Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Defraudar a Hacienda

Hacer la declaración de la renta y buscar la triquiñuela para pagar lo menos posible al fisco, en España, es una cosa tan común que lo damos por bueno y además nos quedamos tan satisfechos como el que se come un bocadillo de jamón de pata negra. Lo mismo ocurre con las compras sin IVA en las facturas o con los trabajadores que desempeñan su trabajo sin estar dados de alta en la seguridad social. Todos estos son euros robados a las arcas del Estado y, por tanto, a muchos españoles que honestamente pagan sus impuestos para que las infraestructuras, la sanidad, la educación, las pensiones, etcétera, sean mejores. Hay que concienciar a nuestros hijos en edad escolar y explicarles que contribuir sin engaño alguno sería lo más correcto y mejor para todos, esto es una verdad como un templo.

En el futuro, seguro que con estas medidas educativas los defraudadores serían menos, porque muchos contribuyentes mostrarían una mayor responsabilidad.— José Antonio Cabeza Cabeza. Barbate (Cádiz).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.