Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“En el 90% de los casos de enuresis, la causa es física”

En España, medio millón niños mayores de cinco años padecen incontinencia urinaria nocturna: por qué se produce y cómo se trata

En España, medio millón de niños mayores de cinco años padece enuresis, incontinencia urinaria nocturna. Este miércoles, día en el que se celebra su Día Mundial, Juan Carlos Ruiz de la Roja, urólogo del Instituto Urológico de Madrid, recuerda que “la causa de la enuresis es principalmente física. Exactamente en un 90% de los casos; el resto, un 10%, se debería a una causa psicológica”. “Esta patología tiene un componente hereditario muy importante, pasa de padres a hijos, es lo que se conoce como enuresis primaria. En este porcentaje se incluyen aquellos que no han dejado nunca el pañal o los que han conseguido dejarlo de forma temporal, unos seis meses o un año, y de repente vuelven a hacerse pis en la cama”, explica Ruiz de la Roja.

Para que se cumpla el diagnóstico de enuresis el pequeño se ha tenido que orinar por la noche cuatro veces en un mes durante tres meses seguidos. Y, sobre todo, hay que acabar con el Ya se pasará, “¿Cuándo, cuándo tenga 29 años. Este es un error común de los padres cuando los niños mayores siguen mojando la cama”.

El autor de Por qué se orinan los niños en la cama, un ensayo escrito por primera vez por un médico, insiste en el hecho de que los niños se orinen tiene efectos muy negativos, “les produce vergüenza, malestar o no pueden ir a los sitios que les gustaría porque o ellos o los padres no quieren dar explicaciones. Decidí escribir el libro cuando llegó a mi consulta un caso que me sorprendió mucho: el de una mujer con 25 años que se seguía orinando en la cama, ¿cómo es esto posible?”.

“Lo aconsejable es que cuando los padres detectan los primeros síntomas acudan a su pediatra, porque la enuresis se puede tratar”, añade Ruiz de la Roja. “El experto estudiará, diagnosticará y tratará al niño”, incide. Para detectar el origen de la enuresis, los urólogos primero hacen una ecografía, “para revisar riñones y vejiga” y luego un análisis de sangre.

Causas físicas de la enuresis

“En el 90% de los casos la causa de la enuresis es física. Por ejemplo, tuve uno que tras la realización del análisis vimos que el pequeño tenía diabetes, por lo que su vejiga se llena de orina rápidamente, explica el experto.O cuando la enuresis se produce por una sobreproducción nocturna de orina. En estos casos, esta se suele tratar con desmopresina (DDAVP; sustancia del tipo de la ADH). Normalmente, la incontinencia en estos casos está causada por un déficit de la hormona antidiurética (ADH) que controla la producción. O se puede deber al estreñimiento que hace que contraiga más la vejiga, o que padezca, incluso, adenoides (vegetaciones) o tenga las amígdalas muy grandes, entre otras causas, y cada una tiene su tratamiento”, relata Ruiz de la Roja.

El resto de niños que padece enuresis, un 10%, se debe a una causa psicológica, como ansiedad, estrés, pesadillas u otros. En estos casos, el tratamiento lo dirige un psicólogo. “En los niños hiperactivos, la enuresis es seis veces más frecuente que en los niños libres de trastorno”, ejemplifica el experto. Cambios vitales o que afectan mucho al menor, como “padecer acoso escolar o la llegada de un hermano pueden provocar la aparición de la enuresis, de repente, en niños de entre siete y ocho años, que no habían presentado ningún problema anteriormente”.

En cuanto a los sistemas de pipi stop, “estos no funcionan con todo el mundo. He visto casos en consulta en los que debido a que el pequeño tiene un sueño muy profundo se ha hecho pis de igual forma, aunque haya despertado con el ruido, muy alto, a vecinos, hermanos y padres”. En este Día Mundial, a Ruiz de la Roja le gustaría resaltar que “debemos acabar con el continuo ya se le pasará que aconsejan diferentes expertos, no hace ningún bien. A nadie. La enuresis se trata y hay que hacerlo en cuento se detecta”, concluye.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información