Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cooperación como medicina contra el discurso del odio

El compromiso político y ciudadano pueden conseguir grandes logros en materia de desarrollo y traspasar cualquier frontera

La Cooperación Internacional al Desarrollo es sinónimo de solidaridad. Algo que hace mucha falta en la actualidad.
La Cooperación Internacional al Desarrollo es sinónimo de solidaridad. Algo que hace mucha falta en la actualidad.

En este blog hemos compartido muchas ideas y opiniones sobre la Cooperación al Desarrollo. Es así que quisimos conocer un poco más sobre la labor que se realiza localmente y por ello entrevistamos a José Ángel Calle, director de la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AEXCID).

¿La razón? El caso extremeño es muy particular en cuanto a este tema. Entre las comunidades autónomas, Extremadura es la segunda en esfuerzo económico por habitante en políticas de cooperación al desarrollo (la primera es Euskadi), según se dio a conocer a inicios de este año. ¿Dónde se encuentran Madrid y Barcelona en la lista? Pues bastante por debajo de la meta (0,7%) destinada a contribuir con la Ayuda Oficial al Desarrollo.

“Entendemos que tenemos que empezar dando el ejemplo”, asegura Calle al destacar que las políticas sobre Cooperación Internacional al desarrollo extremeñas se empezaron a construir hace ya 25 años. Hoy no solo forma parte importante de la gestión política, sino que es considerada una política de “primera división”, una política que tiene mucha fuerza.

Y es que los ciudadanos extremeños muestran "cada vez más compromiso, exigencia y capacidad crítica", lo que se refleja en una participación activa cada vez mayor. Tanto así que "los ámbitos estratégicos para las políticas de cooperación en Extremadura fueron sugeridas por más de 80 colectivos entrevistados" en la anterior legislatura y que tienen como resultado los lineamientos de esta gestión.

"Los extremeños y las extremeñas se ven reflejadas en estas políticas", destaca el director de la AEXCID - a cargo de la institución desde el 2014-. Feminismo, sostenibilidad y cuidado de la vida, y movilidad humana: son los tres pilares estratégicos que definen a la comunidad y que fortalecen sus vínculos.

La fuerza feminista

Feminismo y cooperación, una de las identidades donde han hallado gran evolución. Desde el 2014, se desarrolló la agrupación Feministas Cooperando. El grupo está formado por cinco organizaciones especializadas en feminismo y cooperación que "orientan, fiscalizan y ayudan a codiseñar" las políticas de cooperación para "construir una cooperación internacional que tienda al feminismo", resalta.

En un mundo donde aún se encuentra arraigado el machismo, trabajar la sensibilización contra la violencia de género es una deuda pendiente para muchas regiones, en especial cuando ya se ha llegado a las 1.000 mujeres asesinadas en España. AEXCID busca ampliar su campo de acción, llevando la voz feminista en la aplicación de políticas de prevención en otros países como en América Latina y África.

Portugal, el apoyo vecinal

Otra de las particularidades de la región extremeña es el trabajo en conjunto con el país vecino, Portugal. "Nos une 900 kilómetros. Hay un concepto de ‘euroregión’ por la que compartimos ciertos servicios como la sanidad", apostilla Ángel Calle. El directivo asegura que no existe otra región española que lleve una relación de cooperación transfronteriza.

Los lazos que se crean con este país vecino son tales que la segunda lengua más estudiada (después del inglés) en esta comunidad autónoma es el portugués. "Y ahora además existe un convenio del Instituto Camoes y la AEXCID para realizar intervenciones juntos en terceros países", así plantean proyectos -por ejemplo- para la construcción de la paz en Colombia.

De esa manera, la AEXCID ha encontrado una forma de generar una red entre la plataforma portuguesa de ONG de cooperación y la extremeña para "hacer e impulsar formaciones conjuntas".

Las políticas migratorias

Extremadura fue uno de las regiones que más población perdió en los años 60 y 70. "Una de cada dos personas tuvo que migrar para mejorar sus condiciones de vida", recuerda Ángel Calle. Esta es una de las razones por la que en las consultas ciudadanas se entendió que "la cooperación tenía que vincularse para acompañar las migraciones", otro de sus actuales ámbitos estratégicos.

"Entendimos que era necesario generar oportunidades vinculando la cooperación y las migraciones para que los países de origen puedan contar con nuestro apoyo.(...) Para que las migraciones no sean una obligación sino una voluntad", afirma. Por ello, las estrategias que se realizan incluyen la creación de corredores humanitarios seguros en los tránsitos migratorios, que terminan en los puestos fronterizos. "De tal manera que a los migrantes que llegan a nuestras fronteras tengan garantizado el acceso al derecho de asilo y tengan conocimiento de ello".

Otro elemento importante para el director de la AEXCID pasa por "sensibilizar a la población de que las migraciones son un hecho natural". De ahí surge el apoyo al II Congreso Internacional de Periodismo de Migraciones que se realizará en Mérida. “¿Cómo deconstruimos mensajes xenófobos? ¿Cómo construimos espacios seguros para las migraciones?”, se pregunta Ángel Calle al mismo tiempo que responde: Utilizando nuestra mejor medicina contra los intolerantes, contra los xenófobos, utilizando nuestra mejor pedagogía que es la cooperación internacional para el desarrollo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información