Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas que no se atrevieron a salir de la ducha en invierno empiezan a hacerlo

Cuando Garcés escuchó a su primo entrar en casa, comprendió que no todo el mundo había muerto de frío.
Cuando Garcés escuchó a su primo entrar en casa, comprendió que no todo el mundo había muerto de frío.

Me estaba duchando y cuando fui a salir me di cuenta de que el frío que hacía ahí fuera era incompatible con la vida”, explica Antonia Garcés, una burgalesa de 39 años que se ha decidido a salir del baño esta mañana coincidiendo con la llegada del buen tiempo. “Asumí que todo el mundo había muerto a causa del frío y que solo quedaba yo”, explica Garcés. Según dice, ha pasado los últimos meses bajo el agua calentita, pensando en sus cosas. Muchas de estas personas han llegado a desarrollar un idioma propio basado en tararear canciones a voz en grito y con muy mal inglés. “Ahora tengo que ponerme al día porque el mundo ha avanzado mucho desde que empecé a ducharme en enero”, dice Antonia, que pasó el verano pasado delante de la nevera porque entendió que “ahí fuera, en la calle” todo el mundo había muerto abrasado.

Miles de personas que no se atrevieron a salir de la ducha en invierno empiezan a hacerlo

Cinco frases para hacerle entender a tu peluquero que el corte no te ha gustado pero que, aun así, vas a abandonar el local y pagar lo que haga falta sin quejarte

1. “Es importante que todos los demócratas estemos juntos en esto”.

2. “Quería dejar de subir fotografías mías a Instagram igualmente, o sea que…”.

3. “Me parece genial que hayas encontrado una manera artística de expresar tu dolor interior a través de los cortes de pelo”.

4. “Me encanta este look ‘heroinómano nuclear’, ¿cómo se te ha ocurrido?”.

5. “¿Sabes dónde hay una tienda de capuchas por aquí? ¿No? ¿Tienes una bolsa de basura?”.