Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entierros a la carta... y 100% ecológicos

Entierros a la carta... y 100% ecológicos

La industria funeraria mueve 15.000 millones de dólares al año en EE UU, incluidas las inhumaciones 'verdes'

ENVUELTO EN TELA de algodón, en una sencilla caja de mimbre, bajo un árbol; lentamente convirtiéndose en parte del paisaje, pasto de los gusanos, o, más románticamente, transformándose en ese “polvo enamorado” del soneto de Quevedo. Sin lápida, mausoleo, ni cripta. Puede que suene a entierro hippy, o a lo que se haría con una muy querida mascota. Pero es también la descripción de lo que se considera un entierro 100% ecológico. Algo que hoy en día, en los países occidentales, es la excepción.

 Han pasado cuatro siglos desde que Quevedo resumía en aquellas estrofas magistrales lo efímero de nuestro paso por la tierra, y los humanos seguimos sin tener muy asumida nuestra mortalidad. Pero ya no dejamos atrás solamente polvo. En el mundo occidental, donde la industria funeraria mueve miles de millones de euros (15 mil millones de dólares al año en EEUU), el proceso se ha ido sofisticando. Junto con los cadáveres o las cenizas, la tierra recibe productos químicos (usados para embalsamar), acero (en los féretros) y cemento (en las lápidas). Más concretamente, 3 millones de formaldehído, 1300 toneladas de cemento y 13.600 de acero y otros metales cada año, según el Consejo de Entierros Ecológicos de EEUU, fundado en 2005. El primer cementerio 100% ecológico de la era moderna en el país es de 2006, hoy hay más de 300 cementerios y casas funerarias que ofrecen servicios “verdes”.

 Uno de ellos es Undertaking LA, la única funeraria exclusivamente ecológica de Los Ángeles. Su oferta consiste en una “vuelta a los orígenes” que no pasa solamente por urnas biodegradables para las cenizas o madera sin tratar para los féretros. Si uno así lo desea, puede ocuparse del difunto en casa (lavándole, vistiéndolo) y realizar allí el velatorio; o ser testigo directo de la cremación (ayudando a empujar al cuerpo al horno encendido). Sus fundadoras, dos mujeres en la treintena, combinan el negocio con una intensa labor divulgativa por una “muerte positiva”. Tienen hasta tienda online de merchandising.

 En su despacho modesto de un edificio de oficinas, en esa parte de Los Ángeles donde se ve gente en las paradas de autobús y los nombres de los negocios están en español, Susana Alba, que lleva el día a día del negocio, no es ajena a lo que significa para muchas familias inmigrantes afrontar el gasto de una muerte. “Las grandes funerarias piensan en el beneficio. Te ofrecerán servicios que no necesitas. Mucha gente termina endeudándose”, explica. Asegura que no es en absoluto necesario embalsamar, a no ser que el cuerpo tenga que hacer un largo viaje. Mucho menos hacerlo antes de una cremación, como es habitual en casi todas las funerarias tradicionales. “Mucha gente no sabe que un cuerpo puede aguantar de manera natural sin necesidad de químicos hasta 36 horas sin ningún riesgo”. Solo hacen falta hielos y una habitación bien ventilada. Y no sólo es más ecológico: la diferencia de precio puede llegar a las decenas de miles de dólares.

 Se trata también de cambiar la manera de afrontar una pérdida. “Estamos aquí para ayudar a las familias a tomar ellos las riendas”, explica Alba. Asumir parte del cuidado ayuda a los familiares en su proceso de duelo, asegura. “La mayoría de la gente que busca nuestros servicios es gente con una profunda espiritualidad. Les ayudamos a mirar a la muerte de frente, a despedir a sus seres queridos y acompañarles en ese último viaje, sin miedos, sin estigmatizaciones absurdas”. Una muerte natural. Como la vida misma.