Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Agencia Espacial Europea presenta el mapa de la Vía Láctea más detallado hasta el momento

El nuevo catálogo recoge datos aportados por el satélite 'Gaia', en el espacio desde 2013

Imagen del mapa de la Vía Láctea y otras galaxias cercanas que cataloga más de 1.700 millones de estrellas.
Imagen del mapa de la Vía Láctea y otras galaxias cercanas que cataloga más de 1.700 millones de estrellas.

Los datos enviados por el satélite Gaia de la Agencia Espacial Europea (ESA) sobre la posición, las distancias y el brillo de 1.700 millones de estrellas abren a los astrónomos nuevas ventanas para estudiar el origen y la evolución de la Vía Láctea. Responsables de Gaia han presentado este miércoles en Schönefeld, en las afueras de Berlín (Alemania), el segundo catálogo de datos enviados por el satélite desde que fue lanzado al espacio en 2013. El resultado es un río de información transformado en increíbles y coloridos mapas tridimensionales que a partir de ahora están a disposición de la comunidad científica.

Con la información de Gaia, lanzado al espacio en diciembre de 2013 y todavía en activo, "podemos deconstruir la historia de la Vía Láctea", ha subrayado en la presentación el director de Ciencia de la ESA, Günther Hasinger. El catálogo, basado en 22 meses de estudio del firmamento, incluye las posiciones y el brillo de cerca de 1.700 millones de astros y mediciones del paralaje (pequeño desplazamiento en la posición aparente de una estrella provocado por la traslación anual de la Tierra alrededor del Sol) y el movimiento propio de 1.331.909.727 estrellas.

El presidente del Consorcio para el Procesamiento y Análisis de Datos (DPAC) de Gaia, Anthony Brown, ha sido el encargado de mostrar los primeros mapas creados tras "traducir" la información enviada por el satélite en forma de 1 y 0, con imágenes animadas al haberse medido también la velocidad radial de más de siete millones de estrellas, el mayor compendio de esta información hasta el momento.

"No sabíamos si iba a ser bonito, pero es realmente sorprendente", ha señalado Brown al presentar el mapa coloreado en azul y rojo de acuerdo con la información sobre la temperatura de millones de astros, las nubes de polvo y gas situadas entre la Tierra y las estrellas y la velocidad a la que estas se acercan a nuestro planeta (azul) o se alejan (rojo).

Gaia también ha observado otro tipo de objetos y el segundo catálogo incluye la posición de más de 14.000 asteroides conocidos y sitúa medio millón de cuásares lejanos, galaxias brillantes alimentadas por la actividad de agujeros negros supermasivos en sus núcleos. "Son datos increíbles que permiten descubrir cosas inesperadas", manifestó Antonella Valenari, vicepresidenta del DPAC, en el que colaboran alrededor de 450 científicos e ingenieros.

Las estrellas, como los seres humanos, tienen diferentes colores, edades y peso y Gaia permite "poner orden" en el cielo, explicó Valenari, al exponer imágenes en las que aparecen familias de astros que nacieron más o menos al mismo tiempo y tienen la misma composición, o estrellas que se mueven de forma extraña e imprevista dentro de una galaxia. "Son bellas obras de arte que ofrecen mucha información", aseguró Valenari al referirse a esos movimientos fuera de las órbitas circulares previsibles en un disco y provocados, según una de las teorías barajadas por los astrónomos, por la interacción de otras galaxias.

Gaia, con la cámara digital más grande jamás construida para una misión espacial, despegó en diciembre de 2013 de la Guayana Francesa con el objetivo de generar el mapa más preciso de la Vía Láctea y ayudar así a comprender su origen y evolución. El satélite determina la magnitud, posición, distancia y desplazamiento de las estrellas censadas, observando cada uno de los astros más de 70 veces.

Como explicó gráficamente la ESA este miércoles, el nivel de precisión alcanzado al determinar la posición de algunas de las estrellas más brillantes equivaldría al de un observador que, desde la Tierra, fuese capaz de ver una moneda de un euro en la superficie de la Luna. El primer catálogo de datos, basado en tan solo un año de observaciones, fue publicado en 2016 y contenía las distancias y movimientos de dos millones de estrellas.

Más información