Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corrupción en Argentina

La investigación judicial está sacando a la luz el fondo de corrupción generalizada que ha caracterizado a la anterior administración

Cristina Fernández entra en un vehículo para declarar en el caso de corrupción.
Cristina Fernández entra en un vehículo para declarar en el caso de corrupción. AP

El mayor escándalo de corrupción destapado en Argentina, el conocido como caso de los cuadernos de los sobornos,está teniendo un efecto que va más allá del desprestigio —que crece a medida que se conocen los detalles— de los políticos kirchneristas y los empresarios implicados, puesto que se produce en un momento de especial dificultad.

La investigación judicial está sacando a la luz algo que se intuía desde hacía tiempo: el fondo de corrupción generalizada que ha caracterizado a la anterior Administración argentina y que se centra en la figura de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Con las debidas diferencias, se trata de un entramado similar al descubierto durante estos en otros países de Sudamérica donde los fondos y comisiones generados por la obra pública terminan financiando la política y, en algunos casos, sirviendo para un notable lucro personal.

La convulsión causada por el chorreo prácticamente diario de declaraciones, filmaciones y pruebas de diversa índole llega en el peor momento porque lo hace en medio del desencanto que cunde en la sociedad por las importantes dificultades a las que vuelve a enfrentarse el país y que parecían finalmente superadas. La llegada al poder del conservador Mauricio Macri —en 2015— parecía indicar que Argentina podía entrar en una deseada senda de normalidad con crecimiento, creación de empleo y recuperación del prestigio internacional. Tres años después, sin embargo, el panorama es el de un país rescatado por el FMI, una alta recesión y una popularidad a la baja del Gobierno.

En cualquier caso, parte de la solución pasa por que la justicia actúe hasta sus últimas consecuencias como demostración de que las instituciones argentinas funcionan, que la oposición peronista resuelva la sucesión de Cristina Fernández y que el país recupere la serenidad necesaria para afrontar los importantes retos a los que debe enfrentarse.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.