Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dior saca a la moda de excursión

La firma francesa abre la semana de la moda en París con un llamamiento al respeto por el medio ambiente

A la moda le gusta proclamar que sus diseños responden al estado del mundo. En consecuencia, los pronósticos apuntaban a un énfasis particular por las cuestiones medioambientales de cara a la semana dedicada a la presentación de las colecciones de prêt-à-porter para la próxima primavera-verano que arrancó ayer en París. Que Dior hiciera construir un jardín botánico a medida en las afueras de la capital francesa para presentar su nueva propuesta no hizo más que confirmarlo. La diseñadora de la firma, Maria Grazia Chiuri, hizo circular a varias decenas de modelos que representaban modelos de feminidad muy distintos, aunque todos en perfecta comunión con la naturaleza. Había excursionistas salidas de Sonrisas y lágrimas, turistas ecorresponsables que parecían dirigirse a una playa salvaje y damas lánguidas a las que cabía imaginar paseando por una exclusiva duna. 

Chiuri propuso un uniforme distinto para cada una de ellas. Empezó con prendas inspiradas en el lederhosen de bávaros y austriacos, ese pantalón corto con tirante cruzado posterior que presentó en versión estilizada, mezclada con azules cerúleos y un uso abundante de materiales naturales como la fibra de rafia. Sus mujeres bañistas vestían, en cambio, tops de croché y túnicas manchadas de un tie-dye más bien discreto, además de sombreros de estilo bob como los que popularizó el fundador de la marca en tiempos del New Look. Hacia el final, Chiuri introdujo túnicas bordadas con motivos que parecían salidos de un manual de botánica o de la vitrina de un museo de historia natural. Desde la primera fila, las observaban actrices susceptibles de lucirlas, como Jennifer Lawrence, Julianne Moore o Isabelle Huppert. 

Su máxima inspiración para la colección fue Catherine Dior, hermana del fundador de la histórica firma francesa, detenida durante la Segunda Guerra Mundial por haber formado parte de la Resistencia. Al regresar del campo femenino de Ravensbrück en 1945, la hermana de Dior dedicó el resto de su vida a su auténtica pasión, la jardinería. Chiuri la adoptó este martes como ejemplo a seguir. Cuidar su jardín es cuidarse a uno mismo. Y a nadie se le escapó que este bosque provisional, diseñado por el colectivo de paisajistas Coloco, a quienes Chiuri descubrió en una bienal de arte contemporáneo en Sicilia, era una metáfora del propio planeta, Todavía más tratándose de una presentación que hizo referencias explícitas a la noción de antropoceno, tan en boga en el debate cultural. 

Una de las modelos durante el desfiles de Dior en París este martes.
Una de las modelos durante el desfiles de Dior en París este martes. GtresOnline

Como es habitual, el método de trabajo de Chiuri consiste en acumular, con mayor o menor suerte, un sinfín de referencias teóricas, de las que parece emanar su creación textil. En este caso, la diseñadora no se perdió en laberintos conceptuales y usó referencias más inteligibles. Por ejemplo, la experiencia del Monte Verità, una comunidad de artistas y pensadores que, a comienzos del siglo XX, se reunieron en una colina sobre el Lago Mayor con la misión de alternar pensamiento y contacto con la naturaleza. Entre ellos figuraban nombres como el psicoanalista Carl Jung, el pintor Paul Klee o la bailarina Isadora Duncan. 

La colección marcó una ruptura relativa respecto a la línea adoptada por Chiuri desde que fue nombrada para estar al frente de la marca francesa en 2016. Se despojó de sus referencias a la silueta de bailarina, procedentes de su etapa en Valentino. Y no hubo camisetas con eslóganes feministas, propuesta repetida hasta la saciedad. Pese a todo, una frase presidía las notas del desfile: “Debemos pensar. Pensar debemos”. La escribió Virginia Woolf en Tres guineas, destinándola a las mujeres de su tiempo. “Todas las ideas modernas del feminismo hablan de los humanos y de la naturaleza. Y reúnen, de nuevo, esos dos mundos”, precisó la diseñadora a la revista Vogue. La era del feminismo en Dior ha terminado. La del ecofeminismo acaba de comenzar.

Otra de las creaciones de Dior presentadas en París para la próxima primavera.
Otra de las creaciones de Dior presentadas en París para la próxima primavera. GtresOnline

 

 

 

 

Jóvenes talentos y estrenos ilustres

Una modelo durante el desfile de Marine Serre en París este martes.
Una modelo durante el desfile de Marine Serre en París este martes. GtresOnline

La otra protagonista de la jornada fue la prometedora Marine Serre, que también centró su propuesta en la cuestión medioambiental. La diseñadora francesa, de 27 años, presentó una colección, bautizada Marea negra, formada por prendas pensadas para el final de los tiempos, que parecían salidas del armario de un survivalista. La presentó en un hipódromo parisino, bajo la lluvia y con los invitados resguardándose bajo grandes paraguas de un negro estricto, en un dramático vaticinio de lo que parece avecinarse. A Serre se le sumaron ayer otras marcas ascendentes como Rokh, Y/Project o Koché.
La Semana de la Moda parisina también estará marcada por el debut en el prêt-à-porter de Virginie Viard, nueva diseñadora de Chanel tras la muerte de Karl Lagerfeld en febrero. Stella McCartney se estrenará bajo el paraguas del grupo LVMH, tras haber roto con su eterno rival, Kering, el otro gran conglomerado del lujo francés, igual que Guillaume Henry, que dejó Nina Ricci para resucitar la marca histórica Poiret. En cambio, no desfilará Kenzo, en plena transición de liderazgo tras la despedida de Carol Lim y Humberto Leon, ni tampoco Sonia Rykiel, cuya marca se ha declarado en quiebra. Tampoco estará la influyente Vetements ni otro joven prodigio como Jacquemus, que adelantó su desfile al mes de junio en la Provenza para celebrar el 10º aniversario de su marca.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >