Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Lo nuestro

En España sobran miedo y egoísmo, gente que se queja y privilegiados que se comportan como si no lo fueran

Miembros de la ONG Cesal preparan alimentos y productos básicos de higiene para ser distribuidos a familias vulnerables.
Miembros de la ONG Cesal preparan alimentos y productos básicos de higiene para ser distribuidos a familias vulnerables.Eduardo Oyana (EFE)
Más información
El virus excluye más todavía al asentamiento ilegal de La Cañada Real
Desahuciados por la pandemia

Hace más de 15 años, la viuda de un histórico dirigente clandestino del PCE, diplomada en cárceles, sufrimiento y represión durante 40 años de dictadura, me dijo que nunca había oído hablar más de solidaridad y nunca la había visto menos en la sociedad española. Recuerdo sus palabras a diario, ahora que el término solidaridad se ha convertido en trending topic total gracias a las donaciones de famosos, canciones que estrenan famosos, carreras virtuales patrocinadas por famosos, etcétera. Mientras todos los sectores a los que pertenecen esos famosos, y otros muchos, reclaman ayudas específicas para lo suyo como si el dinero no se fuera a acabar nunca, siento escalofríos. ¿Y qué pasa con los inespecíficos, con los que no poseen nada, con los que no han podido ahorrar? Parados de larga duración, temporeros, trabajadores que encadenan contratos temporales, jóvenes sujetos a la estafa de las becas y las prácticas, falsos autónomos, familias que subsistían gracias a las asistentas que ya no pueden limpiar en siete casas… Ni siquiera sabemos cuántos miles, decenas de miles o centenares de miles de personas viven en esta situación en España, pero aunque nadie quiera preguntarse por el precio de la factura que nos costará esta crisis, ya sabemos que la pagarán sobre todo ellos. Si logramos que el virus no mate a los más débiles para dejar después que los más pobres se hundan en la miseria, no habremos hecho nada bueno. Para paliar su situación, el único remedio es que cada uno deje de pensar en lo suyo y que todos empecemos a pensar en lo nuestro. En España sobran miedo y egoísmo, gente que se queja y privilegiados que se comportan como si no lo fueran. La solidaridad no es un vídeo que se estrena esta tarde en las redes.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Almudena Grandes

Madrid 1960-2021. Escritora y columnista, publicó su primera novela en 1989. Desde entonces, mantuvo el contacto con los lectores a través de los libros y sus columnas de opinión. En 2018 recibió el Premio Nacional de Narrativa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS