Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Optimista y a lo grande

Composición navideña de globos rosas.
Composición navideña de globos rosas.

Seis arquitectos e interioristas nos enseñan cómo decoran su casa en diciembre. Como buenos creativos, han ideado propuestas originales, que confieren una dimensión completamente nueva a elementos clásicos. Sus obras son auténticos proyectos efímeros. Ideas con mucho estilo para eludir la manida estética de estas fechas sin olvidar el espíritu festivo.

Rut Chicote. Una mesa informal

Decoración con vajilla desparejada y adornos naturales.
Decoración con vajilla desparejada y adornos naturales.

UN POCO por curiosidad y otro poco por necesidad, Rut Chicote, de 39 años, montó su blog de decoración en 2013. Durante dos años compaginó la publicación de artículos sobre proyectos y consejos de interiorismo con su trabajo por cuenta ajena como diseñadora de espacios comerciales y decoradora. Con el tiempo empezaron a llegarle encargos de asesoramiento y propuestas para diseñar viviendas. En 2015 lanzó su propio estudio. Vive en un piso en Valencia con su pareja y sus dos hijos. Como estilista, recibe muchos encargos para diseñar decoraciones navideñas y mesas de comedor. De hecho, ha participado en dos ocasiones en la creación de espacios navideños para el Leroy Merlin de Valencia, firma a la que pertenecen algunos de los elementos que ha escogido para su propuesta.

Rut Chicote, en la cocina de su casa.
Rut Chicote, en la cocina de su casa.

Nos encontramos en su salón, en la zona de comedor. A Chicote le gusta que la decoración sea casual. Cada año se encarga de adornar la mesa familiar. “Me encanta sorprender con pequeños detalles”, dice. Aquí, en lugar del clásico mantel, la mesa ha sido cubierta por un camino (heredado de su madre) y salvamanteles individuales. La vajilla, vasos y copas son desparejadas de diferentes firmas: Ikea, Zara o Villeroy & Boch. La decoración natural es de la floristería local Absoluta Flora, a base de eucalipto robusto, pitosporino y ramas de illex. Para enredar los ramilletes de los boles y la corona del aparador, ha usado bastidores de bordado de madera.

Studio Animal. Vidriera contemporánea

Vidrieras hechas con vinilo traslúcido.
Vidrieras hechas con vinilo traslúcido.

Es fácil reconocer el sello del estudio del arquitecto Javier Jiménez Iniesta, de 41 años, porque, como le gusta puntualizar, no se limita a aplicar una gráfica a un espacio. Más bien es la propia gráfica la que lo construye, dotándolo de una condición tridimensional que lo convierte en una suerte de escenario, comercial o doméstico. En sus espacios, a menudo un determinado recurso constructivo con un tratamiento de color se articula como el hilo conductor de todo el proyecto. Por eso su intervención navideña se ha centrado en eso, en el color, en cómo conseguir un efecto trabajando además con la luz natural, una olvidada en esta festividad invernal.

Javier Jiménez Iniesta y su pareja, Sandra López de Santiago, en su casa.
Javier Jiménez Iniesta y su pareja, Sandra López de Santiago, en su casa.

Nos encontramos en el comedor de su casa en Madrid, que comparte con su pareja, Sandra López de Santiago, de 45 años. Una vivienda con unos grandes balcones que Javier ha cubierto con cuadrados de vinilo traslúcido, que colorean la luz, a modo de vidriera contemporánea, generando una ambientación diurna más íntima.

Gonzalo del Val. Navidad salvaje

El salón deGonzalo del Val y su pareja, Judit Parejo, convertido para estas fiestas en una especie de bosque interior.
El salón deGonzalo del Val y su pareja, Judit Parejo, convertido para estas fiestas en una especie de bosque interior.

Gonzalo del Val, de 36 años, dirige su propio estudio de arquitectura e interiorismo de viviendas. Su casa-estudio en Madrid —que comparte con su novia, la psicóloga Judit Parejo, de 33 años— es un espacio con carácter industrial. La decoración por la que ha optado es todo lo opuesto, es salvaje y natural.

Gonzalo del Val y su pareja, Judit Parejo, en el salón de su casa.
Gonzalo del Val y su pareja, Judit Parejo, en el salón de su casa.

Para darle forma, encargó al vivero Fronda Majadahonda siete abetos de Normandía de entre 1,5 y 2,5 metros de alto, que ha colocado por todo el salón. Las macetas han sido recubiertas con cartulinas espejadas, como guiño a ciertos muebles o recursos constructivos de la casa. Y la guirnalda es de estilo chiringuito, adquirida en Ovalamp. Dadas las dimensiones de los árboles, se necesitan techos de tres metros de altura. “La decoración navideña sirve para cambiar radicalmente un espacio con recursos más bien sencillos”, dice Del Val.

Patricia Bustos. Bienvenidos a mi fiesta

Composición navideña de globos rosas.
Composición navideña de globos rosas.

“La Navidad es mi momento de cambio de ciclo”, dice Patricia Bustos. A la madrileña siempre le había atraído el interiorismo, pero hizo Empresariales. Un curso posterior en la escuela londinense Central Saint Martins encaminó su futuro hacia el diseño: primero al de moda y después al de interiores. En 2018 ganaba el Premio al Mejor Proyecto de Casa Decor. Entremedias, formó parte del estudio Living Pink.

Patricia Bustos (derecha) y Carol Díaz.
Patricia Bustos (derecha) y Carol Díaz.

Cuando se separaron, en 2015, fundó Blossom Studio, germen del que hoy lleva su nombre, Patricia Bustos Studio. A sus 37 años, ha evolucionado hacia un enfoque más futurista del estilo Mid Century Modern y el movimiento Memphis. Vive con su marido y sus tres hijos en dos pisos unidos en el barrio de Salamanca de Madrid, que también albergan su oficina. Su intervención en el recibidor la ha realizado con Carol Díaz Torroba (de 37 años), de The Milkshake Room, con quien colabora en proyectos efímeros. Torroba es experta en decorar espacios y celebraciones. Aquí han optado por una composición de globos rosas de diferentes tamaños con acabados mate, metalizado e iridiscente, que se precipitan en cascada sobre el aparador y el papel pintado, modelo Diversity de Tres Tintas, diseñado por Patricia.

Made Studio. El árbol sucinto

El piso de Borja García y Laura Ros, ambientado para Navidad con un juego de geometrías y luces.
El piso de Borja García y Laura Ros, ambientado para Navidad con un juego de geometrías y luces.

Borja García, de 39 años, y Laura Ros, de 33, fundaron Made Studio en 2017 en Valencia. García había trabajado previamente como diseñador independiente, y Ros, como arquitecta, principalmente fuera de España. Aunque él se formó primero como diseñador industrial, habiendo proyectado para importantes firmas como Punt, Mobenia, el grupo Gandia Blasco y Mad Lab, con el tiempo decidió estudiar también Arquitectura, sumando el diseño de viviendas a su actividad como diseñador de mobiliario y objetos. Uno de sus últimos trabajos ha sido la reciente ampliación del restaurante Habitual de Ricard Camarena en Valencia. Con influencias de los movimientos escandinavo y minimalista japonés, su estilo es sobrio pero a la vez muy expresivo.

Borja García y Laura Ros, en su piso.
Borja García y Laura Ros, en su piso.

García y Ros viven en un piso en el céntrico barrio de Ruzafa, con suelos de madera en espiga, paredes blancas y mobiliario mínimo. Una de las particularidades del proyecto de su propia vivienda son sus transiciones, prácticamente solo sugeridas, sin divisiones permanentes al uso. Y es precisamente una de estas transiciones, entre el salón-comedor y su dormitorio, la zona que han decidido intervenir. Unos esbeltos conos de fieltro simulando árboles, otros tantos hechos con papel vegetal y unos globos de vidrio conforman una sugerente ambientación, adornada con una larga guirnalda de seis metros. Toda la iluminación se ha hecho con discos o elementos led a pilas, evitando así cables que estropearan la delicada escena.

Romero & Vallejo. Exteriores más cálidos

Sara Romero y Mariano Vallejo han convertido el jardín común en un sutil campo de luces.
Sara Romero y Mariano Vallejo han convertido el jardín común en un sutil campo de luces.

Sara Romero, de 42 años, y Mariano Vallejo, de 45, fundaron en Toledo en 2004 su estudio de arquitectura, que abarca también el diseño de interiores y de producto, así como proyectos de dirección creativa. En los últimos años han desarrollado varios complejos de cohousing: viviendas privadas que comparten servicios y espacios comunes. Por su envergadura, destaca el proyecto Vitápolis, un edificio a punto de ser terminado en el barrio de Santa María de Benquerencia de Toledo y conformado por varios apartamentos adaptados para mayores.

Sara Romero y Mariano Vallejo.
Sara Romero y Mariano Vallejo.

Ellos mismos viven en otro de sus proyectos, a las faldas del casco histórico de Toledo. Este complejo está integrado por seis viviendas, con un corredor lateral que proporciona el acceso a los diferentes apartamentos al tiempo que funciona como jardín y área comunitaria. Fue diseñado para potenciar la socialización entre los vecinos y se utiliza como cine de verano. Esta es justo la zona que Romero y Vallejo han decidido intervenir. Con una idea muy sencilla, unos faroles de distintos tamaños y formatos, han ido configurando diferentes composiciones de iluminación nocturna según el rincón. Desde el interior de las viviendas ofrecen una cálida atmósfera navideña, reforzada por los asientos de fieltro Ruff Pouf, un diseño suyo para la firma Gan. Los faroles, por su parte, son de la empresa de mobiliario exterior Gandia Blasco.