Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El supuesto tiburón blanco que divide a los científicos

El avistamiento en aguas de Baleares de un escualo ha generado polémica entre la comunidad científica

Fotografía facilitada por la Asociación Alnitak del supuesto tiburón blanco de cinco metros de longitud.

¿Tiburón blanco o tiburón marrajo? Es la pregunta que, una semana después del anuncio de la expedición científica Alnitak sobre el avistamiento de un tiburón blanco a unas pocas millas de la costa de Cabrera, sigue todavía en la mente de muchos. La comunidad científica experta en esta especie se inclina por la segunda opción, aunque uno de los autores del hallazgo insiste en que el ejemplar que durante algo más de una hora estuvo nadando a pocos metros de la embarcación era un tiburón blanco. Una disputa que unos y otros han llevado también a las redes sociales, ente reproches de un lado por precipitarse en el anuncio y críticas de otro por dictaminar sobre la especie en base a una fotografía.

El pasado 28 de junio, sobre las ocho de la tarde, el perfil de Facebook de la expedición científica Alnitak, dirigida por los biólogos Ricardo Sagarminaga y Fernando López-Mirones, también autor de documentales sobre flora y fauna marina, anunció el avistamiento de un tiburón blanco a ocho millas de la costa de Cabrera. En el texto publicado aseguraban que se trataba de la primera vez que se documentaba esta especie en aguas españolas en 30 años, un hito histórico porque habían logrado imágenes del ejemplar con vida, a diferencia de la última fotografía sobre la especie que databa de 1976 y era de un tiburón ya muerto. El relato de los científicos estaba acompañado de una fotografía en la que se podía observar al escualo.

Durante la mañana del viernes, la imagen del supuesto tiburón blanco comenzó a inundar los móviles de expertos que se dedican al estudio de esta especie en el Mediterráneo, mientras desde la expedición científica contestaban a las innumerables llamadas de medios de comunicación que se habían hecho eco del hallazgo. Sin embargo, apenas unas horas después, las dudas comenzaron a asaltar a algunas organizaciones científicas y biólogos, que incluso se desplazaron al puerto de Palma para hablar con los miembros de la tripulación e intentar visionar in situ las imágenes que habían grabado durante la travesía.

Dudas sobre la especie

El mismo viernes, cuando la noticia del hallazgo del tiburón blanco en aguas de Baleares ya se había viralizado y había traspasado fronteras, el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona se apresuró a informar a través de su cuenta de Twitter de que con las imágenes disponibles no se podía confirmar al 100% que se tratase de un tiburón blanco, una especie que se encuentra en peligro crítico de extinción y que de ratificarse su reaparición supondría “una gran noticia tanto para la comunidad científica como para la sociedad”. Ese mismo día, la organización inglesa de conservación de tiburones The Shark Trust coincidía con otra cuenta de Twitter que hace investigaciones sobre esta especie en el océano Atlántico en que las imágenes correspondían a un tiburón marrajo.

“La coloración, las aletas pectorales y las quillas precaudales también generan dudas muy razonables” afirmaba a este diario el biólogo Claudio Barría. Un dictamen que coincidía con el de Gonzalo Mucientes, biólogo del centro de investigación CBIO de las Universidad de Oporto, que expresaba sus dudas y opinaba que “la coloración, donde no se observan manchas oscuras en las axilas pectorales, tampoco coinciden con las del blanco”. Unas conclusiones similares a las de la profesora de Biología de la Universidad de las Islas Baleares, Ana María Abril, que también consideraba que el ejemplar filmado era un marrajo. “A veces nos adelantamos” señalaba la también autora del libro Tiburones en el Mar Balear.

Apoyo en Sudáfrica

El documentalista Fernando López-Mirones reprochaba entonces a los biólogos que se hubieran apresurado a afirmar que era un tiburón marrajo tras ver apenas veinte segundos de vídeo y una fotografía. “Hoy hay en España 100 expertos en tiburones blancos, animal que nadie ve desde hace 40 años. Francamente, han trabajado poquito” publicaba en un post ya eliminado de sus redes sociales. En conversación con este diario también criticaba que algunos compañeros se hubieran adelantado a dar un veredicto sobre el hallazgo sin haber revisado todo el material, que afirmaba, habría puesto a su disposición si se lo hubieran pedido.

El documentalista ha encontrado apoyo a su tesis en el experto e investigador de tiburones residente en Sudáfrica Alessandro De Maddalena, que se reafirma en la teoría de que el ejemplar que nadó al lado del barco era un tiburón blanco. “Puedo confirmar que el tiburón avistado en Cabrera fue en realidad un gran tiburón blanco y no un tiburón mako como sugieren algunas personas” dice De Maddalena, que se basa en las diferencias de coloración, hocico, ojos y cuerpo para dictaminar que, a su juicio, se trata de un gran tiburón blanco.

A pesar de las distintas tesis acerca del asunto no existe ningún organismo internacional que tenga autoridad para dictaminar al 100% cual es la especie de tiburón que filmó la expedición Alnitak. Lo cierto es que se trate de un tiburón blanco o de un marrajo, hay una cuestión en la que coinciden todos los biólogos expertos: ojalá los tiburones continuén poblando el mar Mediterráneo muchos años, sean de la especie que sean.

Más información