Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Terrazas de arroz en el condado de Longsheng (China).
Terrazas de arroz en el condado de Longsheng (China).
14 fotos

Nuevas joyas de la agricultura mundial

La FAO incluye 13 nuevos lugares, entre ellos dos españoles, en su lista de Patrimonio Agrícola Mundial

  • Hay 13 nuevos SIPAM (Sistemas Patrimonio Agrícola Mundial) reconocidos por la FAO. Uno de los recién llegados es el sistema ancestral de moreras del antiguo curso del río amarillo Xiajin, en China, que se establece sobre las tierras arenosas que dejó el río cuando cambió su trazado durante la dinastía Dongzhou. La arboleda de moreras se plantó para controlar las tormentas de arena y obtener sus frutos. Más de 20.000 de estos árboles son centenarios.
    1Hay 13 nuevos SIPAM (Sistemas Patrimonio Agrícola Mundial) reconocidos por la FAO. Uno de los recién llegados es el sistema ancestral de moreras del antiguo curso del río amarillo Xiajin, en China, que se establece sobre las tierras arenosas que dejó el río cuando cambió su trazado durante la dinastía Dongzhou. La arboleda de moreras se plantó para controlar las tormentas de arena y obtener sus frutos. Más de 20.000 de estos árboles son centenarios.
  • La producción de uvas pasas en la comarca de la Axarquía (Málaga, España) data de hace siglos y ha pasado por distintas civilizaciones manteniendo la mayoría de sus características. El cultivo de uvas moscatel en las zonas montañosas de Málaga se desarrolla en laderas abruptas, y estas luego se procesan con secado al sol. El sistema ayuda a preservar el paisaje, al prevenir la erosión y la desertificación.
    2La producción de uvas pasas en la comarca de la Axarquía (Málaga, España) data de hace siglos y ha pasado por distintas civilizaciones manteniendo la mayoría de sus características. El cultivo de uvas moscatel en las zonas montañosas de Málaga se desarrolla en laderas abruptas, y estas luego se procesan con secado al sol. El sistema ayuda a preservar el paisaje, al prevenir la erosión y la desertificación.
  • El cultivo tradicional de té en Hadong (Corea del Sur) es una simbiosis. Este sistema es el resultado de 1.200 años de adaptación por parte de la comunidad local al Monte Jiri y sus aledaños. Los habitantes de la zona han preservado la tecnología y cultura del té, característica de esta region, sin dañar el entorno natural que recibieron de sus ancestros. El pueblo Hwagae depende del té, que cultivan alrededor de los templos, en lugar del arroz.
    3El cultivo tradicional de té en Hadong (Corea del Sur) es una simbiosis. Este sistema es el resultado de 1.200 años de adaptación por parte de la comunidad local al Monte Jiri y sus aledaños. Los habitantes de la zona han preservado la tecnología y cultura del té, característica de esta region, sin dañar el entorno natural que recibieron de sus ancestros. El pueblo Hwagae depende del té, que cultivan alrededor de los templos, en lugar del arroz.
  • El sistema compuesto de Zhagana (China), que integra agricultura, silvicultura y ganadería, se extiende por la meseta tibetana, la meseta Loess y la cuenca del Chengdu, en un punto donde convergen tres zonas climáticas. Este macropaisaje se extiende en vertical y horizontal combinando las tres actividades. Es un ejemplo extraordinario de manejo sostenible de los recursos naturales de la zona.
    4El sistema compuesto de Zhagana (China), que integra agricultura, silvicultura y ganadería, se extiende por la meseta tibetana, la meseta Loess y la cuenca del Chengdu, en un punto donde convergen tres zonas climáticas. Este macropaisaje se extiende en vertical y horizontal combinando las tres actividades. Es un ejemplo extraordinario de manejo sostenible de los recursos naturales de la zona.
  • Las terrazas de cultivo arrocero en China se sitúan principalmente en la cadena montañosa al sur del río Yangtsé. En esta zona, hay lluvias abundantes y terrenos muy accidentados. En la imagen, arrozales en el condado de Longsheng.
    5Las terrazas de cultivo arrocero en China se sitúan principalmente en la cadena montañosa al sur del río Yangtsé. En esta zona, hay lluvias abundantes y terrenos muy accidentados. En la imagen, arrozales en el condado de Longsheng.
  • Durante cientos de años, estas terrazas instaladas junto a las montañas han mejorado las condiciones de los agricultores locales pero, además, han aumentado la producción de arroz. En la foto, Xinhua Ziquejie, también en China.
    6Durante cientos de años, estas terrazas instaladas junto a las montañas han mejorado las condiciones de los agricultores locales pero, además, han aumentado la producción de arroz. En la foto, Xinhua Ziquejie, también en China.
  • Además, estas terrazas de arrozales en China benefician la ecología de estas montañas y contribuyen al desarrollo agrícola sostenible del país. En la imagen, las de Chongyi Hakka.
    7Además, estas terrazas de arrozales en China benefician la ecología de estas montañas y contribuyen al desarrollo agrícola sostenible del país. En la imagen, las de Chongyi Hakka.
  • La región japonesa de Osaki ha desarrollado la agricultura en arrozales aprovechando pantanos y marismas de las tierras bajas en la cuenca de los ríos Eai y Naruse. Es un ingenioso sistema que controla la temperatura y el caudal del agua transformando el paisaje y adecuándolo al uso de arrozales. Se conoce como Osaki Kōdo y es clave porque la región sufre frecuentes sequías y también inundaciones en algunos periodos, además del 'yamase', un viento frío y húmedo que da lugar a bajas temperaturas.
    8La región japonesa de Osaki ha desarrollado la agricultura en arrozales aprovechando pantanos y marismas de las tierras bajas en la cuenca de los ríos Eai y Naruse. Es un ingenioso sistema que controla la temperatura y el caudal del agua transformando el paisaje y adecuándolo al uso de arrozales. Se conoce como Osaki Kōdo y es clave porque la región sufre frecuentes sequías y también inundaciones en algunos periodos, además del 'yamase', un viento frío y húmedo que da lugar a bajas temperaturas.
  • El Valle Salado de Añana está en Salinas de Añana (Álava). Se asienta sobre una gigantesca burbuja de sal de un mar que desapareció hace millones de años y lo atraviesan dos pequeños ríos que se juntan en el centro del valle. Así, aparecen manantiales en la parte superior que permiten recoger la sal. Las técnicas ancestrales de 'cosecha' se han preservado cuidadosamente, introduciendo gradualmente pequeños cambios para preservar el modo de vida de la comunidad local pero respetando las condiciones clave del sistema. Es, según la organización, un "perfecto ejemplo" de "conservación dinámica" y relación armoniosa con el entorno.
    9El Valle Salado de Añana está en Salinas de Añana (Álava). Se asienta sobre una gigantesca burbuja de sal de un mar que desapareció hace millones de años y lo atraviesan dos pequeños ríos que se juntan en el centro del valle. Así, aparecen manantiales en la parte superior que permiten recoger la sal. Las técnicas ancestrales de 'cosecha' se han preservado cuidadosamente, introduciendo gradualmente pequeños cambios para preservar el modo de vida de la comunidad local pero respetando las condiciones clave del sistema. Es, según la organización, un "perfecto ejemplo" de "conservación dinámica" y relación armoniosa con el entorno.
  • Barroso es un paisaje natural del norte de Portugal, que integra parte del Parque Nacional de Peneda Gerês National Park, donde los sistemas agrícolas existentes están muy influenciados por el tipo de suelo y las condiciones climáticas. Allí predominan las pequeñas explotaciones y el pastoreo de vacas, ovejas y cabras, así como la cría de cerdos, lo que contribuye a sostener a la población local. Pese a la explotación, en la zona se pueden encontrar importantes áreas medioambientales muy significativas prácticamente intactas.
    10Barroso es un paisaje natural del norte de Portugal, que integra parte del Parque Nacional de Peneda Gerês National Park, donde los sistemas agrícolas existentes están muy influenciados por el tipo de suelo y las condiciones climáticas. Allí predominan las pequeñas explotaciones y el pastoreo de vacas, ovejas y cabras, así como la cría de cerdos, lo que contribuye a sostener a la población local. Pese a la explotación, en la zona se pueden encontrar importantes áreas medioambientales muy significativas prácticamente intactas.
  • El sistema agrícola de chinampa es un conjunto de islas artificiales construidas de forma tradicional hace 2.000 años, que alcanzaron su máxima expansión durante la civilización azteca. Este modelo se ha mantenido hasta nuestros días gracias a la transmisión oral de esas técnicas ancestrales. Lo que lo hace único es que los agricultores convirtieron un antiguo grupo de lagos en tierra cultivable muy productiva para plantar o criar ganado. Se encuentra en el centro de la Ciudad de México, y es un ejemplo de que la intensificación agroecológica puede coexistir con el desarrollo urbano y la modernidad. Desde el punto de vista cultural, las chinampas son un símbolo identitario mexicano y un orgullo para los agricultores.
    11El sistema agrícola de chinampa es un conjunto de islas artificiales construidas de forma tradicional hace 2.000 años, que alcanzaron su máxima expansión durante la civilización azteca. Este modelo se ha mantenido hasta nuestros días gracias a la transmisión oral de esas técnicas ancestrales. Lo que lo hace único es que los agricultores convirtieron un antiguo grupo de lagos en tierra cultivable muy productiva para plantar o criar ganado. Se encuentra en el centro de la Ciudad de México, y es un ejemplo de que la intensificación agroecológica puede coexistir con el desarrollo urbano y la modernidad. Desde el punto de vista cultural, las chinampas son un símbolo identitario mexicano y un orgullo para los agricultores.
  • El wasabi, 'Eutrema japonicum', es una planta nativa de Japón muy apreciada allí desde antiguo por el sabor de sus tallos cuando se rallan, y popular en todo el mundo gracias a la expansión del 'sushi'. Se cree que el cultivo de la planta comenzó en la región de Shizuoka hace unos 400 años. Estos campos de wasabi tienen una estructura resistente a los desastres naturales porque retienen mucha agua y protegen a las zonas más bajas de las inundaciones.
    12El wasabi, 'Eutrema japonicum', es una planta nativa de Japón muy apreciada allí desde antiguo por el sabor de sus tallos cuando se rallan, y popular en todo el mundo gracias a la expansión del 'sushi'. Se cree que el cultivo de la planta comenzó en la región de Shizuoka hace unos 400 años. Estos campos de wasabi tienen una estructura resistente a los desastres naturales porque retienen mucha agua y protegen a las zonas más bajas de las inundaciones.
  • En la zona de Nishi-Awa (Japón) se cultivan alimentos básicos desde la Antigüedad. El sistema de gestión de la tierra recurre a las laderas de las montañas, aparentemente inservibles para el cultivo, de forma versátil. Se destina terreno para cultivo, para vivienda y para pasto en función de la ladera, y después se dejan las laderas intactas.
    13En la zona de Nishi-Awa (Japón) se cultivan alimentos básicos desde la Antigüedad. El sistema de gestión de la tierra recurre a las laderas de las montañas, aparentemente inservibles para el cultivo, de forma versátil. Se destina terreno para cultivo, para vivienda y para pasto en función de la ladera, y después se dejan las laderas intactas.
  • Hace más de 2.500 años que se originó en Huzhou (China) este sistema de diques de moreras y piscinas, y por tanto recoge mucho conocimiento tradicional. Se cultivan arboledas de morera, se crían peces y se recoge seda gracias a un complejo sistema de irrigación y desagüe, que permite a muchos agricultores cubrir sus necesidades económicas y nutricionales, al tiempo que contribuye a conservar el paisaje y su biodiversidad.
    14Hace más de 2.500 años que se originó en Huzhou (China) este sistema de diques de moreras y piscinas, y por tanto recoge mucho conocimiento tradicional. Se cultivan arboledas de morera, se crían peces y se recoge seda gracias a un complejo sistema de irrigación y desagüe, que permite a muchos agricultores cubrir sus necesidades económicas y nutricionales, al tiempo que contribuye a conservar el paisaje y su biodiversidad.