Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

María Teresa Campos subasta sus muebles y es un éxito

La periodista ha vendido gran parte del mobiliario y accesorios que decoraban su casa de 2.000 metros cuadrados y que no tenían espacio en su nuevo hogar, un chalet pareado de alquiler

La casa que María Teresa Campos tiene en la urbanización Molino de la Hoz, situada en la localidad madrileña de Las Rozas a poco más de 30 kilómetros de Madrid, era ya demasiado grande y costosa para la periodista y desde hace algo más de dos años intenta venderla sin que aún haya conseguido su objetivo. Pese a ello, Campos ha decidido trasladarse a un chalet más pequeño en el municipio de Aravaca, más próximo al centro de la capital, pero sobre todo más cerca de dónde viven sus hijas y más manejable para una persona que ya ha cumplido 77 años.

Este traslado ha motivado tener que buscar una solución para los muebles de su enorme casa de casi 2.000 metros cuadrados, donde hace unos años compartía instalaciones con su hija Carmen Borrego, su yerno y su nieta. Su nuevo domicilio, un moderno chalet de alquiler de unos 350 metros cuadrados construidos, no admite tanto mobiliario y la presentadora decidió recurrir a una casa de subastas para vender sus muebles y conseguir una rentabilidad con ellos, ya que muchos son piezas clásicas de cierto valor. 

La subasta se realizó el pasado 26 de febrero y fue un éxito. En pocas horas se vendieron la mayoría de las piezas que aparecían en el catálogo. Entre ellas, un juego de sillones Luis XV muy populares porque aparecieron en grabaciones del reality Las Campos; una pareja de jarrones de mármol y bronce que salieron a la venta por 3.000 euros; un juego de candelabros dorados de 2.500 euros, una cómoda estilo Luis XIV cuyo precio de salida era de 6.000 euros; o una mesa Regency valorada en unos 1.500 euros. Muebles y objetos decorativos que han encontrado un nuevo destino durante los tres días que ha durado la subasta.

María Teresa Campos y Edmundo Arrocet en su antigua casa. ampliar foto
María Teresa Campos y Edmundo Arrocet en su antigua casa.

Una alegría para la periodista y presentadora que ahora que vive sola junto a su novio, el cómico Edmundo Arrocet, quiere volver a empezar en una nueva vivienda más manejable que su otra propiedad que, además de las zonas edificadas, cuenta con 6.000 metros cuadrados de jardines. "Yo no he sabido invertir en nada y eché todo el dinero aquí", ha manifestado María Teresa Campos en alguna entrevista en referencia a la casa que sigue en venta. 

Su nuevo hogar es un chalet pareado de cuatro plantas, una zona ajardinada de 400 metros cuadrados y zonas comunes. Todo mucho más acorde a la nueva situación de la presentadora que, desde que sufrió un ictus en mayo de 2017, busca más tranquilidad en su vida. Hecho al que también se une que desde entonces y a pesar de las muchas veces que se ha dicho que su regreso a televisión estaba a la vuelta de la esquina, este se hace esperar y parece indefinido. De hecho, en algunos de los últimos actos en los que ha aparecido María Teresa Campos, su respuesta a las preguntas sobre el regreso de la reina de la televisión ha sido contundente: "Ahora soy la reina de mi casa".

Una realidad que no esconde cierta desazón por la promesa incumplida de Telecinco, la cadena en la que ha trabajado durante los últimos años, de volverla a colocar al frente de un nuevo programa de televisión después de cancelar la emisión de ¡Qué tiempo tan feliz!, el espacio que condujo durante ocho años en la sobremesa de los fines de semana. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >