Análisis
i

Censura o salida a la murciana

Realmente solo cabe una solución desde el punto de vista de la ética política

Cristina Cifuentes este miércoles durante su rueda de prensa en la Asamblea de Madrid.Luis Sevillano (EL PAÍS). Vídeo: ATLAS

El miércoles, en la Asamblea de Madrid, solamente quedó una cosa clara: Cristina Cifuentes quería seguir en su puesto de presidenta pese a no poder desmentir que la Universidad Rey Juan Carlos le había regalado el título del máster y sin importarle el enorme daño que estaba haciendo al prestigio de la universidad española y del propio Gobierno regional. Ayer, la fiscalía abrió diligencias penales después de que una de las profesoras que supuestamente firmó el acta del máster de Cifuentes declarara que nunca lo hizo.

Más información

Hasta aquí los hechos. ¿Y ahora qué? Realmente solo cabe una solución desde el punto de vista de la ética política; que Cristina Cifuentes deje de ser presidenta de la Comunidad de Madrid. Cuanto antes, mejor. Y, para eso, hay dos opciones: que salga adelante la moción de censura presentada ayer mismo por el grupo socialista en la Asamblea o que se elija una salida a la murciana; es decir, que el PP plantee otro candidato a la investidura, apoyado por Ciudadanos y que aguante hasta las próximas elecciones de 2019.

La primera opción tendría todo el sentido del mundo si salieran las cuentas. Pero es especialmente complicada por razones puramente aritméticas. La moción presentada por Ángel Gabilondo no cuenta con el apoyo de suficientes parlamentarios. Además de los votos de Podemos, el PSOE necesitaría que Ciudadanos lo respaldara. Algo impensable en estos momentos de la jugada. Por motivos partidistas, al grupo de Rivera no le vendría bien que Ayuntamiento y Comunidad de Madrid afrontaran las próximas elecciones de 2019 con los partidos de izquierdas en el poder.

Excluida esa opción, la más probable (siempre que Cifuentes asuma su responsabilidad política y presente su dimisión) es la murciana. En abril de 2017, el por entonces presidente de la Comunidad de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, presentó su dimisión después de largos meses de imputaciones por corrupción. Tras su caída, el PP negoció con Ciudadanos la investidura de Fernando López Miras, que fue elegido presidente el 3 de mayo.

Es verdad que hay una tercera alternativa: que Cristina Cifuentes se aferre a su cargo, contra viento, marea y comisión de investigación. Serían semanas, o meses, duros para la presidenta y para el PP, que llegarían muy tocados a la cita electoral de 2019. Aun así, la todavía presidenta afirmó ayer que la decisión de la fiscalía era “una buena noticia”. Mantenella e no enmendalla...

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50