Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La empatía es más útil que los datos para rebatir a los antivacunas

Una investigación determina que exponer a los contrarios a las vacunas al dolor que sufren personas que han sufrido las enfermedades prevenibles es más efectivo que tratar de combatir sus argumentos con estadísticas

Llegar al corazón de alguien es más útil que apelar a la razón cuando se trata de convencerle de ciertas cosas. Cuando las ciencias sociales han estudiado este mecanismo se han encontrado con que a menudo la empatía es más útil que los datos. Una nueva investigación de la Universidad Brigham Young (Estados Unidos) viene a abundar en esta evidencia: exponer a las personas contrarias a la administración de vacunas al dolor y sufrimiento causado por las enfermedades que se pueden prevenir con ellas es más efectivo para cambiar su opinión que tratar de combatir sus argumentos con datos.

Mientras la comunidad internacional lucha por hacer llegar las vacunas a todos los rincones del mundo para salvar millones de vidas, en algunos países desarrollados surgen movimientos que las rechazan. Su resultado ha venido en forma de brotes de sarampión, tanto en Estados Unidos como en Europa. Los argumentos de los padres que deciden no inmunizar a sus hijos giran en torno a falsedades, como que las vacunas producen autismo.

"Las vacunas son víctimas de su propio éxito. Son tan eficaces que la mayoría de la gente no tiene experiencia con las enfermedades que se pueden prevenir con ellas. Necesitamos familiarizar a la gente con los peligros de esas dolencias", explica uno de los responsables de este trabajo, Brian Poole, profesor asociado de Microbiología y Biología Molecular de la universidad.

Los investigadores diseñaron una intervención para estudiantes universitarios en Provo (Utah), una ciudad que ocupa el sexto lugar del país en cuanto a niños que acuden a la guardería y que no están vacunados, con la esperanza de mejorar las tasas de inmunización y su aceptación entre los futuros padres. El experimento se llevó a cabo con 574 estudiantes: 491 estaban a favor de las vacunas y 83 en contra, según una encuesta previa al estudio.

El experimento se llevó a cabo con 574 estudiantes: 491 a favor de las vacunas y 83 en contra. Al final, muchos de estos cambiaron de parecer

Para la investigación, se pidió a la mitad de los estudiantes que entrevistaran a alguien que había experimentado una enfermedad prevenible con vacunas como la polio. La otra mitad (que servía como grupo de control) entrevistó a alguien que tenía una enfermedad autoinmune. Mientras tanto, algunos de los alumnos sujetos del estudio también se inscribieron en cursos que contenían un intenso plan de estudios relacionado con el sistema inmunológico y las vacunas, mientras que otros se inscribieron en un curso sin plan de estudios sobre el tema.

Una estudiante entrevistó a un miembro de la congregación de su iglesia que tenía herpes zóster. "El dolor era tan fuerte que terminó en una clínica de control del dolor donde le inyectaron esteroides en la columna vertebral. Los analgésicos ni siquiera calmaban su dolor. Durante meses, no pudo salir de casa", relató. Otra alumna habló con su abuela, quien padecía tuberculosis. "No me gusta la idea del sufrimiento físico, así que escuchar a alguien que contrae una enfermedad hace que la idea de que me pase lo mismo si no me vacunan parezca más real", comentó uno de los participantes en el trabajo.

Casi el 70% de los estudiantes que entrevistaron a alguien que tenía una enfermedad que se podía prevenir con una vacuna pasaron de ser indecisos a ser provacunas al final del estudio; incluso cuando no tenían un plan de estudios que incorporara información positiva sobre las las mismas. También, la mayoría de los que sí estaban inscritos en algún curso con un plan de estudios intensivo sobre la materia, independientemente de a quién entrevistaron, pasaron a la categoría de provacunas.

Twitter lanza una herramienta que recomienda páginas fiables sobre vacunas

EP

Twitter ha lanzado una herramienta que recomendará sitios web fiables cuando una persona busque ciertas palabras clave asociadas con las vacunas. Esta función está disponible por el momento solo en Estados Unidos (en inglés y español), Canadá (en inglés y francés), Reino Unido, Brasil, Corea, Japón, Indonesia, Singapur y en los países latinoamericanos de habla hispana.

"Estamos comprometidos a proteger la salud de la conversación pública en Twitter. Asegurar que las personas puedan encontrar información de fuentes autorizadas es una parte clave de esa misión", explica la compañía a través de su blog. La iniciativa es similar a los consejos de la compañía cuando se buscan términos asociados con el suicidio, dentro de su iniciativa #ThereIsHelp.

"En Twitter, entendemos la importancia de las vacunas en la prevención de enfermedades y dolencias, y reconocemos el papel que juega Twitter en la difusión de información de salud pública. Creemos que es importante ayudar a las personas a encontrar información fiable que mejore su salud y bienestar", concluye el texto de la red la red social.

La compañía del pajarito azul se une así a Facebook, que anunció en marzo que eliminaría los anuncios que incluyeran información errónea acerca de las vacunas, y no incluiría en las recomendaciones o en las predicciones de búsqueda a los grupos y páginas que compartan textos antivacunas. En Instagram, tampoco se recomienda ni se muestra contenido de este tipo de desinformación en la barra exploradora o en los hashtags.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información