Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lo nuestro

En España sobran miedo y egoísmo, gente que se queja y privilegiados que se comportan como si no lo fueran

Miembros de la ONG Cesal preparan alimentos y productos básicos de higiene para ser distribuidos a familias vulnerables.
Miembros de la ONG Cesal preparan alimentos y productos básicos de higiene para ser distribuidos a familias vulnerables. EFE

Hace más de 15 años, la viuda de un histórico dirigente clandestino del PCE, diplomada en cárceles, sufrimiento y represión durante 40 años de dictadura, me dijo que nunca había oído hablar más de solidaridad y nunca la había visto menos en la sociedad española. Recuerdo sus palabras a diario, ahora que el término solidaridad se ha convertido en trending topic total gracias a las donaciones de famosos, canciones que estrenan famosos, carreras virtuales patrocinadas por famosos, etcétera. Mientras todos los sectores a los que pertenecen esos famosos, y otros muchos, reclaman ayudas específicas para lo suyo como si el dinero no se fuera a acabar nunca, siento escalofríos. ¿Y qué pasa con los inespecíficos, con los que no poseen nada, con los que no han podido ahorrar? Parados de larga duración, temporeros, trabajadores que encadenan contratos temporales, jóvenes sujetos a la estafa de las becas y las prácticas, falsos autónomos, familias que subsistían gracias a las asistentas que ya no pueden limpiar en siete casas… Ni siquiera sabemos cuántos miles, decenas de miles o centenares de miles de personas viven en esta situación en España, pero aunque nadie quiera preguntarse por el precio de la factura que nos costará esta crisis, ya sabemos que la pagarán sobre todo ellos. Si logramos que el virus no mate a los más débiles para dejar después que los más pobres se hundan en la miseria, no habremos hecho nada bueno. Para paliar su situación, el único remedio es que cada uno deje de pensar en lo suyo y que todos empecemos a pensar en lo nuestro. En España sobran miedo y egoísmo, gente que se queja y privilegiados que se comportan como si no lo fueran. La solidaridad no es un vídeo que se estrena esta tarde en las redes.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >