Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tranquilas, amigas neandertales: el PP nos ayudará

La mujer tiene tres opciones en esta versión '2-bajo-0' del Partido Popular: brutas, débiles o ignorantes

Suárez Illana.
Suárez Illana. EFE

Tranquilas, amigas neandertales: siguen las buenas noticias para nosotras, prehistóricas desalmadas que, por ignorancia o necesidad, estamos llegando a extremos que el PP nos va a ayudar a corregir. Os creíais perdidas y, sin embargo, estamos salvadas.

Por fortuna, Suárez Illana nos ilustró el jueves sobre una ley que permite en Nueva York abortar incluso después del nacimiento y sobre otras vicisitudes que nos habían pasado inadvertidas. También aprendimos en su intervención, por ejemplo, que el embrión “no solo no es un tumor”, sino que “si no lo tocamos acaba siendo un paisano con barba” como Carlos Alsina, que le entrevistaba, o una “señora maravillosa como la que tenemos enfrente”. Lo primero fue rectificado por la tarde. Lo segundo, no.

Para el número dos del PP por Madrid, por tanto, el feto tiene esas dos opciones: convertirse en paisano con barba o señora maravillosa. La mujer tiene tres, muchas gracias: la ignorancia, la debilidad o la brutalidad.

Brutalidad, porque también las neandertales abortaban, con la diferencia de que esperaban a que naciera el bebé y entonces le cortaban la cabeza, nos dijo. Debilidad, porque sí, y además estamos acostumbradas: somos el sexo débil, no lo olvidemos nunca. E ignorancia, porque “cuando una mujer no sabe si debe o no tener ese hijo, el Estado debe estar ahí”.

Seguimos aprendiendo así muchas cosas gracias a esta versión 2-bajo-0 del PP: que el invierno demográfico y el problema de las pensiones pueden tener soluciones en nuestros vientres fecundos (Casado dixit); que si queremos ayudas para tener un hijo, nos vendrá mejor tener la intención de abortar, ya que nadie suele ayudarnos a la primera, solo por buscar un embarazo sin más; y que su “cultura de la vida” nos pone a las demás en el bando de una supuesta “cultura de la muerte”. Malvadas.

Para consuelo de nuestras pequeñas mentes, queda disfrutar de su tono protector y, por si nos quedan dudas, apreciar la virilidad de Aznar cuando le reta a Vox a que se atreva a soltarle a la cara eso de “derechita cobarde”. Perdón, pregunta: ¿Los machos neandertales no se enganchaban en duelos?

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >