Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así es el desquiciado plan de entrenamiento de Mark Wahlberg

Se levanta a las 2,30 de la madrugada. Una hora después ya está en el gimnasio. Tiene 47 años, cuatro hijos y fue en 2017 el actor que más dinero ganó

mark wahlberg
Solo hay tres valientes que se han unido a la loca rutina de Wahlberg: sus entrenadores Brian Nguyen y Bo Cleary y su chef Lawrence Duran. Juntos forman lo que el actor ha bautizado como "El club de las 4 de la madrugada". En la imagen, Mark Wahlberg en el estreno de 'Ted' en Los Ángeles. Getty

Durante varios meses, el actor Zac Efron se acostó a las nueve de la noche para levantarse a las cinco de la mañana y ponerse a entrenar. Chris Pratt, el protagonista de Jurassic World: El reino caído, pasó seis meses sin probar ni gota de cerveza. Y Hafthór Björnsson, La Montaña en Juego de Tronos, desayuna ocho huevos todos los días para mantener sus músculos. También está el caso de Chris Hemsworth, que ha seguido una dieta vegana para comprobar si sus músculos pueden mantenerse sin proteínas de origen animal. Los sacrificios que hacen los actores de Hollywood por llevar su estado físico al máximo nivel no son algo nuevo. Sin embargo, el plan de entrenamiento de Mark Wahlberg (EE.UU., 1971), el actor mejor pagado de Hollywwod en 2017, convierte los esfuerzos de sus compañeros en un chiste.

Se despierta a las 2,30 de la madrugada para rezar (a las 2:45), desayunar (a las 3:15) y entrenar a las 3:40. Cuando la mayoría sigue dándole mamporros al despertador desde la cama, Wahlberg va por su tercer almuerzo

A sus 47 años, el protagonista de películas como Boogie nightsTransformers, el último caballero o Ted (la del oso de peluche grosero), se despierta a las dos y media de la mañana por voluntad propia para rezar (a las 2:45), desayunar (a las 3:15) y entrenar a las 3:40 de la mañana. Cuando la mayoría sigue dándole mamporros al despertador desde la cama, Wahlberg va por su tercer almuerzo, ha entrenado, ha jugado al golf durante media hora, ha rezado y se dispone a hacer su sesión de rehabilitación en la sauna criogénica. "En la cárcel entendí que la única forma en la que lograría el éxito sería trabajando duro y haciendo lo correcto", explicó a Mens Health. Sí, Wahlberg estuvo en la cárcel en su etapa delincuente, cuando era un adolescente problemático. Era un pandillero que cogía las cosas por las bravas. Un día, golpeó con un bate a dos personas para robarles un caja de cervezas. Sí, también bebía. Mucho. Ahora todo ha cambiado.

La pregunta es: ¿es una locura el plan de Wahlberg? Responde el experto en nutrición Álvaro Sánchez: "Lo primero que hay que tener en cuenta es que el entrenamiento no debe condicionar ni marcar el ritmo de vida. Al revés, debe adaptarse y estar integrado en el día a día". Al margen de las dificultades que conlleva mantener un ritmo de vida opuesto al del resto de las personas con las que se convive y trabaja, entrenar y comer a horas a las que el cuerpo debería estar durmiendo rompe el ritmo circadiano (el reloj biológico humano que regula las funciones fisiológicas del organismo para que sigan un ciclo regular que se repite cada 24 horas, y que coincide con los estados de sueño y vigilia) y esto tiene consecuencias. "Hay que estudiar cada caso, pero basar tu vida en un entrenamiento como este, con horarios antinaturales, es insostenible. Puede generar trastornos del sueño y fatiga", alerta la especialista en nutrición deportiva Paula Labeira.

Ver esta publicación en Instagram

Had to recover these last two days and now ready to hit it hard once again. #recovertoperformbetter @performinspired @drchristophervincent

Una publicación compartida de Mark Wahlberg (@markwahlberg) el

A pesar de que el actor acaba de publicar su rutina de entrenamiento con todo detalle, el nivel de sacrificio que implica hace que sus diez millones de seguidores de Instagram se lo piensen dos veces antes de tratar de imitarle. "Siempre estoy listo para trabajar diez veces, cien veces más que el resto de profesionales del rodaje. Y siempre estoy listo para proponer ideas, pero también para hacer exactamente lo que el director me indique que haga", afirma Wahlberg.

En 2001 el actor comenzó su relación con la modelo Rhea Durham (1978, EEUU). Con ella se casó en una ceremonia discreta en 2009 y han tenido cuatro hijos: Ella Rae, de 15 años; Michael, de 12 años; Brendan Joseph, de 10 años, y Grace Margaret, de 8 años. A su pareja y sus retoños les ha hecho un hueco en su ajetreado plan de entrenamiento, concretamente a las 11:00 y a las 17:30, que es el tiempo que el actor guarda para pasar en familia.

Así es en día en la vida de Mark Wahlberg:

2:30 de la madrugada. Despertarse
2:45 Rezar
3:15 Desayuno
3:40–5:15 Entrenamiento
5:30 Almuerzo postentrenamiento
6:00 Ducharse
7:30 Golf
8:00 Snack
9:30 Recuperación en la sauna criogénica
10:30 Snack
11:00 Tiempo con la familia; Reuniones/Llamadas de trabajo
13:00 Comida
14:00 Reuniones; Llamadas de trabajo
15:00 Recoger a los niños del colegio
15:30 Snack
16:00 Segundo entrenamiento
17:00 Ducha
17:30 Cena/Tiempo con la familia
19:30 Dormir

El actor junto a su mujer Rhea Durham y dos de los cuatro hijos que tienen en común en un parque de Los Ángeles (2010).
El actor junto a su mujer Rhea Durham y dos de los cuatro hijos que tienen en común en un parque de Los Ángeles (2010). Getty

La crioterapia es una nueva tendencia muy popular entre deportistas y famosos que alivia el dolor muscular y quema 800 calorías por minuto exponiendo el cuerpo a temperaturas bajo cero. "Es excelente para la recuperación. Elimina toda la inflamación de tu cuerpo y te ayuda a dormir", dijo el actor en una entrevista con Ellen DeGeneres.

El sacrificio de Wahlberg no se limita a madrugar o machacarse en el gimnasio, también sigue una rigurosa dieta. "Desayuno copos de avena con arándanos y mantequilla de cacahuete. Almuerzo un batido de proteínas, tres hamburguesas de pavo y cinco pedazos de batata a las 5:30 de la mañana", explica en un vídeo que compartió en Instagram.

Aunque su musculatura le acerca más a un superheroe que a un humano común, Wahlberg tiene compromisos como cualquier persona y no siempre puede cumplir su horario cuando rueda fuera de casa. PageSix publicó hace unas semanas que un gimnasio de Manhattan, el Equinox, abría a las 3:45, cinco minutos más tarde lo que marca la estricta rutina del actor, solo para que pudiera entrenar mientras estuviera trabajando en un rodaje en Nueva York.

Por ahora, solo hay tres valientes que se han unido a la loca rutina de Wahlberg: sus entrenadores Brian Nguyen y Bo Cleary y su chef Lawrence Duran. Juntos forman lo que el actor ha bautizado como "El club de las 4 de la madrugada".

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información