Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La peligrosa adicción africana a decolorarse la piel

En África se desarrolla un mercado colosal para los productos de blanqueo de la piel, un fenómeno que implica riesgos para la salud y hasta problemas éticos

Aasif Khalifa aplica una máscara blanqueadora a su cliente Himesh Dhulab en su salón de belleza de Johannesburg (Sudáfrica), el 3 de agosto de 2018. Ver fotogalería
Aasif Khalifa aplica una máscara blanqueadora a su cliente Himesh Dhulab en su salón de belleza de Johannesburg (Sudáfrica), el 3 de agosto de 2018. AFP PHOTO

Cuando, atendiendo a las clases en la facultad de Medicina, Isima Sobande escuchó hablar de madres que decoloraban la piel de sus bebes, creyó que se trataba de una leyenda urbana. Pero no tardó en verlo con sus propios ojos. Al poco de ser enviada a un centro médico de Lagos, capital económica de Nigeria, Sobande registró el ingreso de un bebé de dos meses que se retorcía de dolor "con forúnculos muy grandes por todo el cuerpo".

La joven médica descubrió entonces que su madre le estaba aplicando una crema de esteroides mezclada con manteca de karité, una receta básica conocida por muchos nigerianos. "Me quedé horrorizada", cuenta Isima Sobande.

En África, el blanqueamiento de la piel no es nada nuevo. Los expertos médicos llevan años advirtiendo sobre los riesgos que puede tener para la salud este tipo de métodos. Los adalides de la conciencia negra están indignados por esta herencia, que consideran un lavado de cerebro fruto de siglos de esclavitud y de colonización. Pero, paradójicamente, su voz se escucha más y tienen más influencia en el resto del mundo que en el continente africano, porque el fenómeno persiste. Y aumenta. "Nuestra sociedad está condicionada, tener la piel clara es una forma de encontrar un buen trabajo, una relación amorosa... y, para muchos, es muy importante", añade la doctora, de 27 años.

"El uso de productos para blanquearse la piel está aumentando, en particular entre adolescentes y jóvenes", explica Lester Davids, profesor de Biología Humana en la Universidad de Pretoria, en Sudáfrica. "La antigua generación utilizaba cremas, la nueva usa píldoras e inyecciones, pero no sabemos qué consecuencias a largo plazo tendrán esos productos, que están aún más concentrados", avisa.

Con una población en pleno crecimiento y muy joven, el mercado africano está en expansión. Además, está muy poco reglamentado y cualquier compañía, artesanal o multinacional, puede acceder a él. "Cada vez más nuestros clientes [marcas cosméticas] quieren informarse sobre el sector del blanqueamiento de la piel", afirma Rubab Abdoolla, analista en Euromonitor International, un gabinete de consultoría sobre el consumo.

Solo en Nigeria, gigante de unos 180 millones de habitantes, el 77% de las mujeres —es decir, más de 60 millones de personas— suelen utilizar a menudo productos de blanqueo de la piel, según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2011. Si bien los consumidores de mayor nivel económico pueden permitirse comprar productos testados, los otros adquieren cremas con niveles peligrosos de componentes que frenan la síntesis de melanina. Entre estos se encuentra el mercurio, la hidroquinona (derivado del glúcido, prohibido en los productos cosméticos de la Unión Europea), los esteroides e incluso el plomo, que mató a muchos cortesanos de la reina Isabel, adeptos en su época a polvos blancos y maquillajes pálidos.

No sabemos qué consecuencias a largo plazo tendrán en la salud estos productos blanqueadores

Las autoridades apenas logran reglamentar las innovaciones en materia de blanqueo, que cada vez más se administran en inyecciones o píldoras. El organismo de vigilancia para los consumidores estadounidense, la FDA, no autoriza el uso o comercialización de ninguno de esos productos en Estados Unidos, aduciendo que "son potencialmente peligrosos y podrían contener ingredientes nocivos desconocidos".

En Nigeria, Sudáfrica y Kenia también están totalmente prohibidos por su fuerte concentración en hidroquinona y mercurio, y el estado sudafricano de Kwazulu-Natal insta a sus habitantes a "rechazar cualquier forma de belleza colonial". En julio, el Gobierno de Ghana también publicó un mensaje preventivo para advertir de los peligros a los que se somete al feto cuando las mujeres embarazadas toman tratamientos, especialmente para que la piel de al niño sea más clara desde su nacimiento.

Pero los tratamientos siguen siendo fácilmente accesibles y poco controlados en los mercados, en internet o en clínicas especializadas, por lo que los consumidores devienen "totalmente adictos, incluso sin darse cuenta". Dabota Lawson, un icono nigeriano de las redes sociales, montó su propia marca de cosméticos y ensalza los beneficios de sus cremas y de sus inyecciones, que también curan el acné. "De hecho, es como la cirugía estética... nunca es suficiente", admite.

Por su parte, Pela Okiemute, o "el rey de la Belleza", como se apoda a sí mismo, se ha convertido en la gran estrella de los productos de blanqueo de piel en Internet con su crema Blancura rusa, que promete un "moreno mestizo". Su crema Real Cleopatra, presentada con una foto de Elizabeth Taylor en su personaje de reina de Egipto, vuelve la piel "clara y radiante" con unos resultados "visibles en dos semanas".

"Muchos de mis clientes usaron productos malos antes", cuenta, asegurando que los suyos no son dañinos para la salud, pese a ser muy eficaces. "Acuden a nosotros porque tienen problemas, y nosotros les ofrecemos soluciones", añade, enseñando unas fotos del antes y del después en su teléfono.

¿Cómo funciona el blanqueamiento de piel?

Para blanquear la piel se emplean varios métodos, que suelen tener efectos secundarios para la salud. Las cremas aclaradoras para la piel son, de lejos, la práctica más común. Actúan inhibiendo la producción de melanina, el pigmento que se sintetiza por la exposición al sol, con ingredientes ya mencionados como la hidroquinona, los esteroides, el plomo y el mercurio principalmente.

Estas cremas pueden ser inocuas en dosis específicas y durante un tiempo limitado, pero se convierten en peligrosas si se utilizan en concentraciones más elevadas o durante largos periodos, según expertos. "Nos estamos dando cuenta de que la gente utiliza los productos durante mucho más tiempo del que se recomienda y que empiezan a tener efectos secundarios verdaderamente nocivos", explica el médico generalista Rasheedah Adesokan, establecido en Lagos.

Algunas empresas de África han empezado a etiquetar sus productos como bio para tranquilizar a los usuarios, añade una de sus colegas en la capital económica nigeriana, la doctora Isima Sobande. Pero "la mayor parte del tiempo, es solo una etiqueta que tapa ingredientes nocivos", precisa.

Al principio, los usuarios suelen apreciar los primeros efectos blanqueantes y brillantes de la crema en su piel. Pero para que este resultado dure, tienen que seguir aplicando el producto, sin el cual la piel recobra de nuevo sus pigmentos, según la doctora Adesokan. Conforme pasa el tiempo, la piel se irrita, se vuelve más fina y "marmórea". Pueden aparecer ronchas. "Hay enrojecimientos y se pueden ver las venas verdes", explica. En el peor de los casos, la gente desarrolla una ocronosis, una acumulación de ácido que hace que la piel se vuelva más oscura. La utilización de cremas con esteroides también puede acelerar el crecimiento del cabello y provocar la formación de estrías.

Los tratamientos siguen siendo fácilmente accesibles y poco controlados

Estos productos son muy fáciles de conseguir. A veces, las cremas de esteroides antibacterianas y antifúngicas disponibles en venta libre se utilizan como agente blanqueador. Una de las últimas innovaciones en materia de blanqueo es un producto químico llamado glutatión que se administra en forma de píldora o en inyección y que se vende en los mercados o por Internet. Según Lester Davids, profesor de Psicología en la Universidad de Pretoria, en Sudáfrica, el glutatión es un "potente antioxidante" utilizado en ocasiones en tratamientos contra el cáncer. Su efecto secundario es hacer que la piel se vuelva más blanca, añade Davids, precisando que está presenta como una alternativa más segura a las cremas.

En los últimos años, "la inyección empezó a imponerse con un submercado del blanqueo de la piel", afirma el experto. El problema del glutatión, como el de las cremas, es su reglamentación. Pero, al contrario que con las cremas, hay muy pocos estudios sobre los efectos del empleo de este nuevo producto en mucho tiempo. "Utilizar el glutatión no es ilegal, sea simplemente muy prudente, pues no conocemos" la amplitud del riesgo, concluye Lester Davids.

Aranmolate Ayobami es cirujano estético, pero en su clínica de la periferia de Lagos, detrás de un restaurante chino abandonado, también ofrece un tratamiento de cinco semanas a base de inyecciones de glutatión por 150.000 nairas (350 euros). Es tajante: el producto que utiliza, importado de Emiratos Árabes Unidos y de Estados Unidos, no es peligroso para la salud ni tampoco supera nunca las cinco semanas de tratamiento.

"El blanqueo de la piel es una manera de acceder al poder y a los privilegios asociados a los blancos", analiza Yaba Blay, profesora auxiliar de Ciencias Políticas en la Universidad Central de Carolina del Norte, especialista en la materia. "La gente quiere que se la perciba como si tuviera más valor, y eso pasa por el color de la piel", agrega. En África, más allá de la comparación con el antiguo colono, la piel calara sugiere un trabajo de oficina, no expuesto al sol y, por tanto, síntoma de riqueza.

Un voto por la negritud

Los recientes movimientos de conciencia negra tratan de cambiar estas ideas preconcebidas. La etiqueta Melaninpoppin (La melanina es tendencia) celebra la piel negra en las redes sociales, la película Black Panther, con un reparto casi exclusivamente negro, con un vestuario inspirado en los trajes tradicionales y los cabellos afronaturales, cambió conciencias, mientras que la visión eurocentrada de los cánones de belleza está en retroceso.

Con todo, falta mucho para que esto sea un fenómeno de masas.

"La verdad es que mi belleza estaba más aceptada en el extranjero que en mi propio país", lamenta Ajuma Nasenyana, una modelo keniana, que ha representado a marcas como Victoria's Secret o Vivienne Westwood. "En el universo de la moda en África, cuanto más clara tenga la piel, más te ven como a alguien guapo, son cosas que están evolucionando un poco".

La joven médica Sobande percibe también un intercambio "positivo" del otro lado del continente, en Nigeria. "Pero habrá que esforzarse mucho para cambiar las mentalidades", asegura.

Diez mensajes alarmantes

Edmund Delle, dermatólogo y dueño de una clínica en Accra (Ghana) muestra las fotos de una de sus pacientes con problemas cutáneos tras haber utilizado durante mucho tiempo productos blanqueantes con elementos tóxicos.
Edmund Delle, dermatólogo y dueño de una clínica en Accra (Ghana) muestra las fotos de una de sus pacientes con problemas cutáneos tras haber utilizado durante mucho tiempo productos blanqueantes con elementos tóxicos. AFP

 A continuación, algunos de los testimonios que ilustran la amplitud del fenómeno del blanqueamiento de piel:

  1. "La realidad en la industria [de la moda] es la siguiente: cuanto más claro es el tono de tu piel, más guapa eres". (Ajuma Nasenyana, modelo keniano)
  2. "El 70% de las chicas en la escuela se blanquean la piel, es lo que prefieren la mayoría de los chicos. Si tienes el tez fresca, parece que hayas salido de una familia rica". (Celine Peter, estudiante en Lagos, Nigeria).
  3. "Algunos creen que esto es lo que los hombres buscan, otros solo quieren una piel más resplandeciente". (Elizabeth Koboti, cosmetóloga en Lagos, Nigeria).
  4. "Hay una fuerte demanda por el blanqueo de la piel. La mayoría de ellas [las mujeres] lo quieren. ( Pela Okiemute, vendedor en Lagos, Nigeria).
  5. "Es adictivo como cualquier droga".(Dabota Lawson, jefe de empresa para los productos cosméticos en Lagos, Nigeria).
  6. "Las ofertas de trabajo han hecho [el fenómeno] aún más alarmante. Todo lo que quieren son mujeres con la piel clara. (Edmund Delle, dermatólogo en Accra, Ghana)
  7. "No tenemos ninguna idea del tipo de efectos que comporta la utilización crónica del glutatión para el cuerpo". (Lester Davids, profesor de Psicología en la Universidad de Pretoria, Sudáfrica).
  8. "Los productos que vendo están compuestos principalmente de glutatión o, a veces, de hidroquinona. Puedo proveer productos sanos si mis clientes me lo piden, pero ese no siempre es el caso". (Hassan, 25 años, vendedor de cremas blanqueantes, en Mombasa, Kenia).
  9. "A causa de nuestra historia con el apartheid, la mayoría de los negros asocian el hecho de ser blanco con la superioridad y el privilegio y por ello, cuando hay una persona negra con la piel clara, se la percibe como mejor". (Mbali, estudiante de 28 años en Johannesburgo, Sudáfrica).
  10. "El blanqueo de la piel es el síntoma de una búsqueda del poder y de los privilegios asociados al que blanquea. No es algo específico de África, es la forma en la que se considera al blanqueo en el mundo". (Yaba Blay, profesora auxiliar en Ciencias Políticas en la Universidad central de Carolina del Norte, Estados Unidos).

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información