Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andrew Yang, el candidato de la renta básica y la marihuana

Es el único aspirante de las primarias demócratas de EE UU que promete 1.000 dólares para cada ciudadano estadounidense mayor de 18 años

Andrew Yang, el candidato de la renta básica y la marihuana

A Andrew Yang le ha costado que lo tomen en serio. El pasado abril, en una gélida tarde a los pies del monumento de Abraham Lincoln en Washington, el precandidato demócrata quiso calentar el ambiente refiriéndose a su plan estrella: un ingreso básico universal de 1.000 dólares mensuales a los ciudadanos mayores de 18 años. “¿¡Qué harán con el dinero!?”, preguntó el asiático-americano. El público, en su mayoría jóvenes de minorías raciales, respondió entre risas: “¡Comprarme un coche!”, “¡Bebérmelos!”. Al empresario tecnológico de 44 años no le hizo gracia. Tampoco que en el debate televisado en noviembre, al que solo acudieron 10 postulantes de la sobrepoblada carrera demócrata, le dieran la palabra por primera vez a los 32 minutos de transmisión. Pero ni la ligereza con que algunos ven sus propuestas ni la falta de espacio en los medios tradicionales parecen detener al aspirante a la Casa Blanca, que ya ocupa el sexto lugar en las encuestas.

A pesar de que Yang ha captado la atención por sus singularidades, lo cierto es que comparte una historia familiar con la que millones se identifican. Su padre, que creció en una granja de cacahuetes en Taiwán, emigró en los sesenta hacia Estados Unidos en busca del sueño americano. En la escuela de posgrado de la Universidad de Berkeley, California, conoció a su futura esposa, también inmigrante taiwanesa. Juntos formaron un hogar en una pequeña ciudad de Nueva York llamada Somers. A los 24 años, el hijo menor de esa familia, Andrew, era un economista de Brown y abogado de Columbia que trabajaba 80 horas a la semana por 150.000 dólares anuales en la firma Davis Polk. Sin embargo, eso duró poco. El sueño americano de sus padres se había cumplido, pero su quimera personal no.

Hijo de inmigrantes y emprendedor, comparte una historia con la que se identifican millones

A principios del nuevo milenio, la burbuja tecnológica condujo a la start-up que había fundado Yang hacia un precipicio y al emprendedor a la quiebra. Sin grandes aspiraciones, se unió a una compañía que capacitaba a estudiantes para los exámenes de entrada a las escuelas de negocio. Eso y la llegada de la recesión de 2008, paradójicamente, lo salvó. La gran crisis llevó a miles de empleados a la calle y a las aulas para buscar nuevas alternativas profesionales. Eso robusteció a su compañía, Manhattan Prep, que finalmente fue comprada por “decenas de millones de dólares”. Con ese capital, Yang fundó Venture for America, dedicada a otorgar becas de dos años a los graduados de las mejores universidades para que trabajen en nuevas empresas del Rust Belt, una zona de Pensilvania y Estados colindantes donde la actividad industrial es una parte central de la economía y que se ha visto muy afectada por la automatización laboral.

Barack Obama honró a Yang como “defensor del cambio” en 2012 y “embajador presidencial para el emprendimiento global” en 2015 por su labor en Venture for America, empresa a la que renunció para postularse a la presidencia de EE UU cuando era un completo desconocido en Washington. “La razón por la que Donald Trump es nuestro presidente es porque automatizamos cuatro millones de empleos manufactureros en Michigan, Ohio, Pensilvania, Wisconsin”, suele postular Yang. El impacto de las nuevas tecnologías en el empleo es la preocupación medular del candidato, y para mitigar el golpe de “la cuarta revolución industrial” contra los camioneros, telefonistas o repartidores de comida rápida, entre otros, propone que cada ciudadano adulto reciba 1.000 dólares al mes.

Defiende un seguro de salud universal, aboga por un “capitalismo humano” y por legalizar la marihuana

El lema de la campaña es Make America Think Harder (MATH) (Haz que Estados Unidos piense más). Yang quiere crear el cargo de secretario de Tecnologías, invertir en geoingeniería para frenar los efectos del cambio climático y aplicar regularizaciones específicas a Facebook y Twitter. Está a favor de un seguro de salud universal, pero manteniendo la opción privada; de legalizar la marihuana y de establecer como sistema económico el “capitalismo humano”, donde las personas estén por encima del dinero. “Piense en una compañía farmacéutica que cobra tarifas exorbitantes por un medicamento que salva vidas porque los clientes están desesperados”, plantea en su sitio web para defender su argumento.

No es de extrañar que un candidato que ha aparecido sobre el escenario proyectado como un holograma en tres dimensiones; que se saca fotos en una plantación de cannabis citando a Heisenberg, el fabricador de metanfetamina de la serie Breaking Bad, o que se lanza a los brazos de sus seguidores en un encuentro para recaudar fondos cual estrella de rock, tenga un sólido y poco convencional batallón de apoyo. Se hacen llamar los Yang Gang (la pandilla de Yang) y trabajan arduamente para viralizar a su candidato. También se encargan de defenderlo cuando no le dan un trato justo en los medios, como la docena de veces que MSNBC ha omitido su nombre del listado de postulantes demócratas pese a que encuestas como la de Nuevo Hampshire lo ubiquen en el sexto puesto, por encima de tres senadores y varios otros competidores que han tenido cargos electorales. Las tres palabras insignias de las bases de este candidato que quiere que lo tomen en serio son: “Math. Money. Marijuana”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información