Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Robin Wright, boda secreta y ejemplo de mujer empoderada

La actriz visibiliza con su matrimonio con el francés Clement Giraudet la normalización de las relaciones sentimentales de mujeres mayores que sus parejas

Robin Wright y Clement Giraudet en un partido de la Champions del PSG contra el Real Madrid en el Parque de los Príncipes de París el 6 de marzo de 2018.
Robin Wright y Clement Giraudet en un partido de la Champions del PSG contra el Real Madrid en el Parque de los Príncipes de París el 6 de marzo de 2018. GETTY

Robin Wright, conocida por su interpretación de Claire Underwood en la serie de Netflix House of Cards, se casó el pasado fin de semana en una boda secreta que se ha conocido a través de un stories de Instagram publicado por el diseñador Gauthier Borsarello, especialista en moda de segunda mano. La actriz, de 52 años, mantuvo una relación sentimental de 20 años –matrimonio incluido– con el actor Sean Penn, de quien se separó en 2010 y con quien tiene dos hijos, Dylan France, de 27años, y Hopper, de 24. .

Su nuevo marido el francés Clement Giraudet es un treintañero ejecutivo de la firma de moda Yves Saint Laurent a quien la actriz conoció en mayo de 2017 durante el Festival de Cannes, ya que él trabaja como gerente de relaciones VIP de la firma de moda francesa.

Según las únicas imágenes que existen de la boda, de la que no se conocen más detalles, la pareja optó por una ceremonia ligeramente alternativa con un aire hippie. La actriz llevaba un vestido largo combinado con sandalias planas y un pañuelo anudado sobre la frente. Y el novio por un informal conjunto con sombrero, sandalias y chaleco. Como fondo del único documento gráfico que se ha podido ver del enlace, se puede observar lo que parece un conjunto musical, en el que uno de sus integrantes toca un cajón y una mujer parece bailar con falda roja con lunares blancos y volantes.

Clément Giraudet, Robin Wright, Hopper Jack Penn y Naomi Campbell en una fiesta en París en octubre en 2017. ampliar foto
Clément Giraudet, Robin Wright, Hopper Jack Penn y Naomi Campbell en una fiesta en París en octubre en 2017. CordonPress

Sea cual sea el modo que ha elegido la pareja para oficializar su relación, lo que es cierto es que la actriz se encuentra en un momento feliz de su vida tanto a nivel personal como profesional, tras tener asegurada una nueva temporada final de la serie que ha consolidado su fama y sobre la que existían dudas de continuidad tras el escándalo en el que se vio envuelto Kevin Spacey, su protagonista masculino.

Robin Wright y Sean Penn en Nueva York en septiembre de 1990.
Robin Wright y Sean Penn en Nueva York en septiembre de 1990.

Durante este verano la pareja Wright y Giraudet han estado paseando su amor por la costa italiana, en una clara demostración de que la relación de la que se tuvo noticia en septiembre de 2017, se ha consolidado hasta el punto de dar el paso del matrimonio. Del ejecutivo francés que se ha convertido en su marido se sabe poco porque rehúye la exposición pública y porque, desde que se conoció que era pareja de Wright, cambió las condiciones de privacidad de todas sus cuentas en redes sociales para evitar indiscreciones. Pero queda su perfil profesional en Linkedin donde él mismo se describe como: “Creativo, de mente abierta, en busca de nuevas experiencias. Siempre me han fascinado las tendencias de moda y el marketing”. También añade que su profesión y su educación le permiten viajar y conocer el mundo, que le gustan deportes como el surf, el snowboard y la bicicleta de montaña y que es un apasionado de las películas, además de declararse admirador de David Lynch y Quentin Tarantino.

En este mismo perfil fecha el inicio de su relación laboral con Yves Saint Laurent en 2016. Pero antes su currículo se nutrió en otras marcas bandera de la moda francesa como Balmain, Christian Dior Couture y Longchamp. En una entrevista tipo test publicada en 2016 en la web The Indexe, Giraudet desvelaba algunas de sus pasiones. Un único objeto con el se quedaría: su tabla de surf. Un lugar: su casa en La Provenza. Un momento feliz: practicar surf en Brasil. Un proyecto: “Como aventurero… Los Ángeles”.

Un lugar que conoce bien quien ya es su esposa esposa. Robin Wright con su nueva boda visibiliza a una cohorte de féminas que han roto tabúes misóginos respecto a la edad para considerar las relaciones sentimentales y sexuales entre mujeres y hombres. Mujeres que no se conforman con pensar en su fecha de caducidad mientras sus compañeros masculinos experimentan un proceso inversamente proporcional. Ese que convierte en normal a los ojos de la sociedad, las relaciones de hombres con mujeres mucho más jóvenes, y critica o se asombra si el caso es al contrario. O que asume que a una mujer joven le puede gustar mucho el sexo pero todavía duda cuando se trata de una señora de cierta edad.

Series, libros y películas se afanan en empoderar al género femenino, pero también existen ejemplos con nombre propio de que la edad está dejando de ser una frontera que discrimina por sexos. Ahí quedan los escotes de vértigo de Susan Sarandon sobre la alfombra roja con 71 años, las dos décadas de matrimonio de Julianne Moore y el director y guionista Bart Freundlich, nueve años más joven que ella; o la pareja que surgió de un mundial de fútbol, léase Shakira (41 años) y Gerard Piqué (31 años). Los ejemplos ya no son contadas excepciones, hay otras mujeres que no han sumado años a la hora de sentir pasión o amor: Belén Rueda, Demi Moore, Jennifer López, Madonna, Kylie Minogue, Eva Mendes, Sofía Vergara… Ejemplos visibles de que la realidad avanza casi siempre más rápido de lo que lo hacen las convenciones sociales, pero de que éstas terminan plegándose a lo que se impone porque se normaliza. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información