Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando el problema con el retrete va más allá del estreñimiento

4.500 millones de personas no tienen acceso a un baño digno, lo que acarrea problemas sanitarios y de seguridad, especialmente en hogares con menos de 122 dólares de ingresos mensuales, según un estudio

Cuatro imágenes del proyecto de Dollar Street, de Gapminder.
Cuatro imágenes del proyecto de Dollar Street, de Gapminder.

Sale el sol, el organismo se despierta, sientes el deseo de ir al baño para acabar con el proceso natural de la digestión. Pero en lugar de encerrarte en el aseo con una revista o el móvil, tienes que salir a la calle, ponerte en cuclillas y defecar en un agujero. De agua y papel higiénico, ni hablar. En la mayoría de los hogares de los países occidentales, los problemas con el retrete suelen limitarse al estreñimiento o las diarreas. El exceso y el defecto. Pero en la otra mitad del mundo el problema relacionado con el baño puede llegar a ser letal. La diarrea mata cada año a 361.000 niños menores de 5 años y el 62% de la población (4.500 millones de personas) no tiene acceso a un saneamiento seguro. El lunes 19 de noviembre se celebra el Día Mundial del Retrete y es una ocasión para recordar que todo el mundo tiene derecho a defecar entre unas paredes, bajo un techo y con unas cañerías dignas.

El lema del día: la llamada de la naturaleza

Cuando la naturaleza llama, necesitamos un retrete. Este es el lema que este año engloba la celebración del derecho a un saneamiento seguro. "Estamos convirtiendo nuestro medio ambiente en una alcantarilla abierta. Debemos construir inodoros y sistemas de saneamiento que funcionen en armonía con los ecosistemas", reza el llamamiento lanzado por Naciones Unidas. En este día se recuerda que 1.800 millones de personas en el mundo viven en riesgo de beber agua contaminada con heces y que 892 millones defecan al aire libre.

Por debajo de 122 dólares es muy probable que no tengas un baño seguro

Una familia de Malawi y lo que ellos utilizan como inodoro, en imágener del proyecto Dollar Street.
Una familia de Malawi y lo que ellos utilizan como inodoro, en imágener del proyecto Dollar Street.

La empresa de big data Alto Analytics utilizó el proyecto Dollar Street de la Fundación Gapminder, que recopilaba fotos del interior de las casas de 264 familias de 50 países, y la inteligencia artificial de Google para deducir cuántos hogares en el mundo carecen de saneamiento básico. El resultado fue que el algoritmo identificaba que no disponían de él el 30% de los hogares analizados, lo que representa 2.220 millones de personas de la población mundial. Como la plataforma de Gapminder divide a las familias por ingresos, Alto Analytics concluyó además que aquellos hogares en los que entran menos de 122 dólares al mes (cuatro o menos dolares para una familia al día) tienen un 100% de posibilidades de no tener un baño seguro y que los que ingresan por debajo de 245 dólares, un 50%.

La caca de Bill Gates

El pasado 6 de noviembre, el filántropo Bill Gates asombró a todo el auditorio de la Reinventented Toilet Expo en Pekín al aparecer en el escenario con un bote con caca. Estos excrementos humanos contenían 200 billones de células de rotavirus, 20.000 millones de bacterias Shigella y 100.000 huevos de lombrices parasitarias. Con este golpe de efecto, el fundador de Microsoft presentó 20 diseños de nuevos inodoros. En concreto enseñó un retrete que no necesita agua, no está conectado al sistema de alcantarillado y transforma desechos humanos en fertilizantes. Gates ha destinado a este mercado 200 millones de dólares durante siete años.

Sin estudiar por culpa de la regla

Hacer sus necesidades o limpiarse cuando tienen la regla es, para muchas niñas, una cuestión de vida o muerte. Muchas tienen que buscar un lugar apartado o esperar a que oscurezca para hacerlo, lo que aumenta el riesgo de sufrir alguna agresión (en India es un problema nacional). Por otro lado, en muchos países en desarrollo, la llegada de la menstruación indica el abandono de la escuela, por la falta de productos sanitarios para las niñas y el estigma que supone todavía en ciertas sociedades el periodo. Unicef, WaterAid y la empresa Wsup publicaron en octubre una guía sobre las necesidades de la población femenina. El documento aporta recomendaciones, la opinión de expertos y el análisis de experiencias pioneras.

La cruda realidad en el centro de Londres

La organización WaterAid elabora cada año un informe sobre las condiciones sanitarias de los colegios en diferentes países. "620 millones de estudiantes, casi el doble de la población de Estados Unidos no tienen un baño decente en el colegio. Para estos jóvenes, es normal tener que correr a casa en el recreo para aliviarse, usar arbustos en la escuela, o perder clases por completo porque están enfermos o tienen la menstruación", recoge el informe, que sitúa a Guinea-Bissau como el país con peores condiciones. Para traer esta problemática al mundo desarrollado, WaterAid ha colocado una realista instalación en el centro de Londres para que los ciudadanos puedan ver las "condiciones sanitarias impactantes con las que millones de personas de todo el mundo se ven obligadas a vivir y comprobar de primera mano los efectos del saneamiento deficiente".

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información