Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Towanda Rebels, en pie de guerra contra el patriarcado

Las feministas explican en su primer libro '#HolaGuerrera' por qué es necesaria la revolución feminista

Zua Méndez y Teresa Lozano en Lavapiés, Madrid.
Zua Méndez y Teresa Lozano en Lavapiés, Madrid.

Las feministas Towanda Rebels han declarado la guerra. Pero no se trata de una guerra como las que conocemos, no, sino de una muy diferente en la que no hay bombas ni sangre. Es una guerra en la que las armas son argumentos y la defensa de los derechos humanos y de la verdad. Esto es al menos lo que pretenden Teresa Lozano (31 años) y Zua Méndez (32) en su nuevo y primer libro #HolaGuerrera (Editorial Aguilar), en el que explican por qué la revolución feminista es necesaria. Las creadoras del vídeo #HolaPutero, en el que cargan contra los consumidores de la prostitución, han escrito un alegato feminista en el que critican los pilares del patriarcado como el mito del amor romántico, la brecha salarial, el techo de cristal, la cultura de la violación, la prostitución, entre otros.

Méndez y Lozano estaban hartas de un mundo en el que se les exigía estar calladitas, en el que les estaba vetado decir lo que pensaban. Esta obra es el resultado de su propia revolución feminista, de su combate contra los imperativos que se les impone a las mujeres, como el de la belleza tiránica. Contra el silencio exigido, alzaron la voz. Fue entonces cuando, hace cerca de ocho meses, estas amigas actrices empezaron a subir vídeos sobre feminismo, uno de ellos, Yo te creo, lo hicieron en apoyo a la joven abusada sexualmente por los cinco hombres de la Manada en los Sanfermines de 2016, que el pasado jueves fueron puestos en libertad condicional. Al poco tiempo, hace medio año, sintieron la necesidad de escribir “un canto reivindicativo”, un llamado a sacar a la guerrera que todas tienen dentro.

Pero la guerra que han declarado no es una guerra contra los hombres, sino todo lo contrario. “Las feministas somos probablemente las personas que más creemos en los hombres porque nosotras no compramos el argumento de que los hombres son así, de que esa es su naturaleza”, explican. Los invitan a aliarse a la lucha feminista aunque advierten del falso aliado. “El falso aliado hace muchísimo daño. Al machista le ves venir y sabes ya dónde colocarle, sin justificarlo, pero entiendes de dónde viene ese machismo. Pero cuando tú conoces a un falso aliado primero te la cuela, estás doblemente vulnerable porque tú confías en esa persona”, argumentan.

El primer campo de batalla es para ellas el lenguaje, porque construye realidades, lo que no se nombra, no existe. De ahí la necesidad de llamar a las cosas por su nombre. “Hasta ahora no era necesario decir Consejo de Ministras porque nunca había habido en este país una mayoría de mujeres ministras”.

Las palabras también pueden ser tramposas, el lenguaje está lleno de eufemismos que disfrazan la realidad, según ellas. “Cuando tú dices gestación subrogada, ¿qué quieres decir? ¿Cómo se va a subrogar un vientre? Si vamos al concepto es estúpido pero porque no queremos decir vientres de alquiler. Nos inventamos un eufemismo para tapar todo esto, lo mismo con los puteros”, se exclaman. Y en su lucha por defender un lenguaje sin machismo le dedican un capítulo a los “dinosaurios machistas de la RAE”.

Pero hablar sin tapujos en sus vídeos acerca de ciertos temas normalizados, como el de la prostitución en “#HolaPutero”, al que también le han dedicado unas páginas en el libro, les ha valido todo tipo de comentarios machistas y misóginos. “Si niegas que exista el machismo, pásate por nuestro muro y lee los comentarios”, dicen con cierta dosis de humor.

Al acoso cibernético que sufren constantemente se suma la censura en algunas redes. Mientras que su página de Facebook ha sido denunciada y bloqueada en varias ocasiones, las propias denuncias que ellas han hecho por las amenazas recibidas en YouTube no han sido escuchadas. Ninguno de los 26 vídeos que hasta el pasado miércoles les habían hecho en respuesta a #HolaPutero ha sido retirado y no ha sido cerrado ni uno solo de los perfiles en los que les decían que las iban a violar, denuncian. “Cuando ves que entra gente en prisión por cagarse en Dios dices ¿qué está pasando en este país?”, cuestionan indignadas.

A pesar de que el feminismo les salvó la vida, al permitirles deconstruirse, saben que todavía les queda mucho por cambiar. Pero saben que en esta lucha incesante las mujeres se tienen que unir “porque sola esta guerra no se puede hacer". "Puede que la guerra sea larga pero estamos seguras de que no hay conciliación posible porque esto es una cuestión de democracia", advierten.

Más información