Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Retrato del cuerpo desnudo

Con la declaración del quinto alto mando del cuerpo, Juan Carlos Molinero, ya tenemos una ecografía de la gran incógnita en otoño de 2017: ¿de qué lado se decantarían los Mossos?

Con la declaración del quinto alto mando del cuerpo, Joan Carles Molinero, ya tenemos una ecografía de la gran incógnita en otoño de 2017: ¿de qué lado se decantarían los Mossos?

El forcejeo entre la frivolidad sideral del Govern ante el 1-O y la conciencia de extrema excepcionalidad interiorizada por el cuerpo policial fue descarnado, pero con sordina.

Este quedó desnudo. Desbordado por la pinza entre defender la ley y la sujeción al “desamparo gubernativo” (Ferran López, 2 de abril) de quien se presumía su protector.

Hubo cinco actos o tentativas relevantes y tangibles de rebeldía de polis contra Govern:

1. Comunicado. La cúpula del cuerpo emite el 23 de septiembre de 2017 un insólito texto. Dice que “a lo largo de toda la historia ha mostrado un respeto escrupuloso” a las órdenes de jueces y fiscales, “que seguiremos manteniendo”. Y que seguirá “dando cumplimiento” a las órdenes del fiscal superior. Contrariaba así las soflamas de los gobernantes de que ampararía la votación ilegal y desobedecería al flamante coordinador coronel De los Cobos.

2. Los sindicatos, “inquietos por tener un Govern que favorece un acto ilegal, y que dispone de un cuerpo policial que va a tener que ir en sentido contrario”, protestaban (Trapero, 14 de marzo). “Conozco a los mossos, ahí todo dios sabe de derecho”, apostilló.

3. Quejas en las reuniones de los días 26 y 28 de septiembre entre las cúpulas del Govern y del cuerpo. Aseguran que obedecerán la orden judicial de impedir el referéndum; muestran inquietud por la “escalada de violencia” previsible (Manel Castellví, 7 de marzo) y piden que se revoque la votación. Puigdemont responde que hagan lo que deban. Oriol Junqueras y Joaquim Forn apenas musitan nada.

4. Rueda de prensa pública: se plantearon realizarla “para dar cuenta” de su posición ante el 1-O. Al final no lo hicieron por varias razones, como “la intensidad de las actuaciones” de esos días (Molinero, ayer).

5. El dispositivo de detención del Govern el 27-O (por declarar la secesión) que ofrecieron al presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, quien lo declinó.

Esa es la parte político-institucional. Queda la vertiente operativa, también esencial. Si los dispositivos fueron o no eficaces; si se cerraron de verdad los 373 colegios ilegales que se aducen y por qué no más; si se cumplió el mandato judicial de impedir el referéndum ilegal de fachada o de facto; si se encendió una vela al dios/ley y otra al diablo/delito. Si hubo lealtad con tropiezos o un fraude inmenso.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >