Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ‘zapaticos’ llegan en masa a las costas de Granada y Málaga

Las salpas, organismos gelatinosos que han inundado la costa suroriental este fin de semana, son totalmente inofensivas para los bañistas

Imagen de las salpas que han llegado este fin de semana a costas andaluzas.

Los lugareños las conocen como zapaticos y los científicos como salpas, y se trata de un organismo perteneciente al plancton que este fin de semana ha llegado masivamente a las costas de Granada y a las más orientales de Málaga. Lo que cientos de bañistas han descubierto ya sobre la arena de la playa es una masa alargada de miles de pequeños animales transparentes con algo parecido a un botón luminiscente en su interior. Cada uno de los individuos de esa cadena –cada Salpa fusiformis en nomenclatura científica es un animal marino transparente con forma de tubo, que avanza bombeando agua a través de su cuerpo a modo de cohete y que, con el tamaño en edad adulta similar al de un dedo pulgar, se traslada por el mar en grandes cadenas de individuos a merced de las mareas y los vientos. Aunque muchos bañistas puedan confundirlas con las medusas, no tienen ningún efecto urticante ni suponen ningún peligro para los bañistas.

Los primeros avistamientos y las primeras llegadas masivas a la arena de la playa han tenido lugar el sábado, según explica el biólogo marino Jesús Bellido, del Aula del Mar de Málaga. A mediodía del lunes, aunque en menor medida, las salpas siguen llegando a las costas granadinas. Los zapaticos no son desconocidos para los bañistas de la costa de Almuñécar o Motril, como muestra el hecho de que tienen denominación popular aunque, como hace tiempo que no arribaban en la cantidad en que han llegado este fin de semana, es posible que los más jóvenes no los conozcan. Y no son extraños para quienes veranean en esas playas porque no vienen de muy lejos. Las salpas son autóctonas de la zona, solo que no se dejan ver mucho. Como cuenta Bellido, este plancton navega a su aire por el mar de Alborán, donde se alimenta de microplancton.

Los científicos del Aula del Mar de Málaga no son capaces de determinar exactamente la razón para la llegada masiva de este fin de semana

Los científicos del Aula del Mar no son capaces de determinar exactamente la razón para la llegada masiva de este fin de semana. Para Bellido puede explicarse a un cambio del viento “que haya desgajado parte de un banco y las haya acercado a la costa” o, como explica la doctora en bioquímica y biología molecular Rosa Porcel, que fue de las primeras en advertir de la situación en Twitter, “se puede deber a un bloom o subidón en la cantidad de fitoplancton de la zona debido a la temperatura del agua en este momento. Las salpas se alimentan de eso y puede ser que, gracias a esa gran cantidad de nutrientes, hayan aprovechado para alimentarse y reproducirse masivamente”. Porque igual que se trasladan por miles, los zapaticos tienen la facilidad de reproducirse por miles, describe Porcel.

Salpas en el mar.
Salpas en el mar.

Su reproducción, además de vertiginosa, puede ocurrir de forma variada, asexual o sexual. O lo que es lo mismo, solas o acompañadas. En el caso de la primera, es muy rápida, prácticamente una clonación. “A partir de un individuo se pueden generar cadenas de cientos de individuos iguales”, dice Porcel. Ese efecto, multiplicado por miles, genera bancos gigantescos de esta especie de supositorios transparentes. Y del mismo modo que estos invertebrados gelatinosos nacen y viajan en grandes cantidades, cuando llegan a la costa mueren en esa misma medida porque, una vez quedan sobre la arena fuera del agua, ya les resulta imposible volver al mar y acaban muriendo.

La llegada de las salpas o zapaticos ha impresionado a los bañistas y, en consecuencia, ha inundado Twitter. Rosa Porcel (@bioamara) fue de las primeras en advertir de la llegada de estos animales. Como científica y divulgadora de la ciencia su objetivo fue, además, que los bañistas no les hicieran daño. A partir de ahí, el hilo abierto, con más de 16.000 me gusta, ha servido para divulgar a estos pequeños animales de aspecto antediluviano y máxima simplicidad y casi desconocidos hasta el momento. Estos zapaticos hacen su aportación a la lucha contra el cambio climático cuando fijan dióxido de carbono.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información