Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un informe muestra lo bueno y lo malo del deporte para los niños

Unicef y el Barcelona analizan el impacto de los programas de desarrollo basados en la actividad física y destaca que estos contribuyen a la inclusión pero no siempre mejoran los resultados académicos

Niños haciendo deporte en un colegio de Ucrania.
Niños haciendo deporte en un colegio de Ucrania.

Si miras a un patio de colegio puedes ver una sociedad en miniatura. Tal vez haya niños que no dejan jugar a fútbol a las niñas, o puede que el marginado por su orientación sexual sea excluido del partido de baloncesto, o que el alumno con tendencias más violentas suelte toda su adrenalina en esa media hora, o que el compañero con alguna discapacidad sea el último en ser escogido cuando se forman los equipos. Un informe de Unicef encargado por la Fundación del F. C. Barcelona presentado este jueves ha concluido que el deporte contibuye al bienestar general de los niños, pero que requiere unas determinadas directrices para que no ahonde en las desigualdades.

El conocimiento que se extrae de este extenso análisis es que el deporte puede conseguir efectos poderosos, pero no basta con poner un balón y lanzar a los pequeños a jugar. Hacen falta objetivos, entrenadores o educadores preparados y un buen diseño de los programas. "Los deportes de equipo que se apoyan en relaciones de afecto ayudan a empoderar a los niños y a que estos desarrollen una imagen positiva de sí mismos y se motiven gracias al dominio de una modalidad deportiva", recoge el estudio, a la vez que señala que "uno de los retos es el de luchar contra las culturas deportivas que promueven el elitismo y excluyen a determinados niños y jóvenes, con lo que se convierten en una barrera a la inclusión". El informe ha analizado más de 300 programas en el campo del deporte en un centenar de países de todo el mundo.

Los expertos también señalan cómo la desigualdad afecta también a algo tan básico como la actividad física: "En los países de ingresos altos, la evidencia indica un vínculo positivo entre el deporte y el rendimiento académico, mientras que en otras regiones sugiere que no hay una mejora en los resultados educativos". Tres cuartas partes de los programas analizados estaban equilibrados en lo que se refiere al género.

El coordinador del estudio, Dominique Richardson, ha mostrado un mapa en el que se evidencian los principales desafíos en cada región. En Latinoamérica es la violencia; en África, la pobreza; en Europa, la discapacidad y en Asia, la discriminación por la etnia. El especialista ha remarcado la necesidad de contar con evidencias para poder diseñar programas efectivos. Entre lo ejemplos a tener en cuenta, se encuentra el del equipo de rugby venezolano Santa Teresa, un ejemplo de rehabilitación de delincuentes y regeneración social único en el mundo; el proyecto Mysa que lleva desde 1937 promoviendo asuntos como limpieza de las calles, prevención del VIH y apoyo a niños encarcelados en uno de los mayores suburbios de África, en Kenia, y Amandla, una asociación sudafricana que crea espacios seguros para que todos los chavales tengan la oportunidad de practicar deporte.

Charlotte Petri, directora ejecutiva adjunta de Unicef, ha explicado en la presentación su experiencia personal con su hijo: "Cuando tenía tres años le diagnosticaron autismo. Dijeron que no podra ir en bicicleta, ni jugar a butbol, ni baloncesto. Se nos planteó la duda de cómo abordar eso como padres. A sus 25 años juega a futbol, es un nerd que se sabe de memoria todas las estadísticas y ha hecho amigos gracias a este deporte. El deporte fue la respuesta a las reglas que él necesitaba en su vida". El estudio precisamente hace hincapié en la necesidad de que la propia infancia sea parte activa importante del diseño de los programas deportivos.

En los países de ingresos altos, la evidencia indica un vínculo positivo entre el deporte y el rendimiento académico, mientras que en otras regiones sugiere que no hay una mejora en los resultados educativos

Las conclusiones se centran también en dos asuntos que en ocasiones aparecen tristemente relacionados con el deporte y la infancia: la explotación y la violencia. "Hay pocas pruebas que indiquen que la participación en el deporte reduzca el riesgo de un niño a sufrir explotación y abuso. De hecho, cuando no se hace bien, han indicios de que algunos deportes pueden aumentar la exposición a la violencia", recalca el estudio. "En este sentido, el deporte no es diferente de la educación. Todo depende de la calidad y hay que encontrar fondos para promover la actividad física de la forma en que debe ser implementada para que tenga efectos positivos", ha recalcado Petri. Los espertos hacen referencia en el análisis a cómo las actividades bien diseñadas contribuyen al "logro de resultados positivos paralos niños mediante la reducción de la violencia y de las conductas de riesgo, como la criminalidad".

En la presentación del estudio, celebrada en el auditorio del Camp Nou, ha intervenido Michael Robinson, que ha contado que de pequeño pensaban que era "un poco bobo", cuando lo que en realidad tenía era dislexia. "A través del fútbol conseguí credibilidad, aprendí a ser compañero, parte de un equipo y a admirar al rival. Y sobre todo a conocer de cerca a dos impostores: el fracaso y el éxito". "El fútbol que se juega en España es la inspiración para casi todo el mundo. Viajas a Ruanda y a Sudán del sur y ves camisetas, algunas del Real Madrid, y muchas del número 10 del Barça", bromeó.

Entrenar a los entrenadores

Gustavo Suárez Pertierra, presidente del comité español de Unicef se ha referido al final de la presentación de lo que denomina "eterno problema de la formación de formadores". Ese es uno de los puntos principales a los que hace referencia el análisis para conseguir que los resultados de la actividad física y los programas para el desarrollo sean realmente efectivos. "Este informe nos da pautas de conducta para entender que si no hacemos las cosas bien, el deporte no va a contribuir al desarrollo, sino más bien todo lo contrario", ha apuntado. La directora ejecutiva adjunta de Unicef, Charlotte Petri, ha recalcado lo mismo y ha señalado la necesidad de invertir en la formación de los entrenadores. "Este proyecto es una herramienta para que la sociedad y los gobiernos sepan lo que el deporte puede lograr. Si tomamos los deportes en serio son la solución para otros muchos problemas en los que invertimos mucho dinero", ha señalado. ¿Cuáles son los siguientes pasos? "Ahora toca planear lo que se va a hacer con este conocimiento. Sabemos que el deporte es un valor porque promueve la tolerancia pero no sabemos en qué grado promueve la participación de los niños en el conjunto de actividades educativas", ha apuntado Suárez. "Hemos concluido una fase de análisis, ahora llega la acción y espero que dentro de un año podamos mostrar la estrategia que hayamos comenzado a trazar", explica Petri.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información