo que promueva una forma de consumo más justa y responsable, y que fomente condiciones de vida y trabajo dignas para los productores agrícolas es una de las transformaciones sociales hacia las que tenemos que caminar, y ahora más que nunca tenemos que demandar condiciones justas: protección medioambiental y cadenas de alimentación sostenibles y saludables, en pro de un mundo más ético y una mejor sociedad.

Paula M. Pérez Blanco es responsable de comunicación de Fairtrade Ibérica.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información