Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La peor noche de Amaia Montero: ¿qué le pasó a la cantante en Cantabria?

Interrupciones constantes, discusiones con su banda, una voz en mala forma... La Red se ha llenado de críticas y preguntas tras el concierto de la exvocalista de La Oreja de Van Gogh en Cantabria

La cantante Amaia Montero durante una gala de Cadena 100. En vídeo, imágenes del último concierto de la cantante.

“Quizás deberías pedir disculpas a la gente que fue a verte ayer, Amaia”. Era el primer comentario que recibía este domingo la cantante Amaia Montero (Irún, Guipúzcoa, 1976) tras un concierto en Renedo (Cantabria) que ha generado muchos comentarios negativos en redes sociales, donde los vídeos grabados por los asistentes se multiplican y logran miles de reproducciones.

"Esto es un desastre, chicos. Esto es un desastre absoluto. No sé dónde estoy. No, no, tíos, no", espetó en un momento dado la cantante a su banda

¿Qué pasó exactamente? Amaia Montero comenzaba la gira de presentación de su nuevo disco, Nacidos para creer. Hay que reconocer que, pese a tener una de las voces más características y famosas del pop en español, la noche del sábado no fue la más acertada a nivel vocal. También que la sintonía entre la cantante y su banda no existió en absoluto y eso afectó a todo el conjunto.

Uno de los vídeos que más han circulado por las redes (y que suma casi 180.000 visionados en pocas horas) es uno en el que Amaia, ante lo que parece un fallo técnico, hace una pausa en sus canciones y mantiene una tensa discusión con su propia banda. La cantante parece darse cuenta de cómo está degenerando el concierto y se dirige, en inglés, a los chicos que la preceden en el escenario (se puede ver en el minuto 13:50 del siguiente vídeo, subido a YouTube por el usuario guillednezp16).

“This is a disaster, guys. This is an absolute disaster. I don’t know where I am. No, no, guys, no!”. O sea: “Esto es un desastre, chicos. Esto es un desastre absoluto. No sé dónde estoy. No, no, tíos, no”. Después, de nuevo se quita el micrófono y pregunta directamente al público: “¿Están tocando en otro tono sí o no? ¿Sí o no? Sí, ¿no?”.

A continuación, discute sobre el escenario con su teclista. Le dice, en inglés: “No, no, no, no. Para, para. No soy yo. ¡Sí! ¡Todo el mundo! ¡No soy yo!”.

La actuación, con la música por un lado y una intérprete agobiada por los fallos técnicos, recuerda muchísimo a la de Mariah Carey en la Nochevieja de 2017 en Times Square

“Es que esto es de locos… tremendo”. Nadie entiende nada. Para calmar los ánimos y limar asperezas, Amaia hace una pausa para presentar a los componentes de la banda. “Voy a aprovechar para presentaros a mi superbanda, que son maravillosos”, aclara al público con un tono que ya parece irónico. Y continúa: "Pero debido a la agenda que tenemos, no hemos podido ensayar demasiado”. Sin embargo, la banda no parece enterarse de que los va a presentar y siguen tocando, algo que ella observa en su discurso. “¡No, y siguen! Os los voy a presentar a mitad de concierto…”, remata. Justo en ese momento, Amaia comienza a cantar uno de sus temas mientras sus fans siguen la melodía a coro.

El público está estupefacto. El sentir general se resume en forma del comentario de una espontánea que se puede oír en un vídeo subido a Facebook, que grita: “¡Mañana sales en todos los zapping, que lo sepas!”. 

La cantante busca en todo momento la complicidad del público. En otro momento alude a los fans situados en primera fila (que en todo momento cantan más que ella) y les echa en cara que no están cantando demasiado. “Veo mucha gente tímida, tenemos que darlo todo”, dice Amaia.

El tono de voz de Amaia es extraño y no parece hilar bien las palabras. Algo que ha llevado a muchos comentarios maliciosos e infundados en las redes sociales, pero que no es nuevo para la exvocalista de La Oreja de Van Gogh. Ya en el año 2009 una aparición en una gala de premios de Los 40 Principales la situó en todos los titulares al día siguiente. Ella explicó poco después que los ansiolíticos a los que recurría para superar una mala etapa habían llevado a que pareciese ofuscada durante aquella aparición.

La actuación, con la música por un lado y una intérprete agobiada por los fallos técnicos, recuerda muchísimo a la de Mariah Carey en la Nochevieja de 2017 en Times Square. En aquella, al igual que Amaia este sábado, la intérprete estadounidense se reveló contra la banda y los organizadores para poner de manifiesto que había errores que ella no podía solventar y decidió, simplemente, no cantar (un extremo al que Amaia no llegó). “No es justo que una cantante tenga que actuar en directo y no se pueda escuchar a sí misma”, justificó después. Algo que podría explicar los errores de Montero, que no dejaba de quitarse el auricular de su oreja izquierda y pedir cambios a la banda.

Falta que Amaia Montero dé explicaciones sobre lo que ocurrió el sábado. Por ahora, aunque muchos sean los críticos, sus fans la apoyan en masa y piden que no se juzgue a una cantante con su trayectoria por una mala noche. 

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información