Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El incierto futuro de María Teresa Campos

La presentadora, de 77 años, ha terminado su contrato con Mediaset sin que se haya producido su ansiado regreso a la televisión desde que en 2017 finalizara '¡Qué tiempo tan feliz!'

Maria Teresa Campos por las calles de Madrid, en marzo.
Maria Teresa Campos por las calles de Madrid, en marzo. GTRES

Este martes se acaba una etapa para María Teresa Campos. La presentadora, de 77 años, ha finalizado su contrato con Mediaset y su futuro laboral sigue siendo una incertidumbre. Por ahora se desconoce si la malagueña, que de momento no quiere hablar, tiene sobre la mesa nuevas propuestas televisivas después de una etapa turbulenta en la que ha sido su casa desde hace dos décadas.

El fin de María Teresa Campos en Mediaset puede considerarse un epílogo amargo ya que nunca pudo despedirse de su público. El último programa que condujo la presentadora fue ¡Qué tiempo tan feliz!, que terminó en marzo de 2017. Desde entonces su presencia en Telecinco se redujo a su participación esporádica en Sálvame donde acudía primero para debatir temas de actualidad con Jorge Javier Vázquez y después para realizar el papel de defensora de la audiencia.

Su historia en Telecinco se divide en dos etapas (1996-2004 y 2007-2019) y durante las mismas su relación con el máximo responsable de la cadena, Paolo Vasile, ha vivido momentos de altibajos. Su éxito en el programa de la sobremesa de los fines de semana, así como el reality Las Campos, que protagonizó junto a sus dos hijas, dejó atrás el enfado entre la presentadora y el consejero delegado de la cadena que surgió a raíz de la marcha de la periodista a Antena 3. Tal fue el clima entre ellos que cuando Campos conducía el programa Cada día en la cadena de la competencia la comunicadora llegó a decir en directo: “No he visto nunca una persona que haya cogido una perra más grande conmigo que este que dice tonterías”, en respuesta a unas declaraciones previas de Vasile en las que le reprochaba haber abandonado Telecinco.

En caso de cerrar definitivamente su etapa en Mediaset, Campos seguirá de alguna manera vinculada con la cadena que le ha dado sus mejores –y tal vez también los peores– momentos gracias a su prole. Sus dos hijas, Terelu Campos y Carmen Borrego, colaboran actualmente en varios programas como Sálvame o Sábado Deluxe, y a ellas se ha sumado recientemente su nieta Alejandra Rubio. Desde el pasado mes de febrero, la hija de Terelu, de 18 años y fruto de su matrimonio con Alejandro Rubio, de quien se separó en 2003, protagoniza su propio reality vlog en Mtmad, el canal de contenidos digitales de Mediaset que recoge vídeos de influencers, famosos y videoblogueros.

Pero mientras los proyectos laborales están por llegar, la vida personal de María Teresa Campos sigue su curso. Su salud parece haber mejorado tras el ictus que sufrió hace dos años y del que no le han quedado secuelas. También ha dejado atrás otro episodio que la volvió a llevar al hospital a causa de unos fuertes dolores abdominales fruto de sus problemas de vesícula y por los que tuvo que ser ingresada de urgencia en febrero del año pasado. En su vida sentimental, la malagueña continúa su relación con Edmundo Arrocet y juntos se han mudado recientemente a un chalet, en el municipio madrileño de Aravaca, más pequeño de la casa de 2.000 que la periodista posee en la lujosa urbanización Molino de la Hoz, en Las Rozas. Esta vivienda, donde la misma María Teresa Campos ha manifestado que invirtió la mayor parte de sus ahorros, lleva a la venta desde hace dos años, pero ahora es demasiado grande y su mantenimiento demasiado costoso para la nueva vida de la periodista. El pasado febrero, la comunicadora vendió gran parte de los muebles sobrantes de esta vivienda a través de una subasta que fue todo un éxito.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >