Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por qué gracias a Louis Vuitton esta temporada llevarás cadenas de eslabones (aunque no hagas ‘trap’)

La nueva colección de joyas de Virgil Abloh para Louis Vuitton reivindica el legado del hip hop en la moda

Louis Vuitton
La campaña de la nueva colección de joyas de Louis Vuitton guarda mucha relación con 'Fresh Dressed', el documental de Sacha Jenkins que anticipaba que ascenso de la moda urbana al mundo del lujo. En la imagen, el modelo lleva collar de eslabones Patches (2.550 €) y pulsera de eslabones Patches (1.300 €).

En el debut de Virgil Abloh al frente de la línea masculina de Louis Vuitton, los invitados encontraron sobre su asiento un pequeño glosario. “Una definición liberal de términos y explicación de ideas”, rezaba el documento, en el que se desgranaban todos los elementos del universo estético del diseñador: normcore, millennial, disc jokey, Kanye West... Era la forma que tenía el americano, conocido por su predilección por los juegos conceptuales, de anunciar las novedades que iría introduciendo en la maison.

Hay un ejercicio de tradición y novedad en los motivos decorativos de cada pieza. Por ejemplo, este collar de eslabones Patches (2.500 €), con detalles de cerámica, cristales de Swarovski y el monograma tallado en los eslabones.
Hay un ejercicio de tradición y novedad en los motivos decorativos de cada pieza. Por ejemplo, este collar de eslabones Patches (2.500 €), con detalles de cerámica, cristales de Swarovski y el monograma tallado en los eslabones.

También había en él un apartado dedicado a la joyería: "Objetos de decoración a menudo caracterizados como un entendimiento de la ornamentación basado en todo-lo-que-brilla-es-oro". Una definición que contrastaba de forma deliberada con las piezas que avanzó en ese mismo desfile. El diseñador recuperaba las cadenas bling bling, propias de los raperos de los ochenta y noventa, para reinterpretarlas en una versión más minimalista, con eslabones de cerámica y metales poco comunes. Un avance de lo que sería esta primera colección de joyas que acaba de lanzar para Louis Vuitton.

La pieza central de su primera línea de joyería es un homenaje al universo urbano, desde el hip hop a la cultura del skate, que coqueteaba con el lujo mucho antes de convertirse en el centro de sus propuestas. Inspirándose en los clásicos links cubanos, similares a los collares de aquellos B-Boys que crecieron en la calle a la par del hip hop, el diseñador propone dos cadenas de eslabones en materiales exclusivos o múltiples tonalidades: el collar de eslabones LV Chain, mucho más clásico, elaborado en metal plateado y el monogram grabado de forma aleatorio; y el collar de Eslabones Patches, con eslabones pulidos y esmaltados en tonos multicolor, que llevan a la joyería la tendencia patchwork. Dos ejemplos de la meticulosa orfebrería de la firma.

Las pulseras pasan por el mismo filtro de reinvención. Por un lado, la pulsera de eslabones LV Chain presenta un acabado discreto de color plateado, mientras que la pulsera de eslabones Patches mezcla diversos materiales, desde esmalte brillante a cristales multicolores. Otro guiño a la diversidad que defendió en su primer desfile, con esa pasarela cromática que replicaba los colores del arcoíris. Porque Abloh no solo es el mejor ejemplo del cambio que vive la industria –un diseñador autodidacta convertido en el nuevo mesías del lujo– sabe que los clientes de siempre conviven ahora con millennials con ansia de exclusividad y quiere entablar un diálogo entre ambos.

FOTOS: Todas las piezas de la colección de joyas de Virgil Abloh para Louis Vuitton

Inspirándose en los clásicos links cubanos, Virgil Abloh nos propone cadenas y pulseras de eslabones. En la imagen: collar de eslabones LV Chain (795 €), collar de eslabones Patches (2.500 €), pulsera de eslabones LV Chain (495 €) y pulsera de eslabones Patches (1.300 €). Todo, de Louis Vuitton.
Inspirándose en los clásicos links cubanos, Virgil Abloh nos propone cadenas y pulseras de eslabones. En la imagen: collar de eslabones LV Chain (795 €), collar de eslabones Patches (2.500 €), pulsera de eslabones LV Chain (495 €) y pulsera de eslabones Patches (1.300 €). Todo, de Louis Vuitton.

También hay un ejercicio de tradición y novedad en los motivos decorativos de cada pieza. Sobre el metal pulido de las pulseras y los collares, el diseñador ha tallado el monograma de Louis Vuitton e incluido piezas de esmalte en azules o naranjas o cristales de colores de Swarovski. Porque las colaboraciones con otras firmas –un camino que ya había abierto Kim Jones–, van a continuar bajo su batuta. También la 'R' de marca registrada, que introdujo hace un par de temporadas, está presente en unos cierres reforzados a prueba de pérdidas.

La línea se completa con nuevas piezas de cerámica que reivindican el estilo más auténtico y vitalista de la calle. Ejemplo de ello es un anillo sello, realizado en cerámica blanca con inscrustaciones de metal en color plateado, que actualiza este clásico de la Maison. También el collar de eslabones LV hace uso del mismo material, con el colgante LV Initials de color plateado, para un resultado muy urbano. Porque como insistía Kanye West en Fresh Dressed, el documental de Sacha Jenkins que anticipaba el ascenso del streetwear al mundo del lujo: "Ser fresco es más importante que tener dinero".

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información