Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esta (no) es otra foto más de gatos

Esta (no) es otra foto más de gatos
Reuters

HAY REFUGIOS de montaña, refugios antiaéreos, refugios para niños sin familias y refugios para pudientes temerosos de una hecatombe nuclear. Los hay de mil tipologías y naturalezas. Este es un refugio para gatos. Ahí los tienen en sus estanterías, tranquilos e incluso alguno de ellos posando para el fotógrafo, mientras esperan la adopción que puede cambiar sus vidas. No es seguro que, de producirse, la cambie para bien: aquí están como reyes. El local se llama Rumah Kucing Parung, está en Bogor, oeste de Java, Indonesia, y lo regenta una señora de 45 años llamada Dita Agusta que, gato más, gato menos, viene a ser una especie de Noé de los felinos. Aquí, en su personal Arca, no los salva del diluvio, sino de la soledad. Los alimenta, los cuida y les da cariño en espera de un dueño. Pero si estos animales hablaran, alguno diría, quizás, que prefiere quedarse.