Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La loca trastienda de las carreras de Ascot

carreras ascot Ver fotogalería
Una mujer fuma sentada sobre el regazo de un hombre en el Ladies’ Day (día de las mujeres) en las carreras de Epsom, que tradicionalmente se celebra el primer viernes de junio en el condado de Surrey.

Antaño bastiones reservados a una élite, hoy las tradicionales carreras de caballos de Ascot y Epsom, las regatas sobre el Támesis, los partidos de polo y los festivales de ópera reciben asistentes de toda clase y condición. Elegancia y zafiedad conviven con desenvoltura en los acontecimientos sociales más señalados en el calendario estival británico.

PARA MOSTRAR el reverso de un país se necesita un ojo bien afilado, flema británica y un agudo sentido del humor. El fotógrafo inglés Peter Dench (“Made in England, 1972”, se define) suele dedicar muchos de sus proyectos a retratar al espécimen que puebla su isla: el Homo britannicus. Ha inmortalizado a sus compatriotas en su faceta más alcohólica, también bajo los eternos días de lluvia. Ciudadanos corrientes, ingleses de pura cepa, estampas de Reino Unido. Las fotografías que recorren estas páginas corresponden a la colección The English Summer Season (la temporada inglesa de verano). Y en ellas visita esos eventos con los que los ingleses se lanzan a los prados con la llegada del estío, vestidos de punta en blanco: carreras de caballos, de remo, finales de polo, festivales de ópera. Pero las apariencias y las imágenes que suelen aparecer en las revistas de sociedad engañan. Existe en estos fastos el glamour y la elegancia, cierto. Pero conviven con ese otro aspecto más cutre. El de las patatas fritas y los churretones de grasa. Es la otra cara del idílico verano inglés.