Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torrijas: ponemos nota a las tres más caras de Madrid y descubrimos una barata buenísima (en toda España)

Es el dulce más popular de Semana Santa. Recorremos tres decenas de pastelerías y analizamos los pros y los contras de las cuatro seleccionadas

torrijas
Estas torrijas que aparecen en la imagen son caras. Cuestan 4,80 euros cada una. ¿El lugar donde las venden? Nunos. Lo que nostros hemos hecho es comprobar si merece la pena pagar ese precio.

No hay Semana Santa sin ellas, más que nada porque es difícil encontrarlas en algún otro momento del año. Son las torrijas, claro.

Tiene recetas mil el mundo torrijil. E historias, también. En el siglo XV ya aparecen documentadas como tal en nuestro país en el Cancionero, de Juan del Encina. Las “torrejas” (como las llama Encina), hechas con miel y huevos, se consideraban idóneas entonces para la dieta de las parturientas. Sería por la energía que aportan sus calorías, porque calóricas son un rato. También quitaban el frío, como tapa con un chato de vino, en las tabernas madrileñas ya en el siglo XX.

Lo de la forma de hacerlas es otro cantar. La eterna discusión por la cebolla o su ausencia en la tortilla de patatas no es nada comparada con las versiones de torrijas que hay por toda la geografía. La principal batalla es por el vino. ¿Sí o no? A partir de ahí, ya se sabe que la creatividad no tiene límites.

Hemos escogido la receta más tradicional posible (sin vino). Pan, huevos, leche, canela y azúcar, básicamente. Y la hemos buscado, probado y sondeado en unas tres decenas de pastelerías capitalinas. Este periplo nos ha descubierto las tres más caras de Madrid (no necesariamente las mejores, como descubriremos) y una muy barata que está de muerte.

Las tres más caras:

- Nunos: bordes algo secos y demasiado especiada. Puntuación: 3,5 sobre 5

José Fernández lleva más de una década endulzando Madrid. Lo más sonado de su pastelería es su chocolate y sus torrijas, estas últimas finalistas en certámenes como el III Concurso de Torrijas de la Comunidad de Madrid. Las hace de miel, de toffee con dulce de leche, de limón… En tamaño grande o pequeño, su colección es extensa. La de siempre es la más cara de la ciudad: 4,80 euros nos costó (a 28 euros / kilo la anuncian). ¿Rica? Sí. ¿La mejor? No en nuestra opinión. Bordes algo secos y demasiado especiada. Mucha canela y tueste de más. La presentación, además, no es muy bonita. Dirección. Calle Narváez, 63.

Aunque no se aprecie en la imagen, los bordes de esta torrija de Nunos están secos. Lo sabemos porque la hemos probado.
Aunque no se aprecie en la imagen, los bordes de esta torrija de Nunos están secos. Lo sabemos porque la hemos probado.

- La Santiaguesa (Horno San Onofre): muy buena y muy ligera, pero líquida de más. Puntuación: 4 sobre 5

Esta mítica casa de la calle Mayor, fundada en 1984, también innova aunque lo hace solo los fines de semana. Sábados y domingos bañan sus torrijas en vino, en toffee o en chocolate. Nosotros fuimos un martes a comprar una de las de toda la vida, de las que elaboran a diario. Generoso tamaño, una señora suela de zapato en toda regla de casi el cuarto de kilo, buena, muy buena, muy ligera, a pesar de las medidas. Quizá demasiado, porque la encontramos líquida de más. Un pelín menos de empape no le haría mal. ¿Su precio? 4 euros. 4,50 si la quieres sin lactosa. Dirección. Calle Mayor, 73.

No te dejes llevar por su aparatoso aspecto, la de La Santiaguesa es una señora torrija.
No te dejes llevar por su aparatoso aspecto, la de La Santiaguesa es una señora torrija.

- CalaMillor: bonita, jugosa y con el toque justo de canela. Puntuación: 5 sobre 5

La mejor torrija de Madrid, al menos de todas las que hemos probado, es la tercera más cara. La compramos en el local original, el más emblemático, el primero de los que CalaMillor tuvo, abierto en 1978. Y nos encontramos con un balance emocionante y perfecto entre todos los elementos que la componen. Una textura casi de leche frita y pan y bordes blandos, pero con consistencia. El toque justo de canela. Ni sosa ni demasiado empalagosa. Y bonita, que también importa. La pagas, pero lloras. Cuesta 3,80 euros. Dirección. Varias localizaciones. Nosotros fuimos a Fermín Caballero, 70.

La de CalaMillor es una torrija bonita por fuera y por dentro. Como las mejores personas.
La de CalaMillor es una torrija bonita por fuera y por dentro. Como las mejores personas.

Y una barata que nos ha hecho salivar...

... la de Supercor. Puntuación: 3 sobre 5, muy bien teniendo en cuenta lo que cuesta

De entre las torrijas más económicas que hemos probado (incluidas las del súper, que también catamos unas cuantas), esta nos conquistó. Y aunque las congeladas de Mercadona son aún más baratas, la de Supercor, a 1,85 euros, se lleva la palma en la escala de sabrosura. ¿Que no es perfecta? Pues hombre, no. ¿Que está estupenda por menos de dos euros? Sin ninguna duda. La única pega es que los bordes se hacen un poco bola. Por lo demás, más que decente para comer o llevar, que además te la guardan en cajita para que no te manches desenrollando el dichoso papel de aluminio.

Dirección. Varias localizaciones en toda España. Nosotros fuimos al que está en el Mercado de San Antón de Madrid.

Esta torrija es de las más baratas de la capital y está rica de verdad.
Esta torrija es de las más baratas de la capital y está rica de verdad.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información