Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Velázquez, el compositor de cámara de Bayona

El músico vasco ha escrito la banda sonora de los tres largometrajes del director Juan Antonio Bayona. En 2017 ganó su primer Goya por su trabajo en ‘Un monstruo viene a verme’.

TIENE EL COMPOSITOR Fernando Velázquez una escalera en el recibidor de su casa. De caracol y tan estrecha que apenas cabe el cuerpo de un hombre erguido. Ahora se puede subir por ella pero, si se deja volar la imaginación, quizás solo se despliegue del techo al enderezar un retrato pequeñito de Mozart que hay a su izquierda. Como si fuera la escena de una película de misterio. Y si lo fuera, Velázquez habría compuesto su banda sonora. Por los peldaños de la escalera se accede al estudio del músico. Es grande y luminoso, pero hoy entra por sus ventanales la luz de un día gris. Llueve. Dice Velázquez que, por el sonido, es aguanieve. Pero el oído común no escucha nada. En su refugio guarda una foto de John Williams, autor de la música de Star Wars, y aquí, Velázquez ha creado las bandas sonoras de El orfanato, Lo imposible, Ocho apellidos vascos, Spanish Movie, Un monstruo viene a verme… Con esta última ganó el Goya a la mejor música original en 2017.

Una fotografía de John Williams.
Una fotografía de John Williams.

Velázquez nació en Getxo (Bizkaia) hace 41 años. Se recuerda en el salón de su casa con cuatro años agitando los brazos con intención de dirigir las canciones de un disco de zarzuela y, algo más mayor, robándole la guitarra a su hermano para componer la música de una obra de teatro del colegio. Su inquietud infantil se convirtió en un proyecto de futuro. Estudió violonchelo y poco a poco acabó vinculado al mundo del cine: “Empecé a conocer gente que hacía cortos. Yo les escribía la música. He tenido la suerte de ir encadenando un proyecto con otro sin solución de continuidad”. El primero fue el director Koldo Serra, que entonces era un chaval al que veía de vez en cuando en la parada del autobús. Quería ponerle banda sonora a uno de sus proyectos y una amiga en común le habló de Velázquez.

Pasó el tiempo y gracias a Serra llegó a Bayona. El compositor continuó su formación musical en Madrid, donde también recaló el director vasco. “Koldo me invitó un día a tomar café y allí estaba Jota [Bayona]. Era sábado. Al poco de irme me llamó Koldo y me dijo que le había puesto mi música”. A Bayona le gustó el trabajo de Velázquez y le ofreció escribir la banda sonora del corto en el que trabajaba. Y así hasta hoy. Entre las decenas de películas a las que Velázquez ha puesto música se encuentran Los ojos de Julia, La cumbre escarlata y los tres largometrajes que Bayona ha estrenado hasta la fecha: El orfanato, Lo imposible y Un monstruo viene a verme. Cada uno de ellos le ha valido una nominación a los Goya. Tiene una cuarta por Ocho apellidos vascos.

Fernando Velázquez, el compositor de cámara de Bayona
El premio Goya y Feroz que ganó en 2017 por 'Un monstruo viene a verme', y varios de sus instrumentos.
El premio Goya y Feroz que ganó en 2017 por 'Un monstruo viene a verme', y varios de sus instrumentos.

“Con El orfanato empecé a saber que se medía la taquilla. Hicimos 25 millones de euros y al principio pensé que era normal”, cuenta. Cinco años después llegó Lo imposible y la dificultad de escribir la música para un drama basado en una historia real. Recuerda Velázquez que María Belón, superviviente del tsunami, entró en su estudio por sorpresa: “Nadie me avisó de que venía. Yo tenía miedo de que la banda sonora le pareciera sobreactuada. Pero me dijo: ‘Si crees que es fuerte la combinación de imágenes y música, imagínate cómo es la realidad. Está bien reproducir esa intensidad para que la gente sepa lo que yo sentí”. Belón habló con los músicos el día de la grabación para ayudarlos a transmitir con su interpretación, y fue tan emotivo que más de uno tocó llorando. Al propio Velázquez le costó contener las lágrimas: “Lo pasé mal. Además soy vasco, he desarrollado una técnica de apretar mucho los dientes para que no se me note”.

Una banda sonora más contenida creó para Un monstruo viene a verme, con la que consiguió el primer y único Goya, hasta el momento, de su carrera: “No trabajo más porque no puedo. Tampoco menos, nadie ha dejado de llamarme por ganarlo. Sigo igual y espero que por muchos años porque creo que tengo mucho por delante todavía”.