Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRIANZA OPINIÓN i

Lidiar con el estrés de criar a un hijo

Tener un niño o niña es una de las experiencias más bonitas e intensas que podemos vivir, pero no podemos negar que requiere mucha energía

Tener un hijo es una de las experiencias más bonitas e intensas que podemos vivir, pero no podemos negar que la crianza requiere mucha energía y que en algunas ocasiones, nos conduce a unos niveles de estrés elevados.

Desde que aparece la primera rayita en el test de embarazo comienza el tsunami emocional, en el que la felicidad se mezcla con el miedo a no ser capaces de asumir tal responsabilidad. De pronto nos vemos con un bebé en nuestros brazos absolutamente dependiente de nuestros cuidados y necesitado de un amor incondicional y conscientes, a medida que crecen, de no ser capaces de llegar a todo. Padres de hijos adolescentes advierten de que lo realmente complejo llega más tarde.

Y así nos pasamos cada etapa pensando que la crisis de la lactancia, los terribles dos años, las rabietas, los deberes… son lo más difícil que podemos encontrar en la maravillosa tarea de ser padres.

Muchos otros factores lejos de las emociones y el querer condicionan sobremanera y dificultan tener hijos: la conciliación laboral ( si es que existe ), los horarios de trabajo, la escasa baja de maternidad y paternidad, la invisibilidad de la labor de los cuidados, la maternidad y paternidad tardía,… y así podríamos llegar a una lista interminable de factores sociales que intervienen haciendo de la crianza una práctica compleja.

Superpapás y mamás con manual de instrucciones, cada vez más informados, pero más superados, que tienen como modelos los influencers de Instagram de familias perfectas con cuerpos de película y tiempo para ir al gimnasio, siempre perfectos y felices. Padres cada vez más presionados por un ideal de perfección absurda e inalcanzable.

Pero los padres reales nos equivocamos, no somos perfectos, tenemos ojeras y michelines, nos cansamos, nos desbordamos y frustramos.

Un nivel elevado de auto exigencia, que acaba con cualquiera, cuando lo que realmente necesitan los niños NO son padres perfectos sino padres felices.

Aceptar que las cosas saldrán mal. No siempre funciona lo mismo con los niños ni todas las veces que lo intentamos.

Nos equivocamos, somos humanos. Consideremos cada error siempre como una oportunidad de aprendizaje, este es el mejor mensaje que podemos trasladar a nuestros hijos.

Eduquemos desde la responsabilidad con el reconocimiento de nuestros propios límites y como no, los de nuestros hijos. A veces no podemos con todo y está bien.

Criemos con sentido común, haciendo caso al instinto que nunca falla y del que a veces dudamos, alejados de los consejos que nunca pedimos y que siempre nos dan, las críticas y las comparaciones.

Lo mejor para tu hijo no tiene reglas fijas, lo mejor para ellos siempre serás tú.

Recordemos la importancia de establecer prioridades. No es necesario que sus camisetas estén perfectamente planchadas, no pasa nada si la casa no está siempre limpia y ordenada o sí ese día no tuviste tiempo para bañarlo.

Pidamos ayuda si es necesario, para poder volver a reconectar con uno mismo y con la pareja, buscar nuestro espacio. Cuidarse no es egoísmo ¡es una necesidad!

Intentemos des estresarnos involucrando a todos los miembros de la familia. Con la colaboración de todos. Permitiendo a los niños realizar algunas tareas en casa y no haciendo las cosas por ellos, sino CON ellos.

Disfrutemos de cada momento… apagando los móviles, saliendo día antes del trabajo y sorprenderles, planear excursiones en familia, comer juntos y dialogar, abrazar, hacerse cosquillas, cocinar juntos, dejar que se manchen, bañarse en la piscina de noche, dejar fluir…

Y por último, soltemos ese sentimiento de culpa que a veces nos golpea sin medida a los padres y no nos permite disfrutar de nuestros hijos.

"Si una sociedad valora a sus niños deberá cuidar a sus padres como tesoros” J .Bowlby

*Ruth Alfonso Arias. Educadora Infantil. Educadora de familias de Disciplina Positiva.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información