Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Wikipedia de la música española

la fonoteca musica
Diana Cortecero y Raúl Alonso, en la tienda de discos El Molar, en Madrid.

LAFONOTECA, COMO muchos proyectos que acaban triunfando en Internet, nació casi por casualidad. En 2008, sus fundadores, Diana Cortecero y Raúl Alonso, se dieron cuenta de que no existía ninguna base de datos en la que encontrar información sobre grupos de música españoles y se pusieron a trabajar en ello. “Realmente empezó como un blog sin mucha vocación de ser lo que es ahora. Éramos tan solo un grupo de amigos que estaba en un foro de música pop independiente y a los que nos gustaba mucho la música española y decidimos lanzar una especie de AllMusic (la gran base de datos de la música anglosajona) pero con grupos españoles”, recuerda Alonso.

En un decenio, LaFonoteca ha ido evolucionando hasta convertirse no solo en una suerte de Wikipedia de la música española, sino también en un sello discográfico, una promotora de conciertos y un sello editorial. Grupos ahora bastante conocidos, como Triángulo de Amor Bizarro, Delorean o El Último Vecino, dieron sus primeros pasos de manos de LaFonoteca. “Empezamos con todo esto un poco por egoísmo, promocionando a gente que nos gustaría ver en concierto. Nos dimos cuenta de que se hacían cosas muy chulas tanto en Madrid como en Barcelona, pero no había ninguna infraestructura que los promocionara”, apunta Cortecero.

Este “egoísmo” se lo pueden permitir gracias a que este es un proyecto que se autofinancia, aunque no arroje dividendos. Es decir, lo que ganan con los conciertos lo reinvierten en la edición de un libro y con ese dinero montan un festival de música... Y así, una rueda que no termina. “Se podría decir que lo hacemos por amor al arte”, dice entre risas Cortecero. “A lo mejor si tuviéramos que comer y pagar el alquiler con lo que ganamos aquí, no nos podríamos permitir hacer cosas tan atrevidas como editar el single de un cereminista (que toca el instrumento llamado theremín o eterófono)”, asegura Cortecero, ya más seria. “Cuando no te va la comida en ello te puedes arriesgar y dar a conocer cosas que de otra manera no verían la luz”.